marmóreo

(redireccionado de marmóreas)
También se encuentra en: Sinónimos.

marmóreo, a

(Del lat. marmor, mármol.)
1. adj. De mármol. marmoroso
2. Que tiene alguna propiedad del mármol.

marmóreo -a o marmoso -sa

 
adj. Que es de mármol.
Semejante al mármol en alguna de sus cualidades.

marmóreo, -rea

(maɾ'moɾeo, -ɾea)
abreviación
que es de mármol o presenta sus características un loza marmórea
Sinónimos

marmóreo

, marmórea
adjetivo
marmoleño.
Marmóreo es menos usado que marmoleño.
Traducciones

marmóreo

marble

marmóreo

marmoreo

marmóreo

Marmor

marmóreo

marbre

marmóreo

мрамор

marmóreo

mármore

marmóreo

الرخام

marmóreo

marmur

marmóreo

мрамор

marmóreo

大理石

marmóreo

大理石

marmóreo

mramor

marmóreo

marmor

marmóreo

השיש

marmóreo

大理石

marmóreo

대리석

marmóreo

marmor

marmóreo

หินอ่อน

marmóreo

ADJmarble antes de s, marmoreal (frm)
Ejemplos ?
Pero, ¿qué corazón la más que humana beldad, no dejará de amor cautivo, de alguna, o Venus, o Minerva, o Diana, marmóreas hijas del cincel Argivo?
Llanto, pena, dolores, aflicción, no bastaría a sentir un castigo tan injusto. Los jueces, los ancianos, sus enemigos, con semblante adusto a las gradas marmóreas subían.
Polvo serán las almenas, polvo las marmóreas salas, polvo barrido del viento muros y torres cuadradas; y aún se alzará sobre el monte la ermita, cuya campana sonando trae a mi oído voces que al cielo me llaman.
No nos conviene su enemistad.) y tarareando una cancioncilla piafiana subió graciosamente por las marmóreas escaleras nacaradas rumbo a su recámara rococó.
No es el risueño Egeo que circundan Cual ceñidor las Cícladas marmóreas; Ni el golfo que con dórica armonía De Nápoles arrulla a la Sirena Cabe la sacra tumba de Virgilio; Ni el vago azul de la marina Jonia; Sino el Ponto que azota a Caledonia, Y roto entre las Hébridas resuena, Titán cerúleo que a la yerta gente Hace temblar en la postrera Tule, Y cabalga entre nieblas y borrascas Sobre el inmenso Leviatán, que nutre Con pestífero aceite la candela Del céltico arponero.
El poeta vió llegar una joven de un rincón del jardín, hermosa, triunfal, sonriente; y no quiso tener tiempo sino para meditar en que son adorables los cabellos dorados, cuando flotan sobre las nucas marmóreas, y en que hay rostros que valen bien por un alba.
o morena, sino casi etiópica, era Currita la Mayorala, hembra de veinte abriles, de pelo rizozo, abundantísimo y negro como el azabache, con ojos de antílope en celo, tez fina y renegreante, de facciones enérgicas como las de un gitano adolescente, y cuerpo lleno, robusto, de marmóreas y arrogantes curvaturas y suelto y ágil como el de la más gentil bailadora.
¡Ah, cuando crujió otra vez la puerta, cómo se puso recién a temblar en el agua sombría el negro cuerpecito de Finamora, y cómo vio ésta de bien que nada debía envidiar a las carnes marmóreas de su señorita!
Tú en altos montes nuestro globo elevas, cual gigante sostén del firmamento, y ya en valles le bajas y quebradas, por que así con escenas siempre nuevas y bellezas sin cuento se deleiten del hombre las miradas; tú, en las alpestres rocas, capaces grutas y profundas cuevas abres, cual negras bostezantes bocas: tú con puro inexhausto licor frío las hondas fuentes cebas; por ti nunca de andar se cansa el río que viaja sin cesar al océano, y nuestra vida rápida retrata; por ti, cual sierpe de brillante plata, por el herboso suelo va jugueteando músico arroyuelo: Tú das a las montañas marmóreas y metálicas entrañas...
Tienes torres con campanas Y transparentes labores, Castillos con castellanas Que aguardan a su señor, Y bóvedas horadadas, Y silenciosas capillas Donde en marmóreas almohadas Yace el muerto fundador.
Era el 2 de agosto de 1814 y el pueblo se dirigía en tropel a la Alameda de los Descalzos (fundada en 1611), que no ostentaba el magnífico jardín enverjado ni las marmóreas estatuas que hoy la embellecen.
Los coge el héroe, sin él saber, y se inviste por los hombros el jugo de la hidra de Lerna. Inciensos daba y palabras suplicantes a las primeras llamas, y vinos de una pátera vertía en las marmóreas aras.