marras

Búsquedas relacionadas con marras: Maras

marras

(Del ár. marra, una vez.)
loc. adj. despectivo Indica que aquello de lo que se habla es muy conocido en la expresión de marras el hotelito de marras estaba de lo más descuidado.
Traducciones

marras

Marras

marras

Marras

marras

Marras

marras

Marras

marras

ADV
1. de marras: es el problema de marrasit's the same old problem
el individuo de marrasyou-know-who
volver a lo de marrasto go back over the same old stuff
2. (Andes) hace marras que no lo veoit's ages since I saw him
Ejemplos ?
Aún no habían terminado estas faenas, cuando se oyeron pasos precipitados acompañados del crujir de almidonadas faldas. Doña Rita apareció en la puerta: traía en las manos uno de los peluquines de marras.
los de marras, si se exceptúan un par de ellos que sustituían a Lorenzana y Romero Ortiz, por haber éstos cometido la imprudencia de decir más de una vez que dimitían sus cargos respectivos.
Y echó a sus cofres siete cerrojos sobre los setenta que ya tenía, y volvió a guardarlos bajo siete estados de tierra, y dijo: «No voy, porque habrá palos». Porque aún le dolían los de marras.
En el capitulito de marras el Presidente mencionó "más programas de apoyo al transporte colectivo mediante autobuses nuevos o reconstruidos", no olvidamos los miembros de la Comisión del Distrito Federal que el regente Ramón Aguirre, nos dijo hace casi dos años, que más de la mitad del parque vehicular que recibió era chatarra.
-Amén -añadió el pescador de marras, presentándose en la sala con una gran jarra de aguardiente y un vaso en una mano, un plato lleno de queso en la otra, y un guardia civil ...
Pero aquí fué ella; porque el Diccionario, como el cura de marras, nos salió con la enflautada de que aquélla no es palabra castellana.
Todo lo que yo había visto eran paredes, sin ver en ella silleta, ni tajo, ni banco, ni mesa, ni aun tal arcaz como el de marras: finalmente, ella parecía casa encantada.
A los viejos nos queda la afición y el compás, como al mú- sico de marras, y llenamos un deber de conciencia y de pa- trioüsmo dirigiendo una palabra de aliento y simpatía á los jóvenes que, con sobra de fe y de entusiasmo, se aventuran en el revuelto campo de las letras.
Después de la escena interesante en que ocurre la peripecia o súbita mutación de fortuna y el reconocimiento inesperado de madre e hijo, que desempeñan mejor los actores que el autor, la buena señora va a buscar a su marido para decirle que se separe de Warner, porque no quiere que su hijo le conozca, y es que ya sabe cómo las gasta; teme que se le seduzca y que le haga pasar al capitán otro rato igual al de marras, y tiene razón: para un militar que viene cansado del camino no sería el mejor recibimiento.
De todo había en su nueva esfera de acción, especialmente de zozobras e inquietudes, dándoselas, y no flojas, la mala traducción que sus obras hallaban en el almacén de marras, único punto adonde él se atrevía a llevarlas, porque en la población del centro seguro estaba él de que no pasaban.
Se conoce que está disgustado en que blasfema entre dientes (¡adiós moldes!) y da patadas, pietinando sobre la plaza, como diría el traductor de marras.
Y don Pedro cambió la disyuntiva de marras y dijo: o el desahucio o pagarme las rentas atrasadas yendo Ramón a servir al rey en lugar de Eleuterio.