mandón

(redireccionado de mandones)
También se encuentra en: Sinónimos.

mandón, a

1. adj./ s. Que gusta de mandar o abusa de su autoridad mi jefe es muy mandón. autoritario
2. s. m. Amér. Central y Merid. OFICIOS Y PROFESIONES Capataz, persona encargada de dirigir y vigilar a un grupo de trabajadores de una mina.
3. Chile Persona que da la orden de salida en las carreras de caballos a la chilena.

mandón, -dona

 
adj.-s. Que ostenta y usa del mando más de lo que le toca.
m. Antiguamente, jefe de tropa irregular.

mandón, -dona

(man'don, -'dona)
abreviación
persona que tiene una acentuada tendencia a dar órdenes Este niño es un mandón.
Sinónimos

mandón

, mandona
adjetivo y sustantivo
Traducciones

mandón

panovačný

mandón

kommanderende

mandón

herrisch

mandón

komenteleva

mandón

sklon zapovijedanju

mandón

威張った

mandón

우두머리 노릇하는

mandón

bazig

mandón

sjefete

mandón

mandão, Bossy

mandón

dominerande

mandón

ซึ่งสั่งให้ทำ

mandón

buyurgan

mandón

hách dịch

mandón

专横的

mandón

/ona
A. ADJbossy
B. SM/Fbossy-boots
C. SM
1. (Cono Sur) (Min) → mine foreman
2. (Chile) (en carreras) → starter
Ejemplos ?
Cuando no se encuentran bajo estrés, el INFP irradia a pleasant and sympathetic demeanor; pero en situaciones de estrés extremo, se pueden volver rígidos y mandones, ejerciendo en forma errática su Racional extrovertido.
Igual de embaucadores y libertinos que el resto de los mandones del pueblo, capaces de todo con tal de conseguir el máximo de extracción de tungsteno para el envió a los Estados Unidos.
Baldazari.- Comisario del asiento minero, quien al igual que el resto de mandones del pueblo despoja de sus tierras a los soras. Brazo derecho de Marino, se encargaba de castigar y encarcelar a los obreros y peones que exigían mejores sueldos y condiciones de trabajo.
1993 En el mes de septiembre los integrantes de la iglesia católica, mandaron a reparar a la Virgen de Santa Catarina y al llegar a saber esto los tata mandones y pueblo en general se indignaron, los metieron presos y mandaron a traer inmediatamente a la virgen y puesta a la vista de todos, mandaron a hacer la reparación en el propio templo.
El Profesor Julio Zavala, preceptor de la escuela del pueblo, frecuenta en la tienda de Marino al lado de los mandones del pueblo.
Y se fué topando con mucha gente muy blanca y di agarre, que parecían fefes o mandones, y con señoras muy bonitas y ricas que parecían principesas.
Observaban en los mandones y sus satélites aquellos rasgos de despecho con que la autoridad vacilante y caduca suele imponer terror, por no hermanarse a usar de la generosidad y prudencia que habrían estimulado el amor y respeto de los pueblos.
Desde aquella ocasión, el depositario, tres regidores, el pedáneo de mi barrio, cuatro mandones que comían con ellos la sangre del lugar, y la porrá de vecinos que se les fueron detrás como burros balleneros, no me han dejado un minuto de sosiego.
Fundamos esta incitación en los siguientes hechos y futuras realidades: 1ª Que la obra de Batlle en sus dos presidencias, a sido de grandes beneficios para la causa obrera y reparadora de grandes injusticias sociales; 2ª Que la acción de Batlle es hoy la fuerza política más liberal y avanzada del Uruguay, y la reforma de la constitucional del año 1830, a base de gobierno colegiado, la mejor obra a que puede aspirar una democracia; 3ª Que, triunfante el colegiado, habreis contribuido a sepultar para siempre los personalismos y mandones...
Tal es el odio que aquellos fratricidas tienen a los provincianos, que muchos de nuestros pueblos han sido desolados, saqueados y guillotinados por los aleves puñales de los degolladores de oficio, Sarmiento, Sandez, Paunero, Campos, Irrazábal y otros varios oficiales dignos de Mitre. Empero, basta de víctimas inmoladas al capricho de mandones sin ley, sin corazón y sin conciencia.
Hay que sanearse y educarse a sí mismo, para quedar libre de dos plagas igualmente abominables: la costumbre de obedecer y el deseo de mandar. Con almas de esclavos o de mandones, no se va sino a la esclavitud o a la tiranía.
pero el torrente invencible y arrollador de la civilización y el progreso, como dijo el diputado del distrito, en una comida que le dictaron los mandones, en casa del cura nada menos, el torrente, es decir, la carretera, pudo más que Manuel; y por medio del suquero pasó el enemigo, llenando de polvo, que todo lo marchitaba, la hierba y los árboles, que a derecha e izquierda siguieron siendo propiedad de Manín.