matalascallando

matalascallando

adj./ s. m. y f. Se aplica a la persona astuta que persigue sus fines sin aparentarlo no te fíes de él porque tiene fama de matalascallando. hipócrita
NOTA: En plural: matalascallando

matalascallando

 
adj.-com. Díc. de la persona astuta que persigue sus fines sin aparentarlo. Se escribe también mátalas callando.
Ejemplos ?
Se trata de un diálogo renacentista en el que conversa con otros personajes del folclore como Perico de los Palotes, Juan de Voto a Dios, Matalascallando, Juan de las Calzas Blancas, Pedro por Demás o el Bobo de Coria.
Así, el personaje de Matalascallando dice de Pedro de Urdemalas: De este modo, a partir de un personaje del folclore, aparece un protagonista interesante por su capacidad sentenciosa y sabia, que es el que podrán aprovechar escritores cultos como Miguel de Cervantes a lo largo del Siglo de Oro.
Y es que el chismoso matalascallando, mosquita muerta, ha logrado la atención de sus congéneres con argucias humorísticas que se toman el aire de alta sátira y han encontrado apoyos comerciales que los imponen, aunque sus intentos no lleguen ni a caricaturas (¿Sabrán de Petronio 66; Apuleyo, 158; Boccaccio, 1353; Villón, 1463; Rabelais, 1532, 1534, 1546, 1564; Quevedo, 1626, 1627, 1648; Villiers de l’Isle-Adam, 1886; Jarry 1896, 1911 o Joyce, 1922; por citar algunos, según obligan las serias jerarquías investigativas ?).
-Yo soy -dijo- Matalascallando, y nadie sabe por qué me llaman así, y es bellaquería, que quien mata es a puro hablar, y esos son matalashablando; que las mujeres no quieren en un hombre sino que otorgue, supuesto que ellas piden siempre, y si quien calla otorga, yo me he de llamar Resucitalascallando.