matón


También se encuentra en: Sinónimos.

matón, a

1. s. coloquial Persona que presume de valiente, propensa a pelearse y a intimidar o acobardar a los demás un matón nos acorraló en una esquina y nos humilló. chulo, pendenciero
2. Persona que trabaja al servicio de otra para intimidar a los demás, hacer de guardaespaldas o proteger la entrada de un local público el traficante de drogas va siempre acompañado por dos matones. gorila

matón

 
m. fig. y fam.Sujeto pendenciero y arrogante; espadachín.

matón

(ma'ton)
sustantivo masculino
1. persona que hace alarde de su valentía y busca resolver sus asuntos peleando Tus maneras de matón no son adecuadas para tratar con damas.
2. guarda personal de una persona importante Ese usurero anda siempre rodeado de matones.
Sinónimos

matón

sustantivo masculino
Traducciones

matón

chuligán, surovec

matón

bølle

matón

kiusaaja, kovanaama

matón

brute, voyou

matón

nasilnik, siledžija

matón

凶悪犯, 弱い者いじめをする者

matón

불량배, 흉악한 악당

matón

ligist, översittare

matón

อันธพาล

matón

du côn, kẻ hay bắt nạt

matón

SM (= bravucón) → thug; (en el colegio) → bully, thug
matón de barriolocal thug, local bully-boy
Ejemplos ?
El esparrelló dejóse caer en línea recta, y en una hondonada abierta, por las dragas en el fango, vió tumbado como un canónigo a un reig corpulento, que por lo menos pesaba cuatro arrobas; un animalote insolente y matón que cobraba el barato en todo el golfo, y apenas movía una agalla hacía temblar a todo el escamado enjambre.
No arrulla tórtola triste Con lastimero clamor, Entre el follaje sombrío Su enamorada aflicción; Ni estremeciendo las plumas, Al dar arranque a la voz, En dulces trinos gorjea Armonioso el ruiseñor; Ni se oye de los insectos El ronco y cansado son; Ni los olmos se columpian Con susurrante rumor; Ni las espigas se doblan En vistosa confusión; Ni entona groseras letras Allá en el valle el pastor; Ni trepa la suelta cabra Por el agudo peñón, De una vana hierbecilla, Libre y caprichosa, en pos; Ni ladra el mastín atento; Ni aúlla el lobo traidor; Ni cruza por la vereda De hormigas largo cordón; Ni en la ciudad, ni en el llano, Ocioso ni reñidor, Aguarda en peña o esquina, Amigo, dueña o matón...
-Pos lo que he ensoñao ha sío que un tal don Paco, un injerto de litri y de matón...
Le conocían bien por sus brutales majaderías, por sus caprichos de matón...
Como no había corrido sangre ni valía un pepino la querella, la justicia no volvió a acordarse de él; pero Juan, que había cobrado gusto por la vida holgazana y regalada del convento, se avino a vestir el hábito de lego, aunque sin renunciar por eso a sus humos de matón.
Este tal, galán y apuesto, de cara muy expresiva, de talle en extremo airoso, de aguda fisonomía, con aire matón y jaque, calzas de majo y ropilla, con un inmenso chapeo de alas luengas y tendidas, con su cuera y sus mangotes, y sus frascos en la cinta, de recamos adornada y de escarcela provista, se acerca al rey, y apoyado del arcabuz en la horquilla, y zarandeando el cuerpo, cual hombre que nada admira: «Señor -con ceceo dice, y lengua, aunque gorda, viva-: Cuando mi sargento anoche me dijo que combatía »vuestra alteza en este empeño, preparé varias cosillas; los trastos que en tales lances cualquier hombre necesita.
De repente se vio con sorpresa que «matón y gato comían en un plato»; o lo que es lo mismo, que jesuitas y franciscanos se pusieron a partir de un confite, y que se visitaban y había entre ellos comercio de finezas y cortesías, a la par que alianza ofensiva y defensiva contra las otras comunidades.
Un «de armas tomar», muy bueno para amigo del Curro Piques choro y matón, de los quince a los cincuenta años; muy alto para yerno del zeñó Curro, rico espartero do la Cava.
El tercero en discordia es Sanosuke Sagara, un matón que formaba parte de un grupo de civiles que lucharon por el ejercito, pero fueron eliminados.
Mercenarios no son los que van a la guerra por amor a su patria. Un mercenario es un matón a sueldo. Es alguien que mata, que derrama sangre por dinero, la sangre del que sea.
Hace un tiempo, para cometer delitos sin riesgo de la propia persona y reputación, se pagaban y se mandaban a matones. Yo fui el primero que dispuse de un "matón" que mandaba por ahí para que me proporcionase satisfacciones.
-¡Si lo conociera yo, de la paliza que le arrimaba en los lomos lo dejaba para el hospital de tísicos! -decía con aire de matón un jefe de club que en todo bochinche se colocaba en sitio donde no llegasen piedras-.