mantilla


También se encuentra en: Sinónimos.

mantilla

1. s. f. INDUMENTARIA Y MODA Prenda femenina de tul, blonda o encaje que se ponía sobre la cabeza y, a veces, cubría el vestido fue a la boda con mantilla negra. mantellina
2. INDUMENTARIA Y MODA Prenda de tela gruesa que se pone a los niños muy pequeños sobre los pañales.
3. INDUMENTARIA Y MODA Prenda de tela con que se cubre el lomo de las caballerías.
4. ARTES GRÁFICAS Tela con que se cubre el tímpano de las prensas de mano o los cilindros de las máquinas de imprimir, para que no padezca la letra y salga bien la impresión.
5. s. f. pl. HISTORIA Regalo que hacía un príncipe a otro a quien le nacía un hijo.
6. estar algo en mantillas coloquial Estar muy al principio o poco adelantado un proyecto que está en mantillas.
7. estar alguien en mantillas coloquial Ignorar ciertas cosas estoy en mantillas sobre las mantemáticas de este curso.
8. haber salido alguien de mantillas coloquial Tener ya conocimiento y edad para gobernarse por sí mismo.

mantilla

 
f. Prenda usada por las mujeres para cubrirse la cabeza.
Paño con que se cubre el lomo de la cabalgadura.
Pieza con que se abriga y envuelve a los niños por encima de los pañales.
Estar una cosa en mantillas.fig. Estar muy a los principios.
Sinónimos

mantilla

sustantivo femenino
Traducciones

mantilla

mantilla

mantilla

mantiglia

mantilla

mantille

mantilla

Мантилья

mantilla

Mantilla

mantilla

SF
1. [de mujer] → mantilla
mantilla de blonda, mantilla de encajeslace mantilla
2. [de bebé] mantillasbaby clothes
estar en mantillas [persona] → to be very naive; [proyecto, técnica] → to be in its infancy
dejar a algn en mantillasto leave sb in the dark
Ejemplos ?
Esta circunstancia, tan fuera de la moda, me lla- mó la atención, y dije al amigo: — Tengo curiosidad de saber quién es esta señora de la mantilla.
Silla con mantilla que tome desde la cruz a la mitad del anca, será azul como las tapas fundadas, y ambas llevarán vivo encarnado.
Mas ella, antes que la asieran, cesando un punto en su duelo, así habló, el rostro lloroso hacia Martínez volviendo: "Contigo se fue mi honra, conmigo tu juramento; pues buenas prendas son ambas, en buen fiel las pesaremos." Y la faz descolorida en la mantilla envolviendo, a pasos desatentados salióse del aposento.
No sé cuál es el mejor, pero sí escribo: «Un público sale por la tarde a ver y ser visto; a seguir sus intrigas amorosas ya empezadas, o enredar otras nuevas; a hacer el importante junto a los coches; a darse pisotones y a ahogarse en polvo; otro público sale a distraerse, otro a pasearse, sin contar con otro no menos interesante que asiste a las novenas y cuarenta horas, y con otro, no menos ilustrado, atendidos los carteles, que concurre al teatro, a los novillos, al fantasmagórico Mantilla y al Circo olímpico».
En la misma operación la siguieron otras compañeras y algunos hombres; y en muy pocos instantes quedó la mantilla medio cubierta por las monedas de cobre.
Al que no quiera habas, tres guisos al día. Yo tocarme la mantilla con una que tuviese nota, eso no. Con esas que una se junta que le dé y no le quite.
Y la que le dirigía levantó por el costado derecho su sayal azul, metió la mano en una anchísima faltriquera que apareció encima del refajo encarnado, sacó cuatro piezas de a dos cuartos y las arrojó sobre la mantilla.
-Que con la mantilla dejaría usted de ser un tipo lindísimo y de pura raza santanderina, para confundirse con la vulgaridad de las señoritas más o menos cursis.
—¿No se acuerda usted de mí? Y se acercó, descubriéndose un poco la cabeza que se tocaba con una mantilla de aldeana navarra. Yo vi un rostro arrugado y unos ojos negros, de mujer enérgica y buena.
-A rial para los dolientes -volvió a exclamar la voz de la presidenta, con la mayor tranquilidad. Algunas piezas de a dos cuartos cayeron sobre la mantilla.
Pequeño y la forma arqueada el pie nervioso y breve y pálida y hoyuelada la blanca mano de nieve. La mirada traviesa con lumbre vívida brilla bajo de la blonda espesa de la española mantilla.
Oyéronse en la sala fuertes murmullos por algunos instantes, y un marinero contestó después muy recio: -Quince hombres y veinte mujeres. -Enestonces, debe haber en la mantilla...