Ejemplos ?
Hoy hay que decir lo mismo, el despeje, la solución pues, como la matemáticas, éste es un lenguaje muy matemático, ustedes lo ven, el despeje de la misteriosa incógnita, una fórmula muy complicada es la del hombre en libertad, cuán complicada, nunca se despejó, han pasado 202 años y aún no se ha despejado todavía, se trató de despejar, se ha tratado de despejar, pero la fórmula se complica de nuevo.
Porque todos los hombres de espíritu elevado que han vivido en al-Andalus, antes de que se divulgase en este país la ciencia de la lógica y de la filosofía, consagraron su vida únicamente a las ciencias matemáticas, alcanzando en ellas un alto grado, y no pudieron estudiar lo demás.
Entonces, por un fenómeno especial, en vez de preocuparme de mi profesor de matemáticas, que no logró nunca hacer que yo comprendiese el binomio de Newton, pensé, -todavía vaga y misteriosamente,- en mi prima Inés.
Allí lo principal eran las matemáticas y la Náutica, la Geografía y la Física después, la Economía mercantil acaso; pero la Psicología, ¿para qué les servía a los muchachos?
—Disputo la validez, y por consiguiente, el valor de esa razón que es cultivada en una forma especial distinta de la abstractamente lógica. Disputo, en particular, la razón extraída del estudio de las matemáticas.
En el año dieciséis se crearon dos liceos a los que en el año veinte se llamó Miranda y Rodó dirigidos por el profesor Samonati y el doctor Lapeyre, sustituido en 1929 por Armando Acosta y Lara y luego Maggiolo. Allí enseñó historia el doctor Ferreiro y dieron clase de la materia Carlos Travieso y Pérez Olave, Matemáticas O.J.
Permítanme leerles o adelantarles parte del informe que luego con todos los datos les llegará del cual participaron 277.959 estudiantes, 7.308 escuelas en 4 disciplinas: matemáticas, ciencias naturales, lengua y ciencias sociales.
El era el gran señor, el sabio, el filósofo, el artista, el conocedor de todas las ciencias: sabía medicina y botánica; astronomía y matemáticas; y arquitectura y física; y química y zoología.
La Sociología, la Psicología, la Antropología, la Neurología, las propias Matemáticas y otras más, se acercan afanosas a la descripción y explicación del lenguaje desde sus curiosas miras.
En una sociedad democrática, en la que hasta doctores en física o en matemáticas, no se diga en letras o psicología, para ganarse la tortilla pueden dedicarse a chafiretes, el alborozo de esta canción es una muestra de esos personajes, nuevos Garatuzas, o Periquillos, o Quince uñas, o Pito Pérez, o Picaflores, que exclaman:“¡Ya chole chango chilango, qué chafa chamba te chutas!
Y no solamente en aquello, sino en las demás ciencias matemáticas, como la geometría, la astronomía y la música, porque mientras hacían la digestión de sus comidas, construían mil alegres instrumentos y figuras geométricas y a la vez practicaban los cánones astronómicos.
La demostración de matemáticas más complicada, como, por ejemplo, la de uno de los porismos de Euclides, no lo es tanto como el mecanismo de algunos relojes y de las diferentes operaciones interesantes y variadas de diversas artes».