maravedí

(redireccionado de maravedíes)

maravedí

(Del ár. murabiti, relativo a los almorávides, que acuñaron esta moneda.)
1. s. m. COMERCIO, HISTORIA Antigua moneda española que ha tenido diferentes valores y calificativos.
2. no importar o importar algo un maravedí Tener muy poco valor o ninguno no les importó un maravedí que te fueras, de hecho, no te echaron de menos.
NOTA: En plural: maravedíes, maravedises

maravedí

 
m. Moneda española, efectiva o imaginaria, de diferentes valores y calificativos.
maravedí alfonsí, blanco o de plata Moneda castellana de plata del s. XV.
maravedí burgalés Moneda de vellón de los reinos de Asturias, León y Castilla, del s. XIII.
maravedí de oro Moneda de oro de los reinos de Asturias, León y Castilla, del s. XIII.
maravedí novén o viejo Moneda castellana de vellón, de los ss. XIV al XVI.
Traducciones

maravedí

SM (maravedís o maravedises (pl)) old Spanish coin
Ejemplos ?
El hombre conoció la razón, y entonces me reduje a pedirle prestados, nada más que prestados, algunos maravedíes, a cuenta del sueldo que gano en su contaduría.
-Peor se la quiso jugar él a dambos, que poique el padre de la zagala le debía unos cuantos maravedíes y er probe no los tenía pa pagárselos, lo puso entre la espá y la paré y de la necesiá jizo ley y de la jambre martillo.
Y mandamos que durante el dicho tiempo de los dichos seis años, ninguna otra persona lo pueda imprimir ni vender, sin el dicho vuestro poder so pena que el que le imprimiere, o vendiere haya perdido y pierda la impresión que así hiciere, y mas incurra en pena de diez mil maravedíes, los cuales se repartan, la tercia parte para la nuestra Cámara, y la otra tercia parte para el que lo sentenciare.
Demás de esto la renta y aprovechamiento de que goza como cura son 50000 maravedíes que Su Magestad ha mandado pagar a todos los Curas de pueblos españoles, y se le pagan en los cuatro novenos, conforme a la erección del Obispado, y el resto se suple de la Caja Real; son 162 pesos y dos reales.
Y por esta nuestra Cédula mandamos a cualesquier(a) (de) nuestras Justicias, a cada uno en su jurisdicción que guarden cumplan y ejecuten lo en ella contenido, y contra el tenor y forma de ella, no vayan ni pasen, ni consientan ir ni pasar por alguna manera, so pena de la nuestra merced y de diez mil maravedíes para la nuestra Cámara a cada uno que lo contrario hiciere.
Sabes que nunca he sido jugador, entré allí engañado por un mal amigo, en la creencia de que todo iba a reducirse a trabar conocimiento con ciertas damas elegantes, de virtud equívoca (demi--monde puro), so pretexto de jugar algunos maravedíes al Enano...
Para ello, Bustarviejo debía pagar 442.500 maravedíes En 1600, en Madrid un pan costaba aproximadamente 26 maravedíes con intereses del 8%.
En 1343, el rey Alfonso XI el Justiciero cedió La Parra a Enrique Enríquez "el Mozo", señor de Villalba de los Barros, Caudillo mayor del obispado de Jaén, y Justicia mayor de la Casa del rey.En 1349 el concejo de la ciudad de Badajoz la compró por 40.000 maravedíes.
El 6 de diciembre de 1563 Bustarviejo fue acusado por Canencia de estrechar la Cañada Real Segoviana y de obligar a pagar un peaje por cruzar un puente que había construido sobre el Arroyo del Valle. La Mesta condenó al pueblo a pagarles 8.000 maravedíes y otros 15.000 a Canencia.
Existe una posterior cita en el Tumbo Blanco, en la que se recoge la "Postura que hizo el obispo con el concejo de Mayalde", recogiendo al efecto una breve ordenanza sobre el régimen del ganado de holganza y la potestad del alcalde y del casero del obispo de imponer y hacer efectiva la multa de cinco maravedíes por las infracciones tasadas.
En 1559, ante la necesidad de hacer frente a los gastos de guerra heredados por Felipe II, la Corona pone en venta algunos pueblos y tierras con sus vecinos, entre los que se encontraba Alcalá, que fue adquirida por Hernando Valdés, Arzobispo de Sevilla e Inquisidor general. Pagó por la adquisición 1.573.000 maravedíes.
En 1213 Pedro Fernández de Castro "el Castellano", hijo de Fernando Rodríguez de Castro "el Castellano" donó al cistericiense Monasterio de Santa María de Sobrado cuanto poseía en la localidad de Mayorga y en sus inmediaciones, propiedades con las que se formaría la Granja de Terrados, situada al norte de Mayorga y junto al río Cea, adquiriendo para ello por 3.000 maravedíes los derechos que allí tenía su hermano, Martín Fernández de Castro, que confirmó la venta un año después, en 1216.