matutino

(redireccionado de matutina)
También se encuentra en: Sinónimos.

matutino, a

(Del lat. matutinum.)
1. adj. De las primeras horas de la mañana me despertó la luz matutina que entraba por la ventana. matinal
2. Que se hace o sucede por la mañana prefiere el trabajo matutino para poder descansar por la tarde. matinal, matutinal
3. adj./ s. m. PERIODISMO Se refiere al periódico que sale por la mañana.

matutino -na o matutinal

 
adj. Relativo a las horas de la mañana.
Que ocurre o se hace por la mañana.

matutino, -na

(matu'tino, -na)
abreviación
1. relacionado con las horas de la mañana Al salir respiramos una brisa matutina cargada de aromas agradables.
2. nocturno que ocurre o se realiza de mañana una tarea matutina
3. diario que se publica de mañana leer la edición matutina de un periódico
Sinónimos

matutino

, matutina
adjetivo

matutino:

tempranomatinal,
Traducciones

matutino

matutí

matutino

matinal

matutino

morning

matutino

mattutino

matutino

Morgen

matutino

утро

matutino

ochtend

matutino

manhã

matutino

صباح

matutino

早晨

matutino

早晨

matutino

ráno

matutino

בוקר

matutino

matutino

아침

matutino

A. ADJmorning antes de s
B. SMmorning newspaper

matutino-a

a. of the morning, rel. to the early hours of the day;
enfermedad ___ del embarazomorning sickness;
rigidez ___ muscular y de las articulacionesmorning stiffness.

matutino -na

adj morning, in the morning
Ejemplos ?
La niebla matutina la invadía toda con su plomo opaco, pero mi mirada penetraba hasta el extremo opuesto, permitiéndome discernir cada uno de los edificios...
Que tú les das la niebla matutina que se pierde por leve y vaporosa, tú les enciendes llama que ilumina, tú su cráter entibias y reposa.
La luz primera que por limpia gasa o por alta vidriera cristalina, lánguida y suave a iluminarme pasa es mi dulce visita matutina.
IV Desde sus lindos ojos, trémulo se desprende, más puro que la lumbre matutina, el rayo que mi espíritu ilumina y en dulcísimo amor mi pecho enciende.
Ya el alba matutina va a saludar la alondra, y el ruiseñor ya trina a su hembra al reclamar; ya cuando duerme el viento, prudente la cigüeña sobre la corre enseña sus pollos a volar.
Bella de honda poesía, suave de inmensidad serena, de extensa melancolía y de grave silencio plena; o bajo el escudo del sol y la gracia matutina, sonora de la pastoral diana de cuerno, caracol y tuba de la vacada; o del grito de la triunfal máquina de la ferro-vía; o del volar del automóvil que pasa quemando leguas, o de las voces del gauchaje, o del resonar salvaje del tropel de potros y yeguas.
Ella verá, con desusado estilo, toda regarse, y regalarse junto, de un salido de Dios sagrado Nilo; recogida su luz toda en un punto, aquella mirará de quien es ella indinamente imagen y trasunto y, cual de amor la matutina estrella dentro el abismo del eterno día, se cubrirá toda luciente y bella.
Es clamada, y eslo de los çielos Reyna, Tiempo de Ihu Xpo, estrella matutina, Sennora natural, piadosa veçina, De cuerpos y de almas salut e mediçina.
Cuando el coche se paró en la dirección indicada, la niebla se levantó un poco descubriendo un miserable callejón con una tasca de vino, un equívoco restaurante francés, una tienducha de verduras y periódicos de un sueldo, niños piojosos agachados en las puertas y muchas mujeres de distinta nacionalidad que se iban, con la llave de casa en mano, a beber su ginebra matutina.
II Más precio en este valle y pobre aldea, términos de mi vida peregrina, despertar cuando el aura matutina las copas de los árboles menea; y, al volver de mi rústica tarea, hora, en la tarde, cuando el sol declina, mirar desde esta fuente cristalina el humo de mi humilde chimenea, que en la rodante máquina lanzado cruzar como centella por los montes; pasar como relámpago el poblado; robar, en fin, al péndulo un segundo, y, en pos de los finitos horizontes, sentir la nada al abarcar el mundo.
En los rastrojos, varias veces removidos, vino la alfalfa como bendición del Cielo; y los pechos amarillos, chacotones y bulliciosos, ayudaban a destruir en ella la isoca, en recompensa de la hospitalidad que se les diera en los sauces, ya frondosos, del primitivo corral, que llenaron de nidos y de la alegre algarabía matutina y vespertina de sus contiendas amorosas.
III - Jesús En la cruz del helénico guerrero La Patria, santo amor, nos ilumina; La libertad albea matutina Del tracio esclavo en el suplicio fiero.