medianero


También se encuentra en: Sinónimos.

medianero, a

1. adj. CONSTRUCCIÓN Se aplica al muro o pared que está en medio de dos casas o propiedades las fincas están separadas por una tapia medianera .
2. adj./ s. Se refiere a la persona que media o intercede en un arreglo o trato ella hará de medianera en el conflicto. mediador
3. s. DERECHO Dueño de una casa o propiedad que tiene medianería con otra.
4. Persona que tiene una propiedad a medias con otra. mediero

medianero, -ra

 
adj. Que está en medio de dos cosas.
adj.-s. Que media o intercede por alguien.
m. Dueño de una casa que tiene medianería con otra.
Mediero (que va a medias).
Aparcero, mediero, labrador que trabaja a medias con otro en una finca.
Sinónimos
Traducciones

medianero

mediator

medianero

A. ADJ
1. [pared] → party antes de s, dividing; [valla] → boundary antes de s
2. [vecino] → adjacent, next
B. SM
1. [de casa] → owner of the adjoining house (or property )
2. (Caribe, Méx) (= socio) → partner (Agr) → share-cropper
Ejemplos ?
Luis. Los Magnates le buscaban freqüentemente ya para director, ya para medianero en asuntos de la mayor importancia. Todo el pueblo recurría á disfrutar los efectos de su encendida caridad.
En cuya infalible creencia, para que con mayor confianza caminase al conocimiento de la verdad; la misma verdad, Dios, Hijo único del Altísimo, haciéndose hombre sin desprenderse de la divinidad, estableció y fundó la misma fe, para que tuviese el hombre una senda abierta para llegar a Dios por medio del Hombre Dios. Porque éste es el medianero entre Dios y los hombres: el hombre Cristo Jesús.
Por lo tanto, la victoria se consigue en nombre de aquel Señor que se hizo hombre y vivió indemne de toda mácula de pecado, para que por la virtud divina del mismo, que era juntamente sacerdote y sacrificio, se realizara la remisión de los pecados, esto es, por el medianero entre Dios y los hombres, el Hombre Cristo Jesús, por cuyo medio, efectuada la purificación de nuestros crímenes, nos reconciliamos y volvemos a la gracia de Dios.
«Y buscará el Señor, añade, persona», significando a David o al mismo medianero del Nuevo Testamento, el cual se figuraba igualmente en el crisma con que fue ungido el mismo David y sus descendientes.
No creo yo que se os ha olvidado lo que teníais deliberado de hacer de este asno, aunque continuo perezoso, pero gran comilón, y aun ahora mentiroso, fingiendo que estaba cojo, era ministro y medianero de la huida de esta doncella.
A su lado sucumben otros muchos, y entre ellos, mientras se estaba ofreciendo medianero para poner paz, el anciano Galeso, varón el más justo y rico que tenía entonces la Ausonia; cinco rebaños de ovejas y cinco vacadas volvían casi de noche de sus dehesas, y en la labranza de sus heredades empleaba cien arados.
Y ahora, aunque toda la naturaleza humana, por el pecado del primer hombre, haya caído de la verdad en la vanidad, por lo cual dice otro Salmo «que se ha transformado y hecho el hombre semejante a la vanidad, y que pasan sus días como una sombra»: con todo, no sin motivo crió Dios todos los hijos de los hombres; porque lo uno libra a muchos de la vanidad por el Medianero, que es Jesucristo Nuestro Señor, y lo otro los que previó que no habían de libertarse ni salvarse, los crió para la utilidad de los que se habían de salvar, y para poder comparar las dos Ciudades, cotejándolas con su contrario.
Que para conseguir la vida bienaventurada, que consiste en la participación del sumo bien, no tiene necesidad el hombre de tal medianero, como es el demonio, sino de uno, como es Jesucristo CAPITULO XVIII.
Pues por la parte que es medianero es hombre y verdadero camino de salud. Porque si entre el que camina y el objeto adonde se camina es medio el camino, esperanza habrá de llegar; pero si falta ó se ignora por dónde ha de caminarse, ¿qué aprovecha saber adónde se ha de caminar?
En su gloria, el joven, besaba de vez en cuando el gollete de un porrón medianero, y no olvidaba chiste, entre los lucidos fraseos de barajar.
Hazte un cristal: sé medianero de la luz; sirve de puente a la Aurora, que ansía descender hasta el alma tenebrosa del hombre, y al enfermo corazón del hombre, que anhela subir a purificarse y diafanizarse en la Aurora.
Y así, el mismo Medianero, después de su Resurrección, estando medrosos sus discípulos, les dijo: «Era necesario que se cumpliera todo lo que está escrito de mí en la ley, en los profetas y en los salmos.» Entonces les abrió los ojos del entendimiento para que entendiesen las Escrituras, y les dijo cómo fue necesario que Cristo padeciese y resucitase al tercero día de entre los muertos, y que por todas las gentes se predicase en su nombre la penitencia y remisión de los pecados, empezando desde Jerusalén.