mandado


También se encuentra en: Sinónimos.

mandado, a

1. s. Persona que hace un encargo por orden o petición de otra él no tiene ninguna responsabilidad en ese asunto, es un mandado. enviado
2. s. m. Cosa que se manda u ordena a mí no me vengas con mandados . mandato, orden
3. Encargo o comisión que se da a una persona en sitio distinto de aquel en que ha de ser realizada. embajada
4. Argent., Méx. Compra de lo necesario para la comida.
5. comerle a alguien el mandado Méx. Ganarle la partida en algo, conseguir para uno alguna cosa que otro deseaba.

mandado

 
m. Orden, precepto, mandamiento.
Negocio, comisión, embajada.
Sinónimos

mandado

, mandada
adjetivo
Traducciones
Ejemplos ?
En el caso de que mi cuarto hijo, del que queda mi mujer embarazada, fuese varón, es mi voluntad que a los siete años de edad sea mandado a Estados Unidos al cuidado de mi íntimo amigo el comodoro David Porter para que sea educado por su dirección en uno de aquellos colegios.
Rosario, a querer, hubiera podido vivir sin tener que pasarse los días, lloviera o venteara, sobre uno de los lebrillos del lavadero; el Cachete había querido pasarle un diario, pero a la primera remesa habíaselo devuelto ella con un mandadero al que ella habíale pagado previamente el mandado.
Y como uno, rehusando pagar lo que por sentencia se le había mandado que pagase, clamase a César con grandes voces y porfiadamente, mirando Bruto a los circunstantes, dijo: "César no prohíbe ni prohibirá juzgar conforme a las leyes".
El fraile me hablaba en voz baja: —La Señora Condesa también acaba de salir... Esta mañana me había mandado que la esperase. Sin duda quería darme ese aviso para el Señor Marqués...
Y estaban con el dicho Olmos entonces Juan de Jaén y Vargas y en este tiempo entró allí el dicho Estacio y se (entra) (a la sesión) entraron este declarante y el dicho Estacio a donde estaban los dichos Jaén y Vargas y este declarante se sentóy el dicho Aguirre le dijo al dicho Estacio: siéntese vuestra merced, señor capitán; y sentado dijo entonces al dicho Estacio y a este declarante; señores confiésense y llamó a un fraile que allí estaba para ello y el dicho Estacio le dijo entonces: ¿pecador de mí?, ¿que he hecho?; ¿no he hecho todo lo que vuestras mercedes me han mandado?
Memorial que se envió a Su Excelencia.- El Cabildo de la Ciudad de Guayaquil por la persona que tiene su poder dice que, como es notorio, aquella ciudad es una de las primeras que se fundaron en este Reino y que más lealmente ha servido a Su Magestad, así en los servicios (dados / concedido) de donativos y empréstitos que se han pedido, como en todas las ocasiones que se han ofrecido, y, en particular, cuando hubo las alteraciones en la Ciudad de Quito sobre el Asiento de las Alcabalas, acudiéndole con gente al General Pedro de Arana, que fue al castigo de culpados; donde, asimismo, se han fabricado en aquella ciudad todos los galeones para la guarda de este Reino que por cuenta de la Real Hacienda se han mandado a hacer...
Por cuanto se me ha propuesto que, entre lo medios que se podrían disponer para la fábrica de la Capilla de la Milagrosa Imagen de Nuestra Señora de Atocha, que he mandado reedificar en el Convento que comúnmente se llama de este nombre...
El Licenciado Diego Núñez Morquecho. Mandado de las Provisiones.- Por mandado de los Señores Presidente y Oidores, Don José de Cáceres y Ulloa.
Don Juan Pérez de Villamar. Don Joseph de Salas de Baldes. Por su mandado. Don Joseph de Banzes Obregón, Escribano de Cabildo y Real.
La generala, tan joven que casi habría podido pasar por hija de un primer matrimonio del militar, no se asomaba nunca a la ventana a mirar al patio, pero tenía mandado que, si bien el pequeño de «la gente del sótano» podía jugar con la niña, no le estaba permitido tocarla, y el ama cumplía al pie de la letra la orden de la señora.
y que acerca del particular “ reproduce las cláusulas que expresan su voluntad en los diplomas con que ha mandado sus diputados ”, que son: “ la forma republicana representativa en el gobierno, y la facultad que se reserva (obsérvese qué modo de ceder la soberanía) de admitir o no la Constitución que presente el Congreso.
En abril de 1816, el Cabildo de Maldonado oficiaba a los jueces territoriales de su jurisdicción, expresándoles que en el Padrón que se había mandado formar “deben alistar únicamente americanos, pues no siendo éstos, los demás son extranjeros”.