mato

Búsquedas relacionadas con mato: nato

mato

s. m. Conjunto de matas y maleza. matorral
Ejemplos ?
Parrón se apeó muy despacio, descolgó su escopeta de dos cañones, y, apuntando a sus camaradas, dijo: - ¡Imbéciles! ¡Infames! ¡No sé cómo no os mato a todos! ¡Pronto!
EL ÚLTIMO GRITO DE LA, MODA ES LLEVAR LA BOCA TAPADA, ESTILO ORIENTAL ESTIMABLE Y ORIGINAL COLECCIÓN DE ROPA INTERIOR, ÚNICA EN EL MUNDO, TIENE LA DESTACADA DAMA DE NUESTRA ALTA SOCIEDAD: DOÑA BEATA ABURRU DE LOS ALTOS MONTES Y DEL VALLE DE LAS LOMAS. MATO PARA DARLE DE COMER A SUS HIJOS.
Hay otra en las que como priísta y como Presidente de la República puedo opinar, hay cuestiones realmente funcionales, orgánicas que le dan mucha vida al partido, que le pueden dar mucha vida al partido, y que yo sé que si yo intervengo le mato esa vida.
Agazapóse el cazador todo lo que pudo, deslizóse de mato en mato y de bardal en bardal, como una culebra, para no ser visto ni sentido del animalito, cuya vigilancia es proverbial en el país, apuntóle con la escopeta cuando le tuvo a tiro y a su gusto, y...
Se queda seco y articula luego: -¡Me lo quebró, me lo botó, porque el maestro Ricardo no la quiere! -¡Callá, desgraciao... o te mato! Le ase de la greña, le arrastra, le da contra el suelo.
-Pos sí, hija mía -continuó la de los Chícharos, aprovechando el inciso de su marido para tomar resuello-, haz tú caso de lo que yo te digo, con los hombres no hay que ser ni palomas ni zarzales; hay que llevarlos y sobrellevarlos con muchísimo pesqui, y decirles con los sacais «Júrgame» y con la boca: «Como me jurgues te mato», y sobre tó, Curra, sobre tó que no se enteren nunca de cómo pones tú el perfil cuando se te va er sentío, porque los hombres en cuantito se enteran de eso ya no quieen saber más.
Pero todo eso no sirve, pues pensarás que me jacto de que quizá fueran buenos a haberlos hecho despacio; y no quiero que tal creas, sino sólo que es el darlos a la luz, tan sólo por obedecer un mandato. Esto es, si gustas creerlo, que sobre eso no me mato, pues al cabo harás lo que se te pusiere en los cascos.
La cara se le desencajó; le temblaban los labios como si tuviera tercianas. "Yo mato a esa arrastrada, a esa sinvergüenza". Y, atontado y frenético, se lanza a la cocina, agarra una astilla de leña, y cada golpe escupe sobre la hija un insulto, una desvergüenza, una bajeza.
¿Por qué me instigas cuando ya, solícito, hago lo que puedo? Desde que los rechazamos hacia Ilión mato hombres, valiéndome del arco.
ECO: Mate. GALÁN: Si yo lo mato me pierdo, porque no hay caso escondido; ¿qué te parece que ha sido todo este mi nuevo acuerdo? ECO: Cuerdo.
Conforme en que he sío yo el que me he matao..., porque es que esto a mí me mata, porque es que yo, antes de permitir que a Trini se la lleve otro hombre, mato a ese hombre, mato a Trini y mato...
Entonces yo estimo así a modo grosso, creo que un amigo suyo decía a grosso modo. Presidente Chávez: ¡Mato grosso! Jorge Giordani: Mato grosso.