maleza

(redireccionado de malezas)
También se encuentra en: Sinónimos.

maleza

1. s. f. Abundancia de hierbas perjudiciales en los sembrados unos jornaleros quitaban la maleza. hierbajos
2. Espesura de arbustos silvestres, como zarzales o jarales el conejo herido quedó atrapado en la maleza y no podía salir. frondosidad
3. Dom., Nicar. Achaque, enfermedad.

maleza

 
f. Abundancia de hierbas que perjudican los sembrados.
Espesura de arbustos.

maleza

(ma'leθa)
sustantivo femenino
1. vegetación espesa formada por árboles y plantas internarse en la maleza
2. abundancia de hierbas nocivas en una plantación El jardinero quitó la maleza.
Sinónimos

maleza

sustantivo femenino
Traducciones

maleza

křoví

maleza

buskads

maleza

Gebüsch

maleza

pensaikko

maleza

šikara

maleza

茂み

maleza

덤불

maleza

krattskog

maleza

tulejka

maleza

bosque, moita

maleza

skogsland

maleza

พุ่มไม้

maleza

bụi rậm

maleza

矮树丛

maleza

SF
1. (= malas hierbas) → weeds pl
2. (= espesura) [de matas] → undergrowth; [de zarza] → thicket; [de broza] → brushwood
fueron abriéndose camino entre la malezathey gradually beat a path through the undergrowth
3. (Cono Sur) (= pus) → pus
4. (CAm) (= enfermedad) → sickness, illness
Ejemplos ?
En el valle infeliz de las tristezas, si la muerte cruel mi paso ataja, ¿porqué me dejarás entre malezas, cubierto con la fúnebre mortaja?
En medio de siniestra selva de puñales, apartando malezas; saltando del campo al taller, del calabozo a la tumba, del colegio al cuartel; flagelando al apretado ejército de traidores y espías, echamos pie adelante diciendo: ¡PASO!
Impulsado a obrar por un impulso ciego, se abrió camino a través de las malezas que lo rodeaban hasta llegar a un terreno más abierto: a su derecha, el arroyo; a su izquierda, una suave pendiente con unos pocos árboles; arriba, las sombras cada vez más densas del crepúsculo.
- Los municipios de San Sebastián, Las Marías, Hormigueros y Maricao; y los barrios Río Cañas Arriba, Bateyes, Naranjales, Montoso, Limón, Rosario y Malezas de Mayagüez; y los barrios Rosario Bajo, Duey Bajo, Duey Alto, Hoconuco Bajo, Hoconuco Alto, Rosario Alto y Rosario Peñón del municipio de San Germán.
Y tornó a correr en su seguimiento, unas veces creyendo verla, otras pensando oírla: ya notando que las ramas por entre las cuales había desaparecido se movían, ya imaginando distinguir en la arena la huella de sus breves pies; luego, firmemente persuadido de que un perfume especial, que aspiraba a intervalos, era un aroma perteneciente a aquella mujer que se burlaba de él complaciéndose en huirlo por entre aquellas intrincadas malezas.
Cuando el regio morador de Kattak abandona su alcázar para acosar en sus dominios al soberbio león o al rayado tigre, cien bocinas de marfil fatigan el eco de los bosques, cien ágiles esclavos le preceden arrancando las malezas de los senderos y alfombrando el lugar en que ha de poner sus plantas; ocho elefantes conducen su tienda de lino y oro y veinte rajas siguen su paso disputándose el honor de conducir su alejo de ópalo.
V Después de trepar por espacio de una hora, asiéndose a los arbustos y malezas que crecen en las aberturas de las peñas, el príncipe consigue, al fin, encontrarse n la cumbre del promontorio.
Una de las provincias a que esto puede aplicarse con más razón es la Extremadura; destinada la mayor parte a dehesas para pasto, sumamente despoblada y cubierta de encinas, malezas y jarales...
Esta arriesgada aseveración de Horacio —en el uso está el arbitrio, el derecho y la norma del lenguaje— convirtió al desbrozarlo de trabajosas malezas, el atajo en camino real, y por él marchó el hombre, con la bandera del lenguaje en libertad tremolando al viento, obstinándose en confundir el triunfo con la servidumbre que entraña su mera apariencia.
Amor que otra vez regresas con tus pezuñas diabólicas a desgarrarme bucólicas serenidades con tiesas energumenias, malezas que en bacanales alcohólicas dejan siempre melancólicas las huellas de tus larguezas.
Voy a fingir un viaje, »Mas seré tan buen testigo »Que me esconderé contigo »Del jardín en un paraje. »Y cuando se hallen los dos »Prodigándose ternezas »Salgo yo de las malezas »Y los mato, vive Dios.
Después, durante más de una hora, sus pies vagabundos lo llevaron a través de malezas inextricables, y por fin, rendido de cansancio, se acostó en un estrecho espacio entre dos rocas a pocas yardas del río.