mechero Bunsen

Bunsen, mechero

 
Mechero fabricado por R. W. Bunsen, utilizado para gas del alumbrado y en los laboratorios, como fuente de calor.
Ejemplos ?
Daño en manos:Las manos son quizás el blanco fácil de heridas, arañazos, cortes, golpes, pellizcos y quemaduras, dependiendo de lo que el profesional esté manipulando en cada momento.:Especial atención deberá prestar el protésico cuando use un bisturí, un lecrón, el mechero Bunsen, etc., pero sobre todo, deberá ser extremadamente cuidadoso durante el uso de ciertas máquinas como la recortadora o la segueteadora de muñones, la atención debe ser constante para evitar accidentes de alta gravedad.:Durante el uso del micromotor, con las diferentes fresas y discos, también pueden producirse cortes y heridas más o menos serias.:Muy peligroso puede ser el uso del soplete y el horno para cilindros si la concentración no es la adecuada.
Una válvula de aire y una válvula de flujo de gas (visible por debajo del conducto central, en la fotografía adjunta) permiten el control de la altura de la llama y de su intensidad. Otros modelos de mecheros de gas que se emplean en laboratorio son el mechero de Tirril, o el de Amal. Mechero Bunsen
Se utiliza cuando el trabajo de laboratorio requiere una llama más caliente de lo que sería posible utilizando un mechero Bunsen.
Su forma y tamaño recuerdan las del mechero Bunsen pero el quemador es de mayor diámetro para conseguir una llama de base más amplia.
Si la piel se haya intacta, pero sumamente hidratada, se debe tratar con alcohol, bencina o acetona y luego dejar secar. Este proceso se puede acelerar con un secador de cabello o un mechero Bunsen.
Tratando óxidos y sales de niquel con monóxido de carbono, encontró que el gas resultante de la llama de un mechero Bunsen de color amarillo verdoso, que por calentamiento en un tubo de vidrio forma un espejo de níquel.
Aunque una llave de gas pueda ser una válvula que libera cualquier gas, la palabra se usa más comúnmente para referirse a las llaves que controlan el flujo de abastecimiento de combustibles gaseosos (gas natural, GLP o, históricamente, el gas de hulla, el de síntesis, etc.) en las casas (para fuegos de gas u otras aplicaciones) o en laboratorios (para el mechero Bunsen).
A) Prueba de Beilstein: Para determinar la presencia de cloruro en un compuesto orgánico se calienta un alambre de cobre en una llama azúl de un mechero Bunsen hasta que no se note ninguna coloración marcada.
Al calentarlo, suele colocarse sobre un aro, a su vez, está aferrado por medio de una doble nuez o alguna agarradera similar. El aro lo mantiene sobre un mechero Bunsen para que la llama del mechero lo caliente.
En un anillo o aro de metal que, a su vez, está aferrado a un soporte universal por medio de una doble nuez o algún asa similar. El aro lo mantiene sobre un mechero Bunsen para que la llama del mechero lo caliente.
Atendiendo a cómo se incorpora el oxígeno a la llama, podemos distinguir: Llamas de premezcla.- Cuando el combustible y comburente van mezclados previamente a la combustión, como en el caso de un mechero bunsen.
Primero se ha de ajustar la temperatura de la llama del mechero Bunsen hasta que deje de ser amarillenta y presente una tonalidad azulada en el cuerpo de la llama y una envolvente incolora.