maqueto

Búsquedas relacionadas con maqueto: mosquito

maqueto, a

adj./ s. despectivo Que ha emigrado al País Vasco desde otra región española.
NOTA: También se escribe: maketo
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

maqueto

SM (pey) → immigrant worker (in the Basque Country)
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
En uno de esos artículos Unamuno decía: Ainhoa Arozamena recoge la idea de que el apelativo maqueto proviene de la zona minera vizcaína y cita a Sabino Arana para corroborarlo, quien escribió que su uso inicialmente estaba restringido a la zona «desde Galdácano hasta Portugalete y desde Munguía hasta Valmaseda».
Nuestra patria Vizcaya, de nación independiente que era, con poder y derecho propios, pasó a ser en esa fecha una provincia española, una parte de la nación más degradada y abyecta de Europa», escribió Arana en 1894— y con la «invasión» de los inmigrantes españoles —los maquetos — que habían traído con ellos las ideas modernas antirreligiosas, como «la impiedad, todo género de inmoralidad, la blasfemia, el crimen, el libre pensamiento, la incredulidad, el socialismo, el anarquismo...»—, además de haber provocado el retroceso de la lengua vasca. En un artículo significativamente titulado «Nuestros moros» afirmó: «El maqueto: ¡he ahí al enemigo!».
Arana identificó a los maquetos con los españoles —«en una palabra, es maqueto todo español, sea católico o ateo; y Maquetania, toda España con sus islas adyacentes», escribió— extendiendo las depravaciones y vicios que se atribuían a los inmigrantes maquetos al conjunto de los españoles.
De esta forma Arana convirtió al maqueto en la contrafigura del vizcaíno —y del vasco—, cuya presencia era la responsable de la «degeneración» que estaba experimentando la sociedad vasca.
Así, según Arozamena, maqueto derivaría de la palabra o voz vizcaína "makutua", que significa envoltorio, ya que los mineros naturales del País Vasco llamaban makutuak a los venidos de fuera, «queriendo significar con la citada palabra "los del envoltorio", o los de la casa a cuestas».
Sin embargo, también se ha señalado que la palabra maqueto podría derivar de la palabra prerromana magüeto, como aparece en el Diccionario de la lengua española, siendo utilizada para los naturales del interior de Cantabria o del meteco ('extranjero') de la antigua Atenas.
Maqueto (o maketo) es el nombre que recibieron las personas que emigraron desde otras regiones de España a Vizcaya, y en general al País Vasco, a partir del último tercio del siglo XIX, como consecuencia del intenso proceso de industrialización que experimentaron estos territorios.
Dios nos coja confesados, 1996. Hacerse un hombre, 1996. Cartas de un hipocondríaco a su médico de cabecera, 2000. Vida de maqueto, Editorial Edaf, 2003.