marrueco

(redireccionado de marruecas)
También se encuentra en: Sinónimos.

marrueco

s. m. Chile INDUMENTARIA Y MODA Bragueta del pantalón.

marrueco, a

adj. De Marruecos. marroquí
Traducciones

marrueco

Moroccan

marrueco

/a ADJ, SM/F = marroquí A
Ejemplos ?
De hecho, el tópico pasó a ser de tan extendido uso que provocó la queja por la queja en autores como Cadalso o Larra (Cartas marruecas, En este país —véase Ser de España—).
En España destacan Diego de Torres y Villarroel, Eugenio Gerardo Lobo, José Francisco de Isla, León de Arroyal y el médico Manuel Casal, más conocido por su seudónimo «Lucas Alemán» y todavía mal estudiado y peor conocido, que practica un humor verbal bastante alejado de los cauces de la sátira habituales en el siglo XVIII, vertida a través de epigramas, fábulas (Tomás de Iriarte, Félix María Samaniego, Cristóbal de Beña o Pablo de Jérica) o amplias sátiras en verso (Leandro Fernández de Moratín) o en prosa (Cartas marruecas o Los eruditos a la violeta de José Cadalso).
En la literatura se recurre a la opinión de un extranjero para estos análisis sociales, como en Las Cartas Marruecas del español José Cadalso, basadas en las Cartas Persas del francés Montesquieu.
La propia circulación de ideas y opiniones en los círculos ilustrados podrían explicar la coincidencia en ciertos temas, que, como en el caso de la crítica a la aristocracia o el clero, pueden encontrarse en otros autores que no participaron en El Censor, como José de Cadalso y sus Cartas marruecas o periódicos anteriores, tales como El Pensador de Clavijo y Fajardo.
En realidad, es una nueva forma en la que se vierte la vieja preocupación patriótica por la decadencia del país, que se expresó en los siglos XVI y XVII a través de la obra de los arbitristas y en el siglo XVIII por medio de la Ilustración y el reformismo borbónico, a veces satirizado en la figura del llamado proyectismo al que atacara José Cadalso en sus Cartas marruecas.
En España, de penetración más tardía, José Cadalso escribe sus Cartas marruecas (1789) a imitación de las de Montesquieu para criticar el retraso del país a la luz de un supuesto crítico extranjero.
Otras novelas epistolares en español son Cartas marruecas (1789) de José Cadalso, Cornelia Bororquia (1799) de Luis Gutiérrez, Pepita Jiménez (1874), de Juan Valera, La incógnita (1889) y La estafeta romántica (1899) de Benito Pérez Galdós y Mrs Caldwell habla con su hijo (1953) de Camilo José Cela.
En el siglo de las luces, la crítica ilustrada, desde la precoz de Feijoo (Teatro crítico universal) a la desesperanzada de José Cadalso (Cartas marruecas, y Defensa de la nación española, ambas respuesta a las Cartas persas de Montesquieu), pasando por la academicista de Antonio Ponz (Viage de España), percibía el atraso acumulado por España desde el Siglo de Oro frente a la deslumbrante Francia del Grand Siècle y la Encyclopédie.
A aquella tertulia de San Sebastián acudieron los mejores escritores del momento con ánimo de leer y discutir las tragedias italianas y francesas de moda, las sátiras y la Poética de Boileau, la segunda edición de la Poética de Ignacio de Luzán y las obras del discutido Jean-Jacques Rousseau. El ilustrado José Cadalso leyó allí sus primeras Cartas marruecas, antes de publicarlas.
“Creación de una frontera literaria: perspectivismo y contradicción en las Cartas Marruecas de José Cadalso” en ILCEA, Revue de l'Insitut des langues et cultures d'Europe et d'Amérique de l'Université Sthendal 3, de Grenoble (julio de 2013).
Ejemplos de ello son Los eruditos a la violeta de José de Cadalso y varios episodios de las Cartas Marruecas, del mismo autor; o poesías satíricas como las fábulas de Tomás de Iriarte y Félix María Samaniego.
Sin embargo, la mayoría de los estudiosos cree que el flamenco es una forma de música de tablado o escenario del siglo XVIII y principios del siglo XIX, al igual que el tango, el rebetiko o el fado, a pesar de admitir posibles influencias de estas fuentes. Las primeras referencias serias se tallan tal vez en las "Cartas Marruecas" de José Cadalso de 1774.