mareante

mareante

1. adj. Que produce mareo no soportaba el mareante vaivén de la embarcación.
2. Que causa molestia o enfado por su constante movimiento o pesadez su verborrea es mareante. mareoso
3. adj./ s. NÁUTICA Que practica la navegación. navegante
4. s. m. pl. NÁUTICA Gremio de navegantes para la defensa de sus intereses comunes.
Ejemplos ?
Al entrar en el salón, donde hacía un calor insoportable y flotaba un vaho de cuerpos humanos espeso y mareante, algunos hombres, entre ellos dos huéspedes de la fonda, jaraneros y corridos, acogieron a la forastera con una gran granizada de piropos, que la pusieron carmesí, mitad de orgullo y mitad de vergüenza.
A través de los párpados entornados veía erguirse y doblarse sobre mí, guardando el mareante compás de la bogada, aquella figura de carbón, que unas veces me sonríe con sus abultados labios de gigante, y otras silba esos aires cargados de religioso sopor, una música compuesta solamente de tres notas tristes, con que los magnetizadores de algunas tribus salvajes adormecen a las grandes culebras.
Un vago olor marino, olor de algas y brea, mezclábase por veces al mareante de la campiña, y allá, muy lejos, en el fondo oscuro del horizonte, se divisaba el resplandor rojizo de la selva que ardía.
Y en tales noches, el momentáneo fulgor de un fósforo no tiene otra utilidad que apretar enseguida la tiniebla mareante, hasta hacernos perder el equilibrio.
La raza indígena pura del mareante santanderino, tal cual existía aún, desde tiempo inmemorial, diez u once años ha, iba en aquel ataúd a enterrarse con Tremontorio, porque bien puede asegurarse que éste fue el último de los ejemplares castizos y pintorescos de ella.
Alto, enjuto, bien proporcionado, morenísimo, guapo en suma, Mario Quiñones perdía, en mi concepto, todas estas ventajas por su inquietud mareante y su vertiginosa exaltación.
Pero a las vacas falta evidentemente la decisión masculina de permitir en la piel sangrientos rasguños, y apenas introducían el cuello, lo retiraban presto con mareante cabeceo.
En la catedral sombría que Guadalquivir retrata, aún no del perverso gusto, cual después, contaminada, devoto entra el mareante cuando el son de la campana a las vísperas solemnes a los fieles convocaba.
-¿De ónde vienes, tiña? -le preguntó el viejo mareante, abrazando con cariño, pero muy admirado, al aparecido. -Del departamento -respondió el Tuerto.
La mujer se ha borrado por completo. El borracho mira las casas balancearse, inexplicablemente, y se esfuerza en detener ese movimiento mareante.
Cuando parecía que su fin llegaba, aún tuvo oportunidad de volver a brillar; un equipo de amateurs soviéticos fue autorizado a participar en la Vuelta a España de 1986, donde “Soukho” llegó a ser segundo en una fuga de más de 250 kilómetros, donde fue derrotado por el ahora ex-director de Cofidis, Alain Bondue, con un top-5 de etapa mareante: Van Impe, Kelly y Fignon lo completaban.
Ese día, también se registró la mayor entrada de asistentes en la historia del deporte leonés, con 27.428 espectadores. La Cultural y Deportiva Leonesa recaudó en ese partido la mareante cifra de 1.083.044 pesetas.