mangana

(redireccionado de manganas)

mangana

s. f. Lazo que se arroja a las manos de un caballo o toro para hacerle caer y poder sujetarlo.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

mangana

 
f. Lazo que se arroja a las manos de un caballo o toro para hacerle caer y sujetarlo.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

mangana

mangana

mangana

mangana

mangana

mangana

mangana

SFlasso, lariat
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
No faltan juegos mecánicos, antojitos mexicanos, torneos deportivos, carreras de caballos, los jaripeos que los lugareños engalanan con sus hermosos pencos a los que hacen bailar cuando escuchan los sones sin dejar de florear la reata de lechuguilla o lanzar manganas a los toros.
A principios del siglo XIII empiezan a usarse otros nombres como blida, biffa, tripantum, troia, briccola, trabucium, etc., que sirvieron para distinguir dentro del género variantes: erexerunt quoque petrarias, quas nos manganas aut trabucos dicimus (Malvecio, Chronicon Brixianum).
El ejército musulmán plantó su campamento a los pies del castillo de Aledo, y comenzó a hostigar la posición cristiana mediante disparos de manganas y balistas, construidas ex profeso por expertos artesanos traídos desde Murcia.
El hambre, las enfermedades y los muertos por los continuos ataques de manganas y trabucos, obligan que a mediados de septiembre se rindieran y entregaran la ciudad.
Las manganas consisten en que un charro situado en cualquier lugar del ruedo a una distancia mínima de cuatro metros de la barda perimetral, después de florear su reata lace los cuartos delanteros del equino que siendo arreado por tres charros montados a caballo desarrollará su carrera, una vez manganeado, (lazado de las manos), el charro manganeador lo estirará con su reata para derribarlo.
El tiempo para ejecutar las manganas tanto a pie como a caballo será de 8 minutos, solamente se autorizara y se detendrá el cronómetro para el primer cambio de yegua, así como por accidente o por que la yegua brinque o salga del ruedo, no se detendrá el cronómetro para los cambios de yegua subsecuentes.
Otras máquinas de asedio usadas por Jaime I fueron las manganas, similares a los fundíbulos y de fácil construcción y también las brigolas, que al ser giratorias permitían cambiar la dirección del proyectil.