materialista


También se encuentra en: Sinónimos.

materialista

1. adj. Del materialismo adoptar una actitud materialista ante la vida.
2. adj./ s. m. y f. FILOSOFÍA Que es partidario de la doctrina filosófica del materialismo.
3. Que concede excesiva importancia a los intereses materiales el mundo occidental es cada vez más materialista; los materialistas no suelen tener en cuenta la moral. espiritualista
4. s. m. y f. CONSTRUCCIÓN Vendedor o distribuidor de materiales de construcción.

materialista

 
adj.-com. Díc. del partidario del materialismo.
com. Persona que se dedica a la venta de materiales de construcción.

materialista

(mateɾja'lista)
abreviación
1. persona que otorga excesivo valor a los bienes materiales una mujer materialista
2. característica que propia de este tipo de personas un capricho materialista
Sinónimos
Traducciones

materialista

materialista

materialista

materialistischen

materialista

matérialiste

materialista

materialistische

materialista

materialista

materialista

materialistisk

materialista

A. ADJmaterialist(ic)
B. SMFmaterialist
C. SM
1. (Méx) (= camionero) → lorry driver, truckdriver (EEUU)
2. (Méx) (= contratista) → building contractor
Ejemplos ?
Tlacaelel fue el ideólogo del imperio Azteca, tomó los elementos de la antigua herencia Tolteca que el consideró útiles y provechosos, pero dándoles una orientación materialista y fundamentalmente transgrediendo los preceptos milenarios de Quetzalcóatl.
Esclavo de su indolencia, de que resbala se olvida tan torpemente su vida de una en otra bacanal: y que depuesto el decoro de un caballero cristiano, vive como un africano, materialista inmoral.
El sacerdote volvió su mirada hostil al pedantesco congénere, y el doctor Denis comprendió que le convenía disimular su sabiduría materialista, y para hacerse perdonar la indiscreción, repuso: -La declaración del niño, ¿coincidió con la de los mayores?...
en su mentalidad dotada de una capacidad de semiosis materialista-dialéctica, habla de esa inutilidad de los esfuerzos humanos egoístas, que ya el mundo prehispánico, tanto en su poemática como en sus ensayos, huehuetlatolli (charlas de los ancianos, hombres de conocimientos), se ha delineado.
Y todo esto que parecería tan actual, bien que lo sabían nuestros abuelos meshicas–tenochcas, como herederos directos de una gran concepción filosófica materialista–naturalista de la vida.
En efecto, mientras los aztecas desarrollaban su ideología imperialista-militar-materialista, representada en la dualidad Tláloc-Huitzilopochtli, muchos otros pueblos como los mayas, purépechas, tepanecas entre otros mantenían la antigua dualidad Tláloc-Quetzalcóatl, que aún se manifestaba en algunos de los pueblos de la llamada triple alianza, ya que los texcocanos por influencia de Netzahualcóyotl se mantuvieron fieles a la antigua doctrina tolteca.
TERCERO: Vigotsky, quien entre los años veinte y treinta de nuestro siglo, proponía en la creciente Unión Soviética, puntos de vista que hacían girar las experimentaciones pavlovianas hacia un encuentro justificadamente materialista dialéctico acorde con la tendencia partidista del Estado enfatizaba, si no en el determinismo social e histórico, sí en la importancia de la influencia de la cultura y sus signos en el desarrollo del ser humano y de su conciencia.
El nefasto descifrado hispánico acomodó todo un filosofar naturalista y materialista a sus propios códigos feudales y nos lanzó a una pérdida de identidad que aún hoy es evidente en los mexicanos.
La ausencia de la fuente generadora de un movimiento cultural, que duró muchos siglos y la consiguiente degradación de sus formas externas en el período Postclásico; así como el surgimiento emergente de la doctrina místico-guerrera-materialista, simbolizada por Huitzilopochtli de los aztecas, prepara los acontecimientos de la conquista.
Constituye para el mundo preamericano un concepto eminentemente holístico y materialista, aunque a esto se le designe con cierto nivel peyorativo como pensamiento precientífico.
El sentimiento nacionalista permanecerá pese a los mercaderes del internacionalismo materialista; para quienes la soberanía de las naciones es un estorbo en su negocio de poder, hombres y mercancías.
La filosofía materialista comenzó a parecerle menos antipática, y en la duda de si había o no algo más que hechos, se consagró al epicureísmo, en latín por supuesto, no en la práctica.