medrar

(redireccionado de medran)
También se encuentra en: Sinónimos.

medrar

(Del ant. mejdrar.)
1. v. intr. Adquirir una mejor posición social o económica al cobrar la herencia, medró de forma considerable; su hacienda ha medrado a pasos agigantados. mejorar, progresar, prosperar
2. Crecer un animal o una planta el esqueje que planté medró con rapidez.
3. ¡medrados estamos! coloquial Expresión utilizada para manifestar sorpresa o disgusto ante una cosa inesperada.

medrar

 
intr. Crecer, mejorar los animales y plantas.
fig.Mejorar uno de fortuna.
¡Medrados estamos! Significa la sorpresa o el disgusto que nos resulta de una cosa inesperada.

medrar

(me'ðɾaɾ)
verbo intransitivo
1. incrementar una persona su situación económica o social Medró en la capital de su país.
2. desarrollarse una planta o animal Los girasoles medraron bien en los nuevos campos.

medrar


Participio Pasado: medrado
Gerundio: medrando

Presente Indicativo
yo medro
tú medras
Ud./él/ella medra
nosotros, -as medramos
vosotros, -as medráis
Uds./ellos/ellas medran
Imperfecto
yo medraba
tú medrabas
Ud./él/ella medraba
nosotros, -as medrábamos
vosotros, -as medrabais
Uds./ellos/ellas medraban
Futuro
yo medraré
tú medrarás
Ud./él/ella medrará
nosotros, -as medraremos
vosotros, -as medraréis
Uds./ellos/ellas medrarán
Pretérito
yo medré
tú medraste
Ud./él/ella medró
nosotros, -as medramos
vosotros, -as medrasteis
Uds./ellos/ellas medraron
Condicional
yo medraría
tú medrarías
Ud./él/ella medraría
nosotros, -as medraríamos
vosotros, -as medraríais
Uds./ellos/ellas medrarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo medrara
tú medraras
Ud./él/ella medrara
nosotros, -as medráramos
vosotros, -as medrarais
Uds./ellos/ellas medraran
yo medrase
tú medrases
Ud./él/ella medrase
nosotros, -as medrásemos
vosotros, -as medraseis
Uds./ellos/ellas medrasen
Presente de Subjuntivo
yo medre
tú medres
Ud./él/ella medre
nosotros, -as medremos
vosotros, -as medréis
Uds./ellos/ellas medren
Futuro de Subjuntivo
yo medrare
tú medrares
Ud./él/ella medrare
nosotros, -as medráremos
vosotros, -as medrareis
Uds./ellos/ellas medraren
Imperativo
medra (tú)
medre (Ud./él/ella)
medrad (vosotros, -as)
medren (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había medrado
tú habías medrado
Ud./él/ella había medrado
nosotros, -as habíamos medrado
vosotros, -as habíais medrado
Uds./ellos/ellas habían medrado
Futuro Perfecto
yo habré medrado
tú habrás medrado
Ud./él/ella habrá medrado
nosotros, -as habremos medrado
vosotros, -as habréis medrado
Uds./ellos/ellas habrán medrado
Pretérito Perfecto
yo he medrado
tú has medrado
Ud./él/ella ha medrado
nosotros, -as hemos medrado
vosotros, -as habéis medrado
Uds./ellos/ellas han medrado
Condicional Anterior
yo habría medrado
tú habrías medrado
Ud./él/ella habría medrado
nosotros, -as habríamos medrado
vosotros, -as habríais medrado
Uds./ellos/ellas habrían medrado
Pretérito Anterior
yo hube medrado
tú hubiste medrado
Ud./él/ella hubo medrado
nosotros, -as hubimos medrado
vosotros, -as hubísteis medrado
Uds./ellos/ellas hubieron medrado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya medrado
tú hayas medrado
Ud./él/ella haya medrado
nosotros, -as hayamos medrado
vosotros, -as hayáis medrado
Uds./ellos/ellas hayan medrado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera medrado
tú hubieras medrado
Ud./él/ella hubiera medrado
nosotros, -as hubiéramos medrado
vosotros, -as hubierais medrado
Uds./ellos/ellas hubieran medrado
Presente Continuo
yo estoy medrando
tú estás medrando
Ud./él/ella está medrando
nosotros, -as estamos medrando
vosotros, -as estáis medrando
Uds./ellos/ellas están medrando
Pretérito Continuo
yo estuve medrando
tú estuviste medrando
Ud./él/ella estuvo medrando
nosotros, -as estuvimos medrando
vosotros, -as estuvisteis medrando
Uds./ellos/ellas estuvieron medrando
Imperfecto Continuo
yo estaba medrando
tú estabas medrando
Ud./él/ella estaba medrando
nosotros, -as estábamos medrando
vosotros, -as estabais medrando
Uds./ellos/ellas estaban medrando
Futuro Continuo
yo estaré medrando
tú estarás medrando
Ud./él/ella estará medrando
nosotros, -as estaremos medrando
vosotros, -as estaréis medrando
Uds./ellos/ellas estarán medrando
Condicional Continuo
yo estaría medrando
tú estarías medrando
Ud./él/ella estaría medrando
nosotros, -as estaríamos medrando
vosotros, -as estaríais medrando
Uds./ellos/ellas estarían medrando
Traducciones

medrar

burgeon

medrar

gedeihen

medrar

gedijen

medrar

prosperar

medrar

تزدهر

medrar

ευδοκιμούν

medrar

trives

medrar

frodas

medrar

VI (= aumentar) → to increase, grow; (= mejorar) → to improve, do well; (= prosperar) → to prosper, thrive; [animal, planta etc] → to grow, thrive
¡medrados estamos! (iró) → we're in a real pickle now!
Ejemplos ?
De caridad, porque es preciso tenerla para realizar y hasta para ordenar y dirigir esa operación, que descubre tantas veces en las cabelleras infantiles la fauna asquerosa de la miseria; de higiene, porque al niño que le medran los cabellos se le desmedra el cuerpo, es sabido...
Y en cuanto al vecindario de Lima, á los hombres civiles que no medran con las turbulencias de cuartel, títulos de Castilla, clero, comerciantes acaudalados, ricos agricultores, propieta- rios urbanos, todos negaron su contingente de simpatías al entro- nizado militarismo.
Hay allí también toques de sombra: aspiraciones personales subalternas que florecen y medran a expensas del confiado desinterés o de la inexperiencia y buena fe; tendencias políticas sin arraigo en el suelo, que crecen arrastrándose como la yedra y extiéndense tentaculares cubriéndolo todo, tratando de avasallarlo todo; grises profundos y grises amarillentos que, en último término, todavía sirven por contraste lógico, para que brillen con claridad radiosa las figuras nobles del cuadro; las grandes figuras del paisaje de fondo, todo abnegación y austeridad patriótica.
-Querránme para truhana -respondió Preciosa-, y yo no lo sabré ser, y todo irá perdido. Si me quisiesen para discreta, aún llevarme hían, pero en algunos palacios más medran los truhanes que los discretos.
Y corren, se apresuran y congregan, Y cuando a ti se llegan, Medran en gloria y en saber y en lumbre; Se visten de temor y se avergüenzan, Mas luego les infundes nuevo aliento Para cumplir solícitos tus obras, Y en las alas del viento Triplican la alabanza al Dios que reina, Temido en el congreso de sus santos.
Porque esta es mi casa y porque si cada vez que en un partido político que es el mío me voy porque no me gusta el que está, terminamos con una fragmentación política que es la que hoy tiene la República Argentina y que es la que provoca la debilidad de la democracia y la fortaleza de los sectores económicos corporativos que medran sobre nuestras pequeñas miserias, debilidades, divisiones y ambiciones para después quebrarnos finalmente la voluntad y terminar humillando a partidos centenarios, a partidos que pueden mostrar entre sus conquistas y su historia cosas memorables, terminan haciendo mamarrachos.
Seres tranquilos vi sobre la tierra que esta ansiedad febril nunca padecen, ni están con los espíritus en guerra, ni en éxtasis de amor se desvanecen: cuatro páginas ¡ay!, su libro encierra; nacen, medran, se nutren, envejecen, y como nada amaron ni sintieron nunca se mueren porque no vivieron.
Al promover un futuro de libertad y progreso y esperanza, creamos una alternativa a la visión de los terroristas y extremistas que medran en sociedades atrapadas en la pobreza y desesperanza.
Sólo lucran y medran al amparo de esta situación los agiotistas y audaces especuladores que no vacilan en construir su fortuna personal con las lágrimas y el dolor de sus conciudadanos.
Tu campiña es verde alfombra, tus astros vivos topacios; habitando tus palacios ¡cuántos medran a tu sombra! Bajo de un humilde techo vivo, en tanto, satisfecho bendiciendo tu hermosura, que bien cabe la ventura bajo de un humilde techo.
No ha expropiado a los grandes terratenientes, verdaderos ogros del campesino español; no ha reducido en un céntimo las ganancias de los especuladores de la cosa pública; no ha destruido ningún monopolio; no ha puesto coto a ningún abuso de los que explotan y medran con el hambre, el dolor y la miseria del pueblo.
De allí que los relojeros actuales sientan en sus almas esa especie de nostalgia del prestigio que les rodeó en tiempos de la clavícula del Rey Salomón. Hoy, los relojeros medran en esta ciudad a costa de duras penas.