medra


También se encuentra en: Sinónimos.

medra

 
f. Aumento, progreso, mejora.
Traducciones

medra

SF (= aumento) → increase, growth; (= mejora) → improvement (Econ) → prosperity
Ejemplos ?
La pereza es llave de la pobreza. Si el que bien sirve no medra, el que mal sirve ¿qué espera? Si quieres holgura, sufre amargura.
Clarín sigue adelante en su estilo asegurando que «el crítico que dice la verdad no medra» y que el poeta, aunque sea malo, «llega de redondilla en redondilla a jefe de negociado».
48 La república, prácticamente en bancarrota, negoció un gran préstamo con potencias extranjeras y, cuando las elecciones de 1913 mostraron la derrota de Yuan y la medra de la oposición revolucionaria, aquel contrajo el préstamo sin la preceptiva aprobación del nuevo Parlamento, recién reunido el 7 de abril de 1913.
La medra del pueblo éothéod alcanzó a toda la población, produciéndose un crecimiento demográfico lento pero constante directamente proporcional al del número de manadas de caballos que aprovechaban las verdes llanuras y los feraces valles de las estribaciones de las Ered Nimrais.
Pero aunque las plagas de insectos puedan ser un problema, el mayor asesino de carnívoras (además del maltrato humano) es el moho gris (Botrytis cinerea). Éste medra en condiciones cálidas y húmedas, convirtiéndose en una seria amenaza en invierno.
Es una planta que crece en las zonas templadas de Europa, Asia y Norteamérica, en calveros, laderas pedregosas, terrenos incultos y bordes de caminos. En España medra en las montañas septentrionales, especialmente en los Pirineos.
Viendo su futuro en la industria, el comercio o las finanzas, consideraban a sus competidores judíos como un obstáculo para su medra.
¿O me aconsejas que con vida ociosa la fácil senda y el ejemplo elija del vil que medra con su bella esposa en quien un grande sus antojos fija?
Tenía su medra en la eminencia de las maldades; no tenía vergüenza sino de que otro fuese peor, y fue tal, que nunca pudo tener vergüenza.
Quien huye del trabajo, huye del descanso. Quien no habla, Dios no le oye. Quien mucho duerme, poco medra. Ya se murió el borrico y quien lo arrea.
RACIMO: Detente, Señor, que es llano que si tú aprietas la mano, corre peligro el Racimo. Mas un remedio he pensado, con que tendrá linda medra tu amor.
Heme aquí que pensaba con este pobre y triste remedio remediar y pasar mi lacería, y estaba ya cuanto que alegre y de buena ventura; mas no quiso mi desdicha, despertando a este lacerado de mi amo y poniéndole más diligencia de la que él de suyo se tenía (pues los míseros por la mayor parte nunca de aquella carecen), agora, cerrando los agujeros del arca, ciérrase la puerta a mi consuelo y la abriese a mis trabajos.” Así lamentaba yo, en tanto que mi solícito carpintero con muchos clavos y tablillas dio fin a sus obras, diciendo: “Agora, donos traidores ratones, conviéneos mudar propósito, que en esta casa mala medra tenéis.” De que salió de su casa...