memorioso


También se encuentra en: Sinónimos.

memorioso, a

adj./ s. Que tiene buena memoria se acuerda de todo porque es muy memoriosa.

memorioso, -sa

(memo'ɾjoso, -sa)
abreviación
que tiene buena memoria estudiante memorioso
Traducciones

memorioso

ADJ es muy memoriosohe has a very good memory
Ejemplos ?
“Huésped”, le dice Perseo a él, “si a ti la gloria te conmueve de un linaje grande, del linaje mío Júpiter el autor; 640 o si eres admirador de las gestas, admirarás las de nos; hospedaje y descanso busco.” Memorioso él de la vetusta ventura era –Temis esta ventura le había dado, la Parnasia–: “Un tiempo, Atlas, vendrá en el que será expoliado de su oro el árbol tuyo, y del botín el título este de Júpiter un hijo tendrá.” 645 Esto temiendo, con sólidos montes sus pomares había cerrado Atlas, y a un vasto reptil los había dado a guardar, y alejaba de sus fronteras a los extraños todos.
Tú a mí, presente un día el consejo de los dioses, pues lo recuerdo y en mi memorioso corazón tus piadosas palabras escribí: “Uno habrá al que tú subirás a los azules del cielo” dijiste.
445 A ella otros próceres a través de siglos largos poderosa, pero dueña de los estados, uno de la sangre nacido de Julo la hará, del cual cuando la tierra se haya servido, lo disfrutarán las etéreas sedes, y el cielo será la salida para él.” Que tales cosas Héleno había cantado al portador de los penates, a Eneas, 450 yo, de mente memorioso, refiero, y de que esas a mí emparentadas murallas crezcan me alegro, y de que útilmente a los frigios vencieran los pelasgos.
En marzo de 1848- ocho años iba a cumplir entonces el muchacho memorioso que nació en la Aguada el día de San Pedro –apareció este suelto en “El Comercio del Plata”: “Con un sentimiento fácil de comprender, pero sin dolor ninguno, tenemos que anunciar a los lectores nuestra propia muerte, e invitarlos a nuestros funerales que deben tener lugar en la costa del Miguelete, si es que el señor Presidente de aquellas chacras lo permite.
Que a ti, si te concediera la que el santo Itono honra, la que nuestro linaje y las sedes de Erecteo defender asintió, que del toro asperjes con la sangre tu diestra, 230 entonces verdaderamente harás que en memorioso corazón por ti guardados estos mandados vivan, y ninguna edad los oblitere, de modo que una vez que nuestras colinas divisen tus luces, la funesta veste las entenas depongan de todas partes, y cándidas velas alcen las trenzadas maromas, 235 que tan pronto yo las divise, con alegre mente mis gozos reconozca, cuando a ti, de regreso, un tiempo próspero te asista.” Estos mandados, antes con constante mente teniendo, a Teseo, cual expulsadas por el soplo de los vientos las nubes la aérea cumbre dejan de un níveo monte, lo abandonaron.
La letra según Spinetta contiene "toda una simbología del amor": Se ha asociado el tema con Jorge Luis Borges debido a las referencias que la letra hace de los libros (Borges además de escritor fue director de la Biblioteca Nacional), la buena memoria (Funes el memorioso) y la ceguera.
Borges menciona a la ciudad en su cuento Funes el memorioso y lo nombra en El Aleph lo que ha llevado a pensar a muchos lectores y críticos mal informados que se trata de una ciudad imaginaria y mítica al igual que la Macondo de Gabriel García Márquez.
Ejemplo se este narrador son los cuentos de Sherlock Holmes, (1887), de Sir Arthur Conan Doyle o varias obras del escritor argentino Jorge Luis Borges, por ejemplo, Funes el memorioso, un cuento de la colección Ficciones de 1944: Narrador-protagonista.
Funes el memorioso es un cuento del escritor argentino Jorge Luis Borges. Apareció en Ficciones, una colección de cuentos y relatos publicada en 1944.
Su nombre es de origen oriental. Es intelectual, lento, deductivo e inteligente, estructurado, ordenado y memorioso. Su instrumento favorito es la tuba.
El boliviano Edmundo Paz Soldán, por otra parte, emparentó la novela especialmente con “Funes el memorioso”, relato del Jorge Luis Borges, y con Ghostwritten, novela de David Mitchell.
Realizó para la citada editorial dos reportajes en video-tape que pertenecen a una serie de diálogos con escritores latinoamericanos: El memorioso, entrevista con Jorge Luis Borges, Nueva York, 1982, y Del 'kitsch' a Lacan, entrevista con Manuel Puig, Nueva York, 1983.