manita


También se encuentra en: Sinónimos.

manita

(Derivado de maná.)
s. f. BOTÁNICA Sustancia azucarada obtenida del maná de algunos vegetales.
NOTA: También se escribe: manitol

manita

(Derivado de mano.)
1. s. f. coloquial Se usa para indicar que una pareja se hace caricias, en la expresión hacer manitas.
2. coloquial Indica que una persona tiene gran habilidad para una actividad manual en la expresión ser un manitas todo lo arregla él, es un manitas.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Sinónimos

manita


manitas de plata adjetivo hábil*, habilidoso.
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

manita

SFlittle hand
echar una manita a algnto lend sb a hand
hacer manitasto canoodle, make out (EEUU) (con with) tener manitas de plata o de oroto be very skilful
manitas de cerdopig's trotters
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
-exclamó Nati, molestada por los zambombazos, y el novio aprobó, precipitado, añadiendo que los oídos le dolían, lo cual le valió una sonrisa tierna de la novia. En el punto mismo, una gota de agua se plaqueó sobre la manita de Nati, que jugaba con el abanico.
Pero me vio tan serio, que dejó de sacudir sus bucles, puso su manita temblorosa en mi hombro, me miró primero confusa y con temor, y después se echó a llorar.
Minnie rió, atusándose los cabellos sobre las sienes, mientras su padre ponía uno de sus gruesos dedos en la manita del nene, que saltaba en el mostrador.
mi Salvador -exclamó la bella condesa, tendiéndome una manita cubierta de brillantes-, decidme vuestro nombre para que lo bendiga.
Pero no debes hablar más con ese candelejón... ¡no llores Manita!...; ¡Estoy resuelto a todo! ¡Cuidado que te quemas con el cigarro, hija!...
Ufana por demás con la ofrenda, se llegó a la escuela, dio los buenos días al Tullido, se informó de su salud -atención que nunca omitía- y estiró la flor a Cleto Villa, que, por ser el más mañoso de los chicos, era el encargado de ponerla en la manita del Niño.
-decía la condesa, tendiendo, para imponer silencio, una manita nacarada que salía como un lirio de entre las blondas de su blanco peinador-, preparad un entusiasta aplauso a esta idea original.
La llamé, y ella se estremeció, lanzando un grito llamándome su Davy, su hijito querido, y saliendo a mi encuentro se arrodilló en el suelo para besarme, estrechando mi cabeza contra su pecho al lado de la cabecita dormida, y puso la manita del nene sobre mis labios.
-¡Oh, Dios mío, qué amabilidad! --exclamó miss Mowcher haciendo un pequeño esfuerzo para cubrir su ancha cara con su manita-. ¡Qué de mentiras y de patrañas hay en el mundo!
-Pos bien: si por el contrario usté me deja libre la jaza y me jecha una manita pa con su tío de usté, yo le prometo, en cambio, no golver a cantar una copla elante e gente en to lo que me quea de vía.
Allí estaban la Virgen, San José y el Niño que movía la manita como para bendecir a los rapazuelos que lo contemplábamos boquiabiertos, mientras la china Mónica, alentada por un vasito de orines del Niño, que así llamaba el pueblo a la dulcísima aloja o chicha morada con que los religiosos agasajaban a la concurrencia, cantaba: «A los niños formales Dios los bendice; y a los que no son buenos les da lombrices.
Por el tono pensativo y serio con que mi madre tarareaba su canción me figuré que estaba sola y entré sin hacer ruido. Estaba sentada delante de la chimenea, dando de mamar a un niño, de quien estrechaba la manita contra su cuello.