menester


También se encuentra en: Sinónimos.

menester

(Del lat. ministerium, servicio, oficio.)
1. s. m. Falta o necesidad de una cosa si es menester no dormiré para ayudarte.
2. Trabajo u ocupación dedícate a tus menesteres y déjame tranquilo. labor
3. s. m. pl. FISIOLOGÍA Necesidades fisiológicas, en especial la evacuación de los excrementos.
4. Instrumentos necesarios para un oficio o tarea determinada se presentó con sus menesteres de costura. utensilios
5. haber menester de una cosa Necesitarla.
6. ser menester Necesitar una cosa.
7. ser menester la cruz y los ciriales coloquial Ser necesarias muchas diligencias para lograr una cosa.

menester

 
m. Necesidad de una cosa.
Ejercicio, empleo o ministerio.
pl. Necesidades corporales.
Cosas necesarias para ciertos usos.

menester

(menes'teɾ)
sustantivo masculino
1. necesidad de alguna cosa Era menester conseguir el dinero para la hipoteca.
2. ocupación o empleo Su menester era la carpintería.
Sinónimos

menester

sustantivo masculino

haber menester locución hacer falta, necesitar.
ser menester tenazas locución (col.)tener bemoles (col.), hacer sudar (col.), ser (una cosa) un hueso (col.), duro de pelar (col.).
Traducciones

menester

need, requirement

menester

bisogno

menester

nodig

menester

necessário

menester

nødvendige

menester

필요한

menester

SM
1. ser menester > >: es menester hacer algo (frm) (= ser necesario) → we must do something, it is necessary to do something
cuando sea menesterwhen necessary
todo es menestereverything is welcome
2. (= trabajo) → job; (= recado) → errand
salir para un menesterto go out on an errand
3. menesteres (= deberes) → duties, business sing; (= ocupación) → occupation sing; (= función) → function sing
no estamos capacitados para esos menestereswe are not trained to do that
venden un aparatito para esos menesteresyou can buy a little machine to do those jobs
hacer sus menesteres (euf) → to do one's business
4. menesteres (Téc) → gear sing, tools
Ejemplos ?
-Pos pa comerse la partía de lo que busca no sa menester preguntárselo a ninguna jechicera -repúsole, al par que miraba maliciosamente a Rosario, una chavalilla escuálida y de ojos negrísimos y luminosos.
-La verdá es que la vía es una cuesta ca vez más empiná, y sa menester saber jasta latín pa poer arrecoger un puñao e trigo, u tres manojos de espárragos, u cuatro gotas de aceite pa jacer unas malas migas.
Osté no sabe na de eso; eso pa enterarse una miajilla tan siquiera sa menester emplear un día por lo menos en mirar ea una de sus faiciones...
-Esto es lo que yo le había dicho a usté, que mi Curro y mi comadre estaban, como nosotros estábamos, de palique y que sa menester que se enmiende usté, compadre, y que como se merecía usté un castigo por mala presona...
La barca crujía a los embates del mar, de modo cada vez más amenazador; el patrón meditaba con los brazos cruzados sobre el pecho y la desesperación retratada en el atezado rostro. -¿Será menester tirarse a ganar la playa a fuerza de brazo?
Dile a tu insoportable señorita que son las ocho y tengo hambre. ¡Que no es menester que venga tan peinada y reluciente como de costumbre!
-No diré yo que no tenga usté razón -exclamó con expresión respetuosa Juanico el Talabartero-, pero sa menester pensar tamién que eso de que vengan a cimbelearle a uno a la que es o puée ser madre de sus gurripatos, eso es más grande que el día del Corpus Cristi.
-Y el Niño ¿qué hacía tan y mientras el otro le jarreaba? -Pos ahí está lo que el Zurdo sus dicía antes, de que a veces sa menester tener más corazón pa no jarrear que pa jarrear.
Divulgóse la nueva de lo acaecido por los lugares comarcanos, y cuando a ellos llegábamos, no era menester sermón ni ir a la iglesia, que a la posada la venían a tomar como si fueran peras que se dieran de balde.
-Eso es lo que sa menester, y asín no pasará lo que podría pasar, que no es el de los Espolones ni manco ni triste, y menos tratándose de ti, que eres pa él las alas de su corazón y la alegría de su pensamiento.
-¡Es que no bastaría que usted lo dijese!... contestó la joven con heroica frialdad-. Sería menester que usted me gustara. -¿Estamos ahí ahora?
El mejor remedio que hallo, pues el de hasta aquí no aprovecha, armaré por de dentro a estos ratones malditos.” Luego busco prestada una ratonera, y con cortezas de queso que a los vecinos pedía, contino el gato estaba armado dentro del arca, lo cual era para mi singular auxilio; porque, puesto caso que yo no había menester muchas salsas para comer, todavía me holgaba con las cortezas del queso que de la ratonera sacaba, y sin esto no perdonaba el ratonar del bodigo.