mandoble

(redireccionado de mandobles)
También se encuentra en: Sinónimos.

mandoble

1. s. m. Movimiento violento hecho con un arma cortante esgrimida con ambas manos con intención de herir.
2. Espada grande.
3. Golpe fuerte dado en la cara con la mano abierta su padre le dio un par de mandobles por llegar tarde. bofetada, guantazo, tortazo
4. Amonestación o reprimenda violenta desde el mandoble del otro día no ha vuelto a hablar. bronca

mandoble

 
m. Cuchillada o golpe violento que se da esgrimiendo el arma con ambas manos.
fig.Represión áspera.
fam.Espada grande.
fig.Bofetada.
Sinónimos

mandoble

sustantivo masculino
(col.)sable, cimitarra, alfanje, espada.
Mandoble se aplica a cualquier tipo de espada grande; sable, cimitarra y alfanje son espadas curvas, las dos últimas usadas por los orientales.
Traducciones

mandoble

SM
1. (= golpe) → two-handed blow
2. (= espada) → broadsword, large sword
3. (= rapapolvo) → ticking-off
Ejemplos ?
Finalmente en el siglo XV los suizos comienzan a exportar por todo el continente su forma de lucha, cuadros de infantes muy próximos entre sí armados con picas de cinco o más metros que contienen y ensartan a la caballería, desordenándola y frenándola, y entonces de su interior salen soldados armados con alabardas y mandobles que masacran a la caballería, parados y apretados los caballeros con pocas posibilidades de defenderse.
El asalto de caballería venía siendo una técnica militar desde los tiempos de Alejandro Magno. El caballo también permitía entrar al galope entre el grueso de los enemigos dando mandobles y causando un gran número de bajas.
Ante esto, Joraique se enfureció y para dejar constancia de su presencia, dio con ira varios mandobles a la roca que tenía más cercana.
¿A qué contar en detalles el banquete de negocios? Ante los delegados cruzaron argumentos, como chispas unos y como mandobles otros, los convidados principales.
Mientras los otros, profundos políticos, eminentes moralistas, desfacedores de entuertos sociales, agotaban velones y chamuscaban mechas de algodón emborronando pliegos y más pliegos, sacudiendo tajos y mandobles a todo estorbo que hallaban a su paso, ¿cómo no se les ocurrió dejar las cosas como estaban, cantar las jerarquías políticas, barrer las gradas del Poder, adular la aristocracia financiera y entrar en los suntuosos estrados, no para estudiar los vicios y las aberraciones de la culta sociedad, satirizándolos luego con el nocivo fin de extirparlos y traer a otro sendero la descarriada civilización, sino para convertirse en sabrosos narradores de todos los sucesos de telón adentro y ser los panegiristas del encumbrado señorón monsieur le bon ton ?
Don Quijote se creó un mundo ideal que le hizo andar a tajos y mandobles con el real y efectivo y trastornar cuanto tocaba sin enderezar de verdad tuerto alguno, y Robinsón reconstruyó un mundo real y tangible sacándolo de la naturaleza que le rodeaba, allí donde el caballero manchego, sin las alforjas de Sancho se hubiese muerto de hambre, a pesar de jactarse de conocer las yerbas.
El mismo Alarcón a tierra vino de una maza al golpe, como cae gigante pino, cual se desploma una torre. Y a pie combate y resiste dando tajos y mandobles, y a su vigor y destreza debió no morir entonces.
Igualmente, puede observarse la evolución, en sus diversas modalidades -mandobles, estoques, sables- de la espada desde el siglo XV.
La escolta de un Conde Elector en la batalla son los tozudos Grandes Espaderos. En combate son fieros y portan largos mandobles a dos manos tan largos como su propio cuerpo.
No debemos confundir estas espadas con el arma que el famoso William Wallace usaba en el combate, ya que en este caso se trataba de una tipología distinta a las claymore, más livianas, siendo la del héroe, en realidad, una Gran espada de batalla cuya dimensión exacta llegaba a 1,67 metros, debido a que estos mandobles de corte germánico solían igualar la estatura de su dueño.
La empuñadura de los mandobles media aproximadamente una quinta o cuarta parte del total del arma, estaban dotados de guardia de largos gavilanes en cruz y solían estar rematadas por un pomo esférico o redondo, con lo que la muñeca izquierda podía rotar encima, lo cual permitía asestar rápidos golpes y estocadas a una distancia más que respetable.
Si bien a muchas espadas de mano y media se las ha llamado mandobles, como también se les ha atribuido demás nombres genéricos (espada larga, montante, espada bastarda, espadón), parece ser que hubo un tipo de espada de este tipo, de grandes dimensiones, surgida en Europa por el siglo XV que fue conocido con el nombre de mandoble.