manteo

manteo

(Derivado de manta.)
s. m. Acción y resultado de mantear. manteamiento

manteo

(Del fr. manteau, manto.)
1. s. m. RELIGIÓN Capa larga con cuello que usaban los eclesiásticos sobre la sotana.
2. Prenda, a modo de falda, de bayeta o paño que llevaban las mujeres.
3. TAUROMAQUIA Capote del diestro.

manteo

 
m. Acción y efecto de mantear.

manteo

  (del b. l. mantu, manto)
m. catol. Capa larga que usan los eclesiásticos sobre la sotana.
Traducciones

manteo

SM [de hombre] → long cloak; [de mujer] → full skirt
Ejemplos ?
Después de revelarle ésta su cuita y de escuchar humil- demente la merecida reprimenda, el sagaz arzobispo Las He- ras la hizo vestir la sotana, manteo y birretillo de su secre- tario, encaminándose al Carmen con el improvisado familiar.
La seducción del santo influyó al punto, y las señoras del Pino, doña Pacha y Fulgencita, quedaron luego a cual más pagada de su recomendado, El maestro Arenas, el sastre del Seminario, fue llamado inmediatamente para que le tomase las medidas al presunto seminarista y le hiciese una sotana y un manteo a todo esmero y baratura, y un terno de lanilla carmelita para las grandes ocasiones y trasiegos callejeros.
Dirígese hacia un franciscano joven que se yergue, hinchadas las rodillas imperiales en el fondo de un crepúsculo, como a los pies de ruinoso altar mayor; va a él, y arranca con airado ademán el manteo de amplio corte cardenalicio que vestía el sacerdote...
Desprecia el tedio, reta a la Muerte; en su manteo siempre embozado, Goya sublime le ha retratado entre las sombras de un aguafuerte.
En estas plazas como de las principales se hallan muchos colegiales mayores de los colegios de Salamanca, y aunque aquel es sin duda de los mejores seminarios que se han experimentado para las plazas de los togados, así de mayor como de inferior jerarquía, todavía como conviene que sea el primero dictamen el estar por esta experiencia es menester tenerle también, que no es suficiente esta sola calidad, sino examinar el talento y proceder de los sujetos en los colegios y universidades y procurar también que haya sujetos de los que no hubieren sido colegiales, por haber causado en estos reinos graves inconvenientes de no echarse mano deste género de personas, y entre otros la 2gran falta que hay de personas grandes de manteo y bonete, como he representado a V.
El agua que, penetrando al través del raído manteo, llegaba ya a las carnes del venerable apóstol era helada, y su cruel frialdad creía él sentirla, mejor aun que la epidermis, en los tuétanos.
Al fin, de una calle en otra andaba (siendo infinitas) de tal manera confuso que la admiración aun no dejaba sentido para el cansancio, cuando, llamado de voces descompuestas y tirado porfiadamente del manteo, volví la cabeza.
Venga usted... -repitió Clara, tirando del manteo al padre cura. Éste se prestó gustoso al deseo de los dos jóvenes, y salieron de la ciudad.
Unos cuatro exclaustrados, acullá, con levita prestada, o con manteo que les sienta tan bien como a un inglés la capa, parece que rezan vísperas en coro, y maldicen al intendente porque no tienen medio alguno de matarles el hambre, cosa tan ajena de la profesión que abrazaron.
¿Y qué desean vuesas mercedes? -Poca cosa, y que con los maravedises del bolsillo entregue la sotana y el manteo. -Pues por tan parva materia no tendremos querella -repuso con sorna el bachiller.
uentan las crónicas, para probar que el arzobispo Loayza tenía sus ribetes de mozón, que había en Lima un clérigo extremadamente avaro, que usaba sotana, manteo, alzacuello y sombrero tan raídos, que hacía años pedían a grito herido inmediato reemplazo.
Salamanca, la de la famosa Universidad, ardía de entusiasmo, en cierta noche de aquel año, porque un gallardo mozo de la chusma estudiantil había colgado el raído manteo, cambiando a Cicerón y las Pandectas por las comedias del buen Lope y del romántico Calderón.