maldiciente


También se encuentra en: Sinónimos.

maldiciente

adj./ s. Que maldice de manera habitual.

maldiciente

 
adj. Que maldice.
adj.-com. Detractor por hábito.
Traducciones

maldiciente

maledico

maldiciente

A. ADJ (= quejoso) → grumbling; (= grosero) → foul-mouthed
B. SMF (= quejoso) → grumbler; (= descontento) → malcontent; (= difamador) → slanderer
Ejemplos ?
Passando una y otra calle vino a dar consigo en la cárcel, donde era atormentado un hombre, achacándole avía dado una cuchillada a un maldiciente.
Existen diversas teorías del posible origen de "Macas", entre las principales están: Del mocoa "maca", cosa; de "maca" (miña), nombre de un árbol de Brasil. Del ayamara "maca" (y), que significa golpear; o de "maca" (cha), cántaro muy grande; o de "maca" (ya), maldiciente, insultante.
-Por argo hice yo que me prometiera Dolores pagarme daños y perjuicios -exclamaba momentos después la Lechuguina contemplando con filosófica resignación el cántaro hecho pedazos, mientras, corrido y maldiciente, alejábase don Paco coreado por la mal disimulada rechifla de los vecinos, que en el arroyo de la calle comentaban en pintorescas agrupaciones, de modo chispeante y graciosísimo, la corrida en pelo que acababa de sufrir uno de los más caracterizados injertos de chulo y de marqués de los barrios de Andalucía.
11 Mas ahora os he escrito, que no os envolváis, es á saber, que si alguno llamándose hermano fuere fornicario, ó avaro, ó idólatra, ó maldiciente, ó borracho, ó ladrón, con el tal ni aun comáis.
Esto ya era demasiado y deteniéndome bruscamente sujeté por un brazo al doctor que caminaba silencioso a mi derecha y dije a Rafael, con el tono seguro y convencido del que se encuentra en terreno sólido. -Esta vez, maldiciente incorregible, tendrás que confesar, mal que te pese, que te has equivocado.
El andaluz tenía tan sentada su fama de maldiciente, que al oír los del corro que el pasquín era hijo de tal padre, convinieron todos en que lo escrito no podía ser sino un fárrago de calumnias, y entre los que allí estaban, un mocetón, alto como un tambor mayor, se empinó sobre las puntas de los pies y despegó el papel.
Así, hombres, que todo lo entendéis al revés, bobo llamáis al que no es sedicioso, alborotador y maldiciente; sabio llamáis al mal acondicionado, perturbador y escandaloso; valiente al que perturba el sosiego y cobarde al que con bien compuestas costumbres, escondido de las ocasiones, no da lugar a que le pierdan el respeto.
El mismo maldiciente escritor dice que si Amat anduvo tan riguroso y justiciero con los ladrones Ruda y Pulido, fue porque no quería tener competidores en el oficio.
Por llamarse aquel poeta amigo y apasionado de César, Cinna, como el maldiciente que dijo mal de César, sin otra culpa que la equivocación del nombre, murió despedazado del furor del pueblo.
Una palabra tuya Freno será a mis ojos y a mi lengua; Huiré de ti cual despreciado siervo, Por contemplarte a solas sin enojos; La lengua maldiciente Jamás al tuyo enlazará mi nombre, O dirá que las ruedas de tu carro Pasaron sobre mí, sin que fijaras En mí la vista, ni escuchases ruego.
Nadie había que las guiase, así por lo fragoso del sitio, ni de los cabrerizos frecuentado, como por el temor que inspiraba la maldición del ermitaño, pronto a echarla a quien invadía su dominio temporal o a quien le perturbaba en sus oraciones. Ya se entiende que este ermitaño, tan maldiciente, era pagano.
Sclopetum llamaban la escopeta, estapeda decían al estribo, famélica curante a la dieta. Al maldiciente le decían cancivo, a la casa común de la vil gente público alojamiento del festivo.