mejilla


También se encuentra en: Sinónimos.

mejilla

(Del lat. maxilla, mandíbula.)
s. f. ANATOMÍA Prominencia carnosa a cada lado de la cara debajo de los ojos la besó en la mejilla; tienes las mejillas coloradas. carrillo

mejilla

 
f. anat. Cada una de las dos partes blandas que forman la pared externa de la cavidad bucal.

mejilla

(me'xiʎa)
sustantivo femenino
cada uno de los abultamientos que hay debajo de los ojos, desde los pómulos hasta la mandíbula Las mujeres habitualmente maquillan sus mejillas.
Sinónimos

mejilla

sustantivo femenino
Traducciones

mejilla

cheek

mejilla

буза

mejilla

vango

mejilla

joue

mejilla

wang, kaak, koon

mejilla

bochecha, face

mejilla

kind

mejilla

щека

mejilla

خَدّ

mejilla

tvář

mejilla

kind

mejilla

poski

mejilla

obraz

mejilla

ほお

mejilla

mejilla

kinn

mejilla

policzek

mejilla

แก้ม

mejilla

yanak

mejilla

mejilla

脸颊

mejilla

לחי

mejilla

SFcheek

mejilla

f. cheek.

mejilla

f cheek
Ejemplos ?
Luego la aventura tiene una continuación que no he encontrado en otras de las versiones publicadas, excepto en alguna de la Alta Bretaña: su padrino le dijo que habría debido dejar embarazadas a las mozas antes de irse de allí. Regresó él y una de las chicas, en lugar de presentarle su mejilla, le enseñó sus nalgas.
Aquella de las hadas que a él le había parecido la más seductora se acerca, exhala sobre un cabeza un aliento en llamas, el fuego calcina sus cabellos y una mano ardiente imprime sobre su mejilla un estigma de reflejos ensangrentados.
aquella cara estaba viscosa y deshecha; un ojo colgaba sobre la mejilla huesona y saniosa; llegó a mí como un relente de putrefacción.
"Yo quiero, contesté en voz alta, gordo, flaco y pegado", y gordo, flaco y pegado repitió con gran ruido y risotadas toda la femenina concurrencia, y dióme un beso tan fuerte y cariñoso aquella preciosa criatura, que sus labios me hicieron un moretón en la mejilla y dejaron rastros indelebles en mi memoria.
Las ingenuas, una lágrima en la mejilla, besuqueaban una tórtola a través de los barrotes de una jaula gótica, o, sonriendo, con la cabeza bajo el hombro, deshojaban una margarita con sus dedos puntiagudos y curvados hacia arriba como zapatos de punta respingada.
Su frente era muy blanca, su mejilla honda, muy honda; sus cabellos canos; de ébano y oro -excelsa maravilla- columpiaba una cítara en sus manos.
Pues tan de lejos te traje »Para sentarte en su silla »Haz que se olvide en Castilla »Quien la ocupó antes que tú: »Que de otro modo, condesa, »De mi trono hereditario »No será mas que un sudario »El pabellon de tisú.» Dió el conde un ósculo amante En la mejilla á su esposa, Y los ojos ruborosa La bella Blanca bajó; Aplaudió la turba al punto Tan cortés galanteria, Y al son de su voceria El conde el balcon cerró.
Salté hacia la orquídea, y allí, arriba del murallón, vi al niño musulmán con la cara cruzada por un látigo de aceite negro; de pronto este látigo de aceite negro cruzó el espacio, y ya no le vimos más. Un doble hilo de sangre corría por la mejilla de Agib.
No cesa aquí; y su acero cuanto pilla deshace, sea yelmo o cota o malla; a aquel le raja frente, a aquel mejilla; a estotro rompe cráneo o brazo talla; del cuerpo el alma a miles desengrilla y mueve nueva vez a la batalla a aquella gente vil y espantadiza que huye sin orden de su propia riza.
Al pie del altar calado entre las sombras perdida, como en féretro enlutado quedó olvidada una flor; una muger que murmura una plegaria medrosa; ostenta mas su hermosura en la mejilla el dolor.
Mas a sus pies están los hermanos que humilla el martirio irrisorio de azares tortuosos. Surca el salobre llanto su pálida mejilla y tragan las cenizas con idéntico amor; la suerte los enroda, burlesca y ramploncilla.
Tendió los turbios ojos por doquiera sin concebir absorto tal portento, y balbuciente preguntó quién era quien moría en suplicio tan sangriento. Al saberlo, con mano arrepentida mesó iracundo su mejilla inerte, frente arrugada y calva encanecida.