melodista

melodista

s. m. y f. MÚSICA Persona que compone melodías musicales sin poseer especiales conocimientos técnicos.

melodista

 
com. Persona que sin especial conocimiento técnico compone melodías musicales, por lo general breves y sencillas.
Traducciones

melodista

melodista
Ejemplos ?
Hijo de José y Beatriz Bernardi, José Tinelli fue un buen pianista e inspirado melodista que se hizo popular en las primeras décadas del Siglo XX por poner música a famosos tangos del momento.
Técnicamente produce obras “formales” casi totalmente por insitinto, su valoración armónica está basada principalmente en una perfecta percepción musical y un par de agudos oídos... un melodista por naturaleza —creador de tonadas capaces de existir aparte de su armonía».
Graban otros discos de 45 RPM, Una fetta di limone (Una rodaja de limón) (1960) es uno de sus mayores éxitos. Al término de 1959 Gaber se inscribe en la SIAE como melodista y autor de textos de canciones.
Lo más difícil en la música popular es escribir, inventar una melodía sencilla. Manuel Veleta es un melodista por naturaleza. Los Beatles, verbigracia.
Club Deportivo de fútbol sala La Charca Juan Almagro López (1886-1965): pintor. Francisco Almagro Herrera (1911-2007): poeta, letrista y melodista.
Además de dicho santoral, sólo es mencionado en otras dos fuentes antiguas; una es el poeta del siglo VIII San Germán y la otra es en la Suda, donde es llamado "Romano el melodista".
Más controvertido es el papel asignado a la melodía, siempre eje capital de la ópera italiana. Considerado un magnífico melodista, hoy día se reconocen también los aspectos armónicos y tímbricos de su música.
Su uso es muy frecuente en las áreas rurales de Honduras. Su función es melodista y su manufactura artesanal, de carácter rústico.
Contribuyó a establecer un estilo emocional pero austero, exento de efectismos, de perfecta afinación y cuidada musicalidad. Como compositor desplegó su gran talento de melodista, creando obras importantes en la línea del tango romanza.
El constante y cacareado erotismo de sus primeros poemas, su permanente apelación al placer frente a la obligación, a la experimentación sensual frente al control de uno mismo, sus llamadas a desechar "los credos que prohiben y constriñen", resultaron indignantes a los mayores, pero fascinantes y liberadores a los más jóvenes. Con su obra brillantemente subversiva, Swinburne fue, por encima de todo, un melodista.
Las primeras composiciones de Bizet, principalmente canciones y piezas para teclado escritas a modo de ejercicios, dan los primeros indicios de su poder emergente y sus dotes de melodista.
«Yo casi no selecciono, dejó que eso lo haga el público», llegaría a reconocer más adelante. «Mejor instrumentista que cantante, mejor melodista que letrista», lo define Eduardo Berti.