maldición

(redireccionado de maldiciones)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con maldiciones: conjuros

maldición

1. s. f. Acción de maldecir.
2. Expresión dirigida contra una persona o cosa, condenándola o deseándole algún mal o desgracia una gitana le lanzó una maldición . imprecación
3. caer la maldición a alguien o sobre alguien o algo coloquial Ocurrirle sucesivas desgracias todo le sale mal, le ha caído la maldición .

maldición

 
f. Imprecación, acción de maldecir.

maldición

(malði'θjon)
sustantivo femenino
1. expresión grosera para manifestar enfado Rumiaba su bronca y echaba maldiciones a los cuatro vientos.
2. expresión del deseo de que ocurra a alguien un daño o mal La gitana bisbisó una maldición ancestral.
3. situación adversa que se considera un castigo sobrenatural Se ha cumplido la maldición que pesa sobre nuestro linaje.
Sinónimos

maldición


echar maldiciones locución execrar, condenar, maldecir, imprecar, jurar como un carretero.
Traducciones

maldición

curse, bane, damn

maldición

Fluch

maldición

malédiction

maldición

لَعْنَة

maldición

nadávka

maldición

forbandelse

maldición

κατάρα

maldición

kirous

maldición

kletva

maldición

ののしり

maldición

저주

maldición

vloek

maldición

forbannelse

maldición

przekleństwo

maldición

förbannelse

maldición

คำสาปแช่ง

maldición

küfür

maldición

sự chửi rủa

maldición

诅咒

maldición

詛咒

maldición

קללה

maldición

SFcurse
la maldición de la brujathe witch's curse
¡maldición!damn!, curse it!
parece que ha caído una maldición sobre este programathis programme seems to be cursed
Ejemplos ?
Al fin por sobre el gentío Viéronse llegar jinetes, Atropellando la turba Y armados hasta los dientes. Doblaron los alguaciles Sus roncas voces al verles, Y oyéronse maldiciones De la magullada plebe.
Serían indignas mis plegarias en tu santificado reino; no permitas que despliegue maldiciones a los podridos asesinos; no consientas que mi boca vocifere cuando estén caídos y los escupa; haz benigno de abrasarme en el sendero eterno de tu llama vida.
Descuella un monte alli sobre su cumbre Un gigantesco torreon se eleva, Monstruo que con las víctimas se ceba Que le da el despotismo á devorar. Agrio son de cadenas y cerrojos, Amenazas de bárbaros sayones, Súplicas, alaridos, maldiciones Llenan aquella lúgubre mansion.
Sin que pudieran valerse, la multitud de ellos ase, de maldiciones e injurias y de improperios llenándoles, El crimen lamentan unos, claman otros por vengarle, y por doquiera retumban rezos, juramentos, ayes.
Las amazonas del Rastro acuden a mí también, y los paladines que las capitanean, para que sea testigo de sus maldiciones a las Constituyentes y a VV.
Deja, amigo, que exhale en mis renglones la rabia, y más que contra mí vomite el bando de Forner mil maldiciones; que no estimo siquiera en un ardite su estúpida manada de escritores, por más que alce el ahullido, y que más grite.
Porque, retiña, la verdá es que se han hecho ya a la bribia; y por el carís que traen, van a hacer buena a su madre. El Tuerto no quiso oír más, y salió de la bodega de Tremontorio, echando llamas por los torcidos ojos y maldiciones por la boca.
Aumentaba el calor; un ambiente de irritación se esparcía en tomo de los panaderos, y Tono, que era el más furioso, se desahogaba con maldiciones.
Serían hasta treinta, y sus exclamaciones y maldiciones sonaban horribles, profanando con brutalidad la paz sublime de la tarde hermosísima.
(Hondo murmullo en el auditorio. Amenazas y maldiciones, que la horripilante curiosidad de oír acalla.) Juez.- Mida usted sus expresiones.
No puedo sufrir ni llevar en paciencia oír las quejas que dan de la fortuna algunos hombres que la mayor que tuvieron fue tener premisas y esperanzas de llegar a ser escuderos. ¡Con qué maldiciones la maldicen!
Los padres mercenarios, en competencia con lo que la víspera hacían los agustinianos, sacaban el Viernes Santo en procesión unas andas7 con el sepulcro de Cristo, y tras ella, y rodeada de multitud de beatas, iba una mujer desgreñada, dando alaridos, echando maldiciones a Judas, a Caifás, a Pilatos y a todos los sayones; y lo gracioso es que, sin que se escandalizase alma viviente, lanzaba a los judíos apóstrofes tan subidos de punto como el llamarlos hijo de la mala palabra.