Ejemplos ?
Sobre Rodrigo Alfonso de Prado.- En este Cabildo entro Rodrigo Alfonso de Prado y, habiéndosele dado a entender lo propuesto en el dijo: que con mucho gusto acudirá a lo que este Cabildo le ordena y manda, haciéndole y otorgándole la escritura de promesa y el poder bastante para lo que contienen el dicho Memorial y que para los gastos menesteres (de menudo) que ahora de presente se le den algunos pesos.
Y su mercé perdone la confianza. -Pos ni más acá ni más allaílla de aonde he venío a erribar con toícos mis menesteres. -Pos que le coste a osté que es pa mí una gala dalle sombra a su mercé en mis cubriles.
Lejos de amainar en su avaricia, las Cutres parecían poseídas de una fiebre de miseria. Despedida su única criada, hacían ellas todos los menesteres, y cavaban ahorrando un jornalero.
El mayor Kovaliov había viajado a San Petersburgo para ciertos menesteres consistentes en buscar un acomodo a tenor con su rango: un nombramiento de vicegobernador, si lo conseguía, o, en todo caso, el de ejecutor en algún Departamento de fuste.
-exclamó el viejo, abriendo desmesuradamente los ojos, al par que se retrataba la más profunda sorpresa en su rugoso semblante. -Sí, señor, por la misma que viste y calza; por mo de ella con toítos sus menesteres.
-¿Y pa cuándo está a la firma esa escritura? -Pa cuando haiga pa tos los menesteres. Ya tenemos la mar de cosas comprás: la cómoda, la mesa consola, una urna con su Virgen, dos floreros preciosísimos, una docena de sillas, dos cacerolas con baño de porcelana, diez cuadros con marcos doraos, qué sé yo, ¡la mar de cositas güenas!
Gerundio, la casita, como Ud. ve, tiene sus principales menesteres y decoraciones, y me prometo pasar en ella en compañía de Ud. ratos muy tranquilos y gustosos.
¡Ja, ja, ja! Cuando hube concluido estos menesteres eran las cuatro y todo seguía tan oscuro como a medianoche. Mientras sonaban las cuatro campanadas llamaron a la puerta de la calle.
viniendo, camará, del paraíso, como yo vengo... a patás topamos allí toiticos esos probes menesteres... Conque toque usté esos cinco...
Al pasar aquella revista, era su intento confirmar los datos que ya tenía y formar uno a modo de empadronamiento, inscribiendo en él los nombres y apellidos de los colonos que llevaba y los oficios y menesteres a los que cada cual pensaba y podía dedicarse.
Su presencia, tan inesperada para mí, me causó la más viva alegría, y correspondí, como era mi deber, a sus afectuosas enhorabuenas. Trajéronme también con gran profusión todos los menesteres necesarios para vivir desahogadamente.
Y tan es así que estamos destinando 74 mil millones de pesos a estos menesteres, 7 punto del PBI; 57 mil millones de pesos para un plan de obras públicas de los más ambicioso que se recuerden, esto para ser ejecutado en el corriente año; 6.600 millones para incentivar los préstamos de consumo; otros 6.600 millones para incentivar los préstamos de capital de trabajo y 3.800 millones en lo que son las políticas de ingresos.