mejana

mejana

s. f. GEOGRAFÍA Islote en un río fuimos nadando desde la orilla hasta la mejana.

mejana

 
f. geog. Isleta de un río.
Ejemplos ?
De esta manera, Solimán avanzó hacia Belgrado: Su toma fue muy importante para eliminar a los húngaros, que tras las derrotas de los serbios, búlgaros y los bizantinos eran la única fuerza de importancia que podía bloquear su expansión por Europa. Solimán rodeó Belgrado y empezó a bombardearla gravemente desde una mejana ubicada en el Danubio.
Luego de pasar en Loznica la noche en un mesón, Princip y Grabež lograron vadear el Drina hasta una mejana con la guía de un campesino y, en seguida, tras un arduo camino, lograron llegar ya del otro lado de la frontera a la casa de otro paisano que aceptó darles posada, lo que les permitió una noche más de descanso.
En 1627, se volvió a arrasar dicha mejana. Finalmente, la mejana ganó la batalla y en 1666 se decidió cultivarla, al comprobar su interés agrícola y económico, dando nacimiento a la Mejana de Santa Cruz, cuyas huertas de renombre son hoy el orgullo de Tudela (posteriormente, en 1707, se construiría el puente de entrada a la Mejana y en 1875, casi dos siglos después, la puerta de la Mejana).
Los Montes del Cierzo y de Canraso, de naturaleza arcillosa y con abundantes barrancos, pudo ser una barrera difícil para los ingenieros romanos, que prefirieron seguir un camino más fácil. La Mejana no existía, y el paso entre el Ebro y los Montes del Cierzo era muy estrecho y con taludes muy peligrosos.
La peculiaridad de que el puente cuente con sólo dos apoyos secundarios en ambas orillas y uno principal apoyado en una mejana (isla natural en el cauce de un río), junto con la inestabilidad de los suelos fluviales de Zaragoza, ha conllevado la obligatoriedad de construir unos cimientos que han pulverizado cualquier récord de profundidad por pilotaje en España (70 metros).
Junto con las islas lacustres pertenece al grupo de islas interiores. En español, se utiliza el término mejana, sobre todo, en la zona de la cuenca del Ebro.
No sería la única ocasión (en 1588 y 1589, se decidió realizar obras en la orilla derecha del Ebro para obligarle a pasar de nuevo por Santa Cruz). La Mejana de Santa Cruz tuvo que esperar unos años más para nacer.
En 1271, reinando Enrique I, el río Ebro amenazó con cambiar de curso y dejar el puente seco; los tudelanos tuvieron que pedir ayuda a su rey, ahondando el Ebro para evitar la formación de una mejana.
La muralla baja servía de recinto exterior de la ciudad en dos tercios de su perímetro, correspondiendo un cuarto del perímetro de la ciudad a la parte que daba directamente al Ebro. Este río hacía las veces de grandioso foso natural (debemos recordar que hasta el siglo XVII, el soto de La Mejana no existía).
En 1942 se erigió el actual Monumento al Corazón de Jesús, pieza fundamental de la silueta de la ciudad y en cuyo entorno se ha acondicionado un parque que cuenta todavía con restos del castillo (restos de murallas, aljibes y pasadizos) y con una privilegiada vista sobre la ciudad el Ebro y La Mejana.
Como en siglos anteriores, los tudelanos seguían luchando contra el acrecentamiento de la mejana que se estaba formando en el puente.
Estas fuerzas avanzan sigilosas y desapercibidas (otro fatal descuido nuestro) por la falda norte del monte, por el camino angosto que desde el Cristo corre, entre la alta escarpa y el cauce de la acequia molinar, al par de la Mejana.