meditación

(redireccionado de meditaciones)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con meditaciones: reflexiones

meditación

1. s. f. Acción de pensar con detenimiento y reflexión al ver aquel extraño comportamiento, se sumió en una profunda meditación. cogitación
2. Pensamiento o idea que resulta de la consideración y estudio detenidos de una cosa la obra recoge las meditaciones del autor . reflexión
3. RELIGIÓN Forma de oración mental que consiste en la reflexión sobre un aspecto religioso.

meditación

 
f. Acción y efecto de meditar.
Aplicación del espíritu en un asunto.
Escrito sobre un tema religioso o filosófico.
Oración mental, reflexión sobre un punto religioso.

meditación

(meðita'θjon)
sustantivo femenino
1. pensamiento realizado con detenimiento meditación de un problema
2. reflexión intimista sobre un tema espiritual o trascendente meditación sobre la vida
Sinónimos

meditación

Traducciones

meditación

meditation

meditación

Meditation

meditación

méditation

meditación

meditace

meditación

meditation

meditación

mietiskely

meditación

meditacija

meditación

瞑想

meditación

명상

meditación

meditatie

meditación

meditasjon

meditación

medytacja

meditación

meditação

meditación

meditation

meditación

การนั่งสมาธิ

meditación

meditasyon

meditación

thiền

meditación

沉思, 冥想

meditación

медитация

meditación

冥想

meditación

מדיטציה

meditación

SFmeditation meditacionesmeditations (sobre on) meditación trascendentaltranscendental meditation

meditación

f meditation
Ejemplos ?
Sin embargo, las meditaciones nocturnas de don Juan habían imprimido a sus rasgos una expresión tan extraña que impuso silencio a semejante grupo.
Desde entonces no dejó ya nunca aquella fuente de fluir. = Un religioso del convento de Chaumont vivía entregado a profundas meditaciones.
Y en aquel momento de trágicas meditaciones, cuando ambos enamorados al mirar el horizonte de su vida veíanlo como velado por una ráfaga de sangre y de infortunios, una voz cascada resonó en sus oídos y un hombre, destacándose de detrás de los pencares, avanzó lentamente hacia la tapia.
MEDITACIONES DE UN PUEBLO LIBRE Por: Juan Lindo "La justicia trae a los pueblos la paz, la abundancia y la felicidad." Desde el momento mismo que el hombre ingrato y desobediente quebrantó la ley única y primera que le impuso su Creador, se vió huérfano, abandonado en este globo desconocido, habitado de fieras y animales cuyas propiedades no comprendía, vestido de diferentes yerbas y plantas de que de sabía hacer uso y, finalmente, cercado de peligros y agitado de mil necesidades que despertaron su industria y valor.
-Pero, chiquilla -exclamó la señá Micaela penetrando en la azotea y acercándose a la moza cuando más engolfada estaba ésta en sus poco gratas meditaciones-, ¿es que tú no vas a catar la gracia e Dios en tanto y cuanto no güerva tu Joseíto?
Algunos días después de estas pacientes meditaciones podíamos encontrar a Abdalá el Susi sentado sobre una esterilla a la sombra del arco de ladrillo que forma la puerta de Bab el Estha.
se lo dije todo: las agitaciones sordas y extrañas que en mi experimentaba cerca de ellas, el amor, el ansia; los tristes insomnios del deseo; mis ideas fijas en ella, allá en mis meditaciones del colegio; y repetía como una oración sagrada la gran palabra: ¡el amor!
VI Pulo, ya fuera de los muros de la ciudad, manda retirarse a los que le siguen y emprende solo y sumido en hondas meditaciones el camino que, serpenteando entre las rocas y las cortaduras, se dirige a la gruta donde nace el torrente que ya salpica su rostro con el polvo de sus aguas.
Pisaba yo recio y menudito saboreando in mente los episodios de la comedia que acababa de ver, cuando al entrar en la calle de la Blanca sacáronme de mis meditaciones fuertes y descompasados gritos que daban dos hombres riñendo en uno de los extremos de la calle.
Dialogaré con la naturaleza y huiré de todo ser humano en lo que sea posible.» Aquí llegaba el de la corte con sus meditaciones sin notar que el sol había apagado su último reflejo, y que, por ende, la noche había dejado su habitación envuelta en la más impenetrable oscuridad, cuando un ruido estrepitoso, sobre el techo de la alcoba, le hizo dar un salto en la silla y buscar en seguida, a tientas y acelerado, la puerta, pensando que se hundía el tejado solariego.
Pero le sucedió lo que siempre sucede en tales casos: que fue más dichosa mientras fue neófita y conservó la vanidad pueril de creerse buena, nada más que porque tenía buenos pensamientos, excelentes propósitos, y porque prefería aquellas lecturas y meditaciones honradas; y fue menos dichosa cuando empezó a vislumbrar en qué consistía la perfección sin engaños, sin vanidades, sin confianza loca en el propio mérito.
Sus estudios filosóficos, sus meditaciones y sus experimentos y observaciones de fisiología, de anatomía, de química, etc., etc., habían desenvuelto en él, de modo excesivo, el espíritu del análisis empírico; aquel enamoramiento de la belleza plástica, aparente, visible y palpable, le había llevado, sin sentirlo, a cierto materialismo intelectual, contra el que tenía que vivir prevenido.