melisa


También se encuentra en: Sinónimos.

melisa

(Del gr. melissa, abeja.)
s. f. BOTÁNICA Planta herbácea anual de hojas dentadas y olorosas, flores blancas y fruto capsular con cuatro semillas menudas. toronjil
NOTA: Nombre científico: (Melissa officinalis.)

melisa

 
f. bot. Toronjil.
esencia de melisa Licor amarillo de olor a limón y sabor ardiente obtenido por destilación con vapor de agua de las sumidades floridas del toronjil.
Sinónimos

melisa

sustantivo femenino
Traducciones

melisa

Melisse
Ejemplos ?
Una arañita se paseaba por el raso blanco que tapizaba las paredes del salón, y Abascal, con el pretexto de ir a traer agua de melisa o el frasquito del vinagre de los siete ladrones, que es santo remedio contra los nervios, escurriose por una puertecilla, llamó al capitán de la guardia de alabarderos y le dijo: -D.
Pues ya teníamos a Ramonica con soponcio, y a su buen padre, el excelentísimo señor virrey de estos reinos del Perú y Chile, gritando como loco y corriendo tras la hoja de congona, el frasquito de alcalinas o el agua de melisa.
«Del modo, sabia maga que me vela --dijo a Melisa la ínclita doncella--, que tiempo atrás me diste cuento de la progenie varonil próspera y bella; con mujer de mi estirpe me consuela, si se puede contar alguna en ella que en belleza y virtud ventaja haga.» Y a esto respondió cortés la maga: «Veo venir detrás de tus espaldas madres de reyes y aun de emperadores, firmes columnas, púdicas guirnaldas de casas y de estados valedores; no menos dignas ellas en sus faldas que en armas son los hombres por honores, por piedad, corazón, por gran prudencia, por suma e incomparable continencia.
Al ver la dama que requiere ayuda aquel que de Rogelio tiene el gesto, al punto en suspicia la fe muda, al punto olvida todo presupuesto; y ahora que Melisa lo odie duda, por un nuevo desdén no manifiesto, y que pretenda con astuta trama que muerte le dé aquella que tanto ama.
A ruego de Rogelio, pues, recobra su aspecto Astolfo natural y exacto, mas vana cree Melisa que es su obra, mientras que no le restituya al acto aquella lanza de oro, con que cobra victoria en cualquier justa al primer tacto: fue de Argalía, fue de Astolfo luego, y honor dio a uno y otro en todo juego.
El ocio y aislamiento de vida en una hacienda, los nervios siempre impresionables en las hijas de Eva, la confianza que para calmarlos se tiene en el agua de melisa, sobre todo si el médico que la propina es joven, buen mozo e inteligente, la frecuencia e intimidad del trato y...
Decidle cuántas veces Mirasteis que confuso Aquí llorar me hacían Mis amores, mis ansias y mis sustos. Decidle cuántas veces Con ardor importuno Quiso encender Melisa La llama que apagué viendo su orgullo.
Y todos, ya expedita la carrera, siguieron de Rogelio el paso y orma: al reino van de Logistila, y luego vuelven entre indio, persa, escita o griego. Melisa a cada cual mandó a su tierra con orden de que tal no se olvidara, mas fue el primero el duque de Inglaterra en ser vuelto a su antigua humana cara; pues hizo el firme ruego y cortés guerra de Rogelio por él que así privara; y aún más que ruegos dio, pues dio el anillo a fin de hacer el acto más sencillo.
La Melisa mía a admirarse comenzó de que tan tarde yo anduviera y "Si antes, dijo, hubieses venido al menos nos hubieses ayudado; pues un lobo en la villa entró y a todos los ganados como un carnicero la sangre les sacó.
Después de estar dos días allí holgando, Rogelio se llegó al hada prudente, pues él y Astolfo no veían cuándo poder volver a tierras de Poniente. Melisa habló por ambos suplicando al hada generosa humildemente que ayude y favorezca con instancia que puedan ambos regresar a Francia.
Un viejo mágico cristiano conduce por debajo de tierra á los dos caballeros que debe arrancar á Reinaldos de los brazos de Armida, lo mismo que Melisa habia arrancado á Róger de las caricias de Alcina.
Os digo quién Rogelio halló delante y antes callé: Melisa el nombre era, que dio de sí noticia sin falsía y la razón por que hasta él venía, a petición de la que de amor llena, siempre lo busca y de su bien se cuida, por darle libertad de la cadena con que ata fuerza mágica su vida; y había así de Atlante de Carena tomado aspecto para ser creída.