malditismo

Traducciones

malditismo

SMaura of doom
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
El esteticismo, el decadentismo y el malditismo presiden la sensibilidad estética de la segunda mitad del siglo XIX y de las vanguardias artísticas desde el cambio de siglos.
A pesar de su importancia, su obra ha caído en el malditismo, la persecución y la prohibición, debido a que, en su libro, hace representaciones físicas de personas sagradas para el Islam, tanto con apariencia humana como metafórica en objetos, algo que es tabú en esa religión..
Panero fue el arquetipo de un malditismo cultivado tanto como repudiado, pero ese malditismo no le impidió ser el primer miembro de su generación en incorporarse a la nómina de clásicos de la editorial Cátedra, contar con una espléndida biografía escrita por J.
Todo esto, se nutre del decadentismo francés de Huysmans (como es evidente en el prólogo de Dimensiones de Ángel Sierra Basto por Luis Ernesto Luna Suárez y en la Tebaida de Ananké), del malditismo francés de Charles Baudelaire, Gerard de Nerval, Arthur Rimbaud, y el Parnasianismo de Paul Verlaine, también a nivel literario del modernismo nicaragüense de Rubén Darío.
Del magisterio de este último da cuenta su poema de 1887 «Amparo» y la colección poética Flores de muerto (1887), que se inspira en el Cementerio de Torrero de Zaragoza. Estos temas relacionados con la neurastenia y el malditismo son desarrollados en El desván (1889).
Otras corrientes eran el realismo social, la metapoesía, el romanticismo bizantinista, el malditismo poético, el intimismo humanizado, la poesía de la experiencia, la transcendentalista y otras, cultivadas de un modo u otro por los ganadores españoles.
El primero de ellos, con el apoyo decisivo de Santiago Auserón, sacó a Kiko del malditismo gracias a canciones como "Echo de menos", "Lobo López", "Joselito" o "En un Mercedes blanco", que se convirtieron en éxitos y le permitieron dedicarse en exclusiva a la música.
La provocación estética, que provenía del malditismo, el dandismo y el decadentismo del siglo XIX (que pretendían épater le bourgeois -escandalizar al burgués-), pasó a ser un lugar común en el periodo de entreguerras (dadaísmo y surrealismo), y se prolongó a mediados de siglo XX con los happenings, el teatro del absurdo y otras provocaciones estéticas del entorno cultural existencialista, los beatniks y posteriormente la psicodelia y el pop art.
Más adelante, Baudelaire, Mallarmé o Valéry conciben el gusto desde el malditismo, con un carácter histórico, como la facultad de entrar en la modernidad; de un modo similar a como, en la época del surrealismo, los jóvenes Lorca y Dalí etiquetaban como putrefacto lo que no era de su agrado.
Al contrario que Van Gogh, su «malditismo» o fama de persona marginal no implicaron que fuese un artista fracasado; y de hecho fue muy popular por sus ilustraciones y carteles publicitarios.
Poco tiempo después de su lanzamiento, escribió su amigo el escritor y periodista Rodrigo Fresán: Para Fresán, el éxito de la novela se puede deber a la capacidad del autor para reescribir novedosamente los temas más típicos de la novela latinoamericana del siglo XX, como son «la dictadura, el exilio, cierta épica de la derrota o el malditismo de los poetas».
Socio desde muy joven del Casino Gaditano, de la Sociedad de Tenis y del Ateneo, huyó de la bohemia, de la Residencia de Estudiantes, del malditismo y de círculos librepensadores.Contra lo que dijese muchos años después algún paisano escritor bromistaPemán siguió una intención de conducta casta El acceso a la cultura para un muchacho ávido no era un asunto fácil.