mandinga

mandinga

1. s. m. Amér. Central y Merid. Denominación que se da al diablo, en el lenguaje de los campesinos.
2. Argent. Muchacho travieso.
3. Argent. OCULTISMO Brujería o encantamiento.

mandinga

(man'dinγa)
sustantivo masculino
nombre que en ámbitos rurales se da al diablo "¡Esto es cosa de mandinga!" es una expresión común en el campo.
Traducciones

mandinga

A. SM
1. (LAm) (= diablo) → devil; (= duende) → goblin; (malévolo) → evil spirit
2. (Andes, Caribe) (= negro) → black
B. ADJ
1. (CAm, Cono Sur) (= afeminado) → effeminate
2. (Caribe, Cono Sur) (= pícaro) → impish, mischievous
Ejemplos ?
l Imperio de Malí (1235–1546) fue un Estado medieval de los mandinka, un pueblo mandinga cuyo núcleo fue la región de Bamako, en el África Occidental.
En el yupik, indonesio, malayo, y un número de lengua africanas como el idioma hausa, el fula, y las lenguas mandinga, representa el mismo valor suave que en italiano,
El área de acción de la guerrilla de Padilla y Azurduy se extendía desde el norte de Chuquisaca hasta las selvas de Santa Cruz, comprendiendo todo el departamento de Chuquisaca, excepto Cinti, incluyendo las ramificaciones de la cordillera de los Frailes y las serranías de Carretas, Sombreros y Mandinga.
Joseph Greenberg fue el primero en identificar los límites de esta familia: siguiendo a Westermann, determinó que las lenguas sudánicas no constituían un grupo válido, pues las centrales y orientales formaban parte de las lenguas nilo-saharianas y las occidentales las denominó mandé (de mandinga).
La tabla anterior se ha construido sobre una evidencia limitada: Para el grupo atlántico se ha tomado como referencia básicamene el fula y el wólof. Para el grupo mandé se ha tomado como referencia el soninké y el mandinga-bambara.
Consiguieron la vuelta del imperio a la tolerancia, y lo instalaron en una edad de oro. Fue coronado como mansa Abubakari (una adaptación fonética mandinga del nombre árabe Abu Bakr).
Documentos medievales y modernos, como la Carta Magna inglesa, de 1215, y la mandinga Carta de Mandén, de 1222, se han asociado también a los derechos humanos.
Riegan al municipio numerosas quebradas y ríos, entre los cuales se encuentran: Grande o Sensunapán, Ceniza, Las Marías, Tepechapa, Apancayo, Chimalapa, Pupulapa, y El Coyol; los accidentes geográficos más importantes son: los esteros de Barra Salada, El Maguey, Barra Ciega, y Dulce; las bocanas de los ríos Bandera, Mandinga y Apancoyo; así como la playa de Los Cóbanos.
Lo que pinta por completo su prestigio y el miedo que llegó a inspirar es la siguiente décima, muy conocida en Lima, y que se atribuye a un fraile agustino: «Ni a descomunión mayor, ni a vestir el sambenito, tiene pena ese maldito durecido pecador. Mandinga, que es embaidor, lo sacó de su caldero: vino con piel de cordero teniéndola de león...
Tampoco había peligro de que Mandinga se llevase al padrillo hecho potro por él, cuando le había dibujado con la punta del cuchillo, en la faz interna de la cola, la señal de la Santa Cruz.
El día 10 de Octubre se firma el Acuerdo de Talara, señalando la siguiente Zona Desmilitarizadas lado ecuatoriano, Punta Mandinga, Balao, Tenguel, Río Tenguel, Pucará, Hacienda Abañin, Guanazán, Buenaventura, Célica, Guayacán, Zozoranga, Cariamanga, Amaluza, Zumba y Chito; lado peruano, Punta Arenas, Río Salado, El Guabo, Pitaviña, Limón Playa, Panupali, Puente Puyango, Quebrada Cazaderos, Cazaderos, El Salto, Quebrada Pilares, Rio Macará, Río Calvas y.
acostumbrados a verlo pobre como las ratas, y, a veces, con los bastos pelados, sin poncho y sin tirador, de repente se les aparecía, todo chapeado en plata, como una Virgen milagrosa, o como dicen que anda Mandinga, cuando va cazando almas.