Ejemplos ?
4 Sobre la división del segundo mes estaba Dodai Ahohita: y Micloth era mayor general en su división, en la que también había veinte y cuatro mil.
su conocimiento y publicacion de su critica, es remitido por el mayor general Balcarce á quien lo pasó el comandante de Cotagaita D.
Por unas evidentes contingencias correspondió á nuestro exército auxiliar tocar á su retirada, ordenada por el valiente mi mayor general D.
Son las dos de la mañana, y media hora hace, que llegan dos ayudantes del exército, Roxas y Saravia, con el capitan Tollo, dandome de orden del mayor general Balcarce, el parte del resultado feliz para nuestras armas del ataque, que hicieron, los enemigos sobre la retirada de los nuestros de Tupiza á Suipacha, donde se fixaba el quartel general, habiendose destacado una fuerza de mas de mil hombres, al mando de D.
Luego que pasaron todos al nominado pueblo de La Bajada, me di a reconocer de general en jefe, y nombré de mayor general a don Nicolás Machain, dándole, mientras yo llegaba, mis órdenes e instrucciones.
Todo dispuesto, emprendió dicho mayor general á las doce y media de la mañana la marcha con la primera division, y con algun interválo marchó la segunda al mando de D.
Con este motivo me dirigí allí; mandé fuerzas a la Candelaria y ordené al mayor general que viese por sí mismo el ancho del río en aquella parte y me diese cuenta, pues no me fiaba del plano que llevaba, y veía muchas dificultades en este paso del Caraguatá, por su demasiada anchura.
Gregorio Perdriel con orden de sostener aquella, ó aprovechar sus ventajas, segun se dispusiese por dicho mayor general. A las quatro y media de la mañana se rompió el fuego por los nuestros y habiendo avanzado á uno de los pasos de Yuquerí, y tomando una batería, que estaba en él de 5 cañones, de los quales llevaron los enemigos en la fuga quatro, dexando uno que se clavó, apoderados de olla los nuestros, mandó el mayor general que la caballería, que había dividido en dos trozos sostubiese la infantería, que avanzaba.
A La vista de sus Torres se dió la famosa batalla que lleva aquel nombre, en donde el Mayor General Tristán, dobló el cuello a la espada de Belgrano, después de un combate sangriento (Febrero 20 de 813) a quien por respeto a su calidad de Americano, como lo eran la mayor parte de sus oficiales y tropa, concedió los honores militares para rendir las armas, y el restituirse a sus hogares, a condición expresa, de no tomarlas du­rante La Guerra de Independencia, promesa que violaron tan pronto como reentraron en Perú por mandato de las autorida­des Españolas, que reputaban no obligatorios los pactos con aque­llos a quienes denominaban “Insurgentes”.
General de brigada, ministro de guerra, Manuel Othon Jofré. General de división, inspector general del ejército, Carlos de Villegas. Mayor general, Gonzalo Lanza.
E. cópia certificada del oficio que con fecha 16 del corriente me ha dirigido el señor Mayor General desde su cuartel de Tupiza. El buen aspecto de los negocios del Perú nos promete ver en muy breves dias dilatado el influjo saludable de V.
El tiempo pasaba sin re­cibirlos, y tan beneméritos Soldados, se encontraban desnudos, impagos, y muchas veces, sin alimento. En vano los reclamaba con instancia, y aún despachó para apresurarlos, á su Mayor General.