mazar

(redireccionado de mazas)

mazar

1. v. tr. Dar golpes a la leche dentro de un odre para separarla de la manteca.
2. Dar golpes a una cosa hasta romperla o deformarla. machacar
NOTA: Se conjuga como: cazar

mazar

 
tr. Batir [la leche] dentro de un odre para separar la manteca.
Golpear [la carne] que se ha de condimentar.

mazar


Participio Pasado: mazado
Gerundio: mazando

Presente Indicativo
yo mazo
tú mazas
Ud./él/ella maza
nosotros, -as mazamos
vosotros, -as mazáis
Uds./ellos/ellas mazan
Imperfecto
yo mazaba
tú mazabas
Ud./él/ella mazaba
nosotros, -as mazábamos
vosotros, -as mazabais
Uds./ellos/ellas mazaban
Futuro
yo mazaré
tú mazarás
Ud./él/ella mazará
nosotros, -as mazaremos
vosotros, -as mazaréis
Uds./ellos/ellas mazarán
Pretérito
yo macé
tú mazaste
Ud./él/ella mazó
nosotros, -as mazamos
vosotros, -as mazasteis
Uds./ellos/ellas mazaron
Condicional
yo mazaría
tú mazarías
Ud./él/ella mazaría
nosotros, -as mazaríamos
vosotros, -as mazaríais
Uds./ellos/ellas mazarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo mazara
tú mazaras
Ud./él/ella mazara
nosotros, -as mazáramos
vosotros, -as mazarais
Uds./ellos/ellas mazaran
yo mazase
tú mazases
Ud./él/ella mazase
nosotros, -as mazásemos
vosotros, -as mazaseis
Uds./ellos/ellas mazasen
Presente de Subjuntivo
yo mace
tú maces
Ud./él/ella mace
nosotros, -as macemos
vosotros, -as macéis
Uds./ellos/ellas macen
Futuro de Subjuntivo
yo mazare
tú mazares
Ud./él/ella mazare
nosotros, -as mazáremos
vosotros, -as mazareis
Uds./ellos/ellas mazaren
Imperativo
maza (tú)
mace (Ud./él/ella)
mazad (vosotros, -as)
macen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había mazado
tú habías mazado
Ud./él/ella había mazado
nosotros, -as habíamos mazado
vosotros, -as habíais mazado
Uds./ellos/ellas habían mazado
Futuro Perfecto
yo habré mazado
tú habrás mazado
Ud./él/ella habrá mazado
nosotros, -as habremos mazado
vosotros, -as habréis mazado
Uds./ellos/ellas habrán mazado
Pretérito Perfecto
yo he mazado
tú has mazado
Ud./él/ella ha mazado
nosotros, -as hemos mazado
vosotros, -as habéis mazado
Uds./ellos/ellas han mazado
Condicional Anterior
yo habría mazado
tú habrías mazado
Ud./él/ella habría mazado
nosotros, -as habríamos mazado
vosotros, -as habríais mazado
Uds./ellos/ellas habrían mazado
Pretérito Anterior
yo hube mazado
tú hubiste mazado
Ud./él/ella hubo mazado
nosotros, -as hubimos mazado
vosotros, -as hubísteis mazado
Uds./ellos/ellas hubieron mazado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya mazado
tú hayas mazado
Ud./él/ella haya mazado
nosotros, -as hayamos mazado
vosotros, -as hayáis mazado
Uds./ellos/ellas hayan mazado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera mazado
tú hubieras mazado
Ud./él/ella hubiera mazado
nosotros, -as hubiéramos mazado
vosotros, -as hubierais mazado
Uds./ellos/ellas hubieran mazado
Presente Continuo
yo estoy mazando
tú estás mazando
Ud./él/ella está mazando
nosotros, -as estamos mazando
vosotros, -as estáis mazando
Uds./ellos/ellas están mazando
Pretérito Continuo
yo estuve mazando
tú estuviste mazando
Ud./él/ella estuvo mazando
nosotros, -as estuvimos mazando
vosotros, -as estuvisteis mazando
Uds./ellos/ellas estuvieron mazando
Imperfecto Continuo
yo estaba mazando
tú estabas mazando
Ud./él/ella estaba mazando
nosotros, -as estábamos mazando
vosotros, -as estabais mazando
Uds./ellos/ellas estaban mazando
Futuro Continuo
yo estaré mazando
tú estarás mazando
Ud./él/ella estará mazando
nosotros, -as estaremos mazando
vosotros, -as estaréis mazando
Uds./ellos/ellas estarán mazando
Condicional Continuo
yo estaría mazando
tú estarías mazando
Ud./él/ella estaría mazando
nosotros, -as estaríamos mazando
vosotros, -as estaríais mazando
Uds./ellos/ellas estarían mazando
Ejemplos ?
Larga escalinata de piedra daba cómodo acceso al edificio, en cuyas puertas los soldados vigilaban, severos los rostros, y en las manos fuertes, mazas con agudas puntas de piedra y de cobre.
Pero en el momento que llegaba al portalón para arrojarse con nosotros al agua, yo que me reclinaba en su hombro vi alzarse una figura negra, colosal, terrible que haciendo remolinear en el aire dos mazas de plomo pendientes de dos cordeles, dejolos caer sobre las cabezas reunidas de mi hermano y su novia, derribándolos muertos a sus pies...
Por lo que veo, una de las reglas parece ser la de que cada vez que un caballero golpea al otro lo derriba de su caballo; pero si no le da, el que cae es él..., y parece que otra de esas reglas es que han de agarrar sus mazas con ambos brazos, como lo hacen los títeres del guiñol..., ¡y vaya ruido que arman al caer: como si fueran todos los hierros de la chimenea cayendo sobre el guardafuegos!
Los restos del parlamento, formados principalmente por legitimistas y orleanistas, se reúnen en el edificio de la alcaldía del 10 distrito y acuerdan entre gritos de «¡Viva la república!» la destitución de Bonaparte, arengan en vano a la masa boquiabierta congregada delante del edificio y, por último, custodiados por tiradores africanos, son arrastrados primero al cuartel d'Orsay y luego empaquetados en coches celulares y transportados a las cárceles de Mazas, Ham y Vincennes.
Vosotros teneis flechas y sables, y habeis nacido en un clima que os hace robustos: y nosotros somos débiles y no tenemos mas que mazas y piedras; luego vosotros nos mataréis, ó si nos dejais la vida, será para labrar vuestros campos, para construir vuestras casas, para cantaros algunas arias groseras cuando os aburrais, si tenemos voz, ó para soplar algunos cañutos para conseguir de vosotros el vestido y el pan.
Un desastroso espirítu posee tu tierra: donde la tribu unida blandió sus mazas, hoy se enciende entre hermanos perpetua guerra, se hieren y destrozan las mismas razas.
Por delante iban los reyes de armas con cotas carmesíes, en las que estaba bordado el escudo de España, y llevando al hombro mazas de plata dorada.
Hay platos y vasos y tazas y dados y libros y casas. Y clavos, martillos y mazas y frutas, pasteles y pasas. El mundo está lleno de cosas; algunas baratas, otras muy costosas.
Aparte de que quedan para presidimos varios de los camaradas que se sientan detrás de esta mesa, a uno de los cuales, a Rafael Sánchez Mazas, habéis oído tan magníficas palabras.
El tribunal del Consulado, también a caballo. La Universidad con sus bedeles, que llevaban echadas al brazo las mazas de plata, formando lucida cabalgata.
Los porteros de Cabildo, con ropa talar de damasco carmesí y gorra de terciopelo, y sobre sus hombros mazas de plata con las armas de Lima.
Venían en extremo muy desvergonzados, en cuatro escuadrones, de la gente más lúcida e bien dispuesta de indios que se ha visto en estas partes, e más bien armada de pescuezos de carneros y ovejas y cueros de lobos marinos, crudíos, de infinitas colores, que era en extremo cosa muy vistosa, y grandes penachos, todos con celadas de aquellos cueros, a manera de bonetes grandes de clérigos, que no hay hacha de armas, por acerada que sea, que haga daño al que las trajere, con mucha flechería y lanzas a veinte e a veinte e cinco palmos, y mazas y garrotes; no pelean con piedras.