malandrín

(redireccionado de malandrines)
También se encuentra en: Sinónimos.

malandrín, a

(Del ital. malandrino < lat. malandria < gr. melandryon, corazón del roble.)
adj./ s. Que se comporta de una manera falsa y malintencionada antes de conocerlo ya sabía que era un malandrín. perverso, vil

malandrín, -drina

 
adj.-s. Maligno, perverso, bellaco.
Sinónimos

malandrín

, malandrina
adjetivo y sustantivo
Traducciones

malandrín

buonalana

malandrín

/ina SM/F (hum) → scoundrel, rogue
Ejemplos ?
El: es una organización criminal internacional en los juegos y el anime, principalmente interesados en el robo de especies raras de pokémon y la dominación mundial, además de algunos otros crímenes. En la serie, son un grupo de malandrines, que tratan de robar los pokémon del protagonista Ash Ketchum.
Este anime de super-héroes trata de un adolescente llamado Marino el cual andaba bajo el agua gracias a que "respiraba" masticando una especie de chicle llamado "oxi-goma" que le proporcionaba el vital oxígeno, luchaba contra diversos malandrines y monstruos marinos arrojándoles una especie de bumerang eléctrico y se desplazaba con una botas con propulsión a chorro.
Recuerda que en una ocasión, ella, que trabajaba frente al mostrador de un bar, le curó de una herida producto de una de sus numerosas peleas con malandrines.
Desde ahí se fue poblando el valle y empezó a llegar gente de otros sectores, a veces perseguidos huyendo de la justicia, otros comerciantes buscando una mejor vida, contrabandistas, por supuestos malandrines y cuatreros que mataban, saqueaban quemaban las casas de los mapuches llevándose enseres y animales.
Charles Chaplin - Camarero Mabel Normand - La joven rica Harry McCoy - El rival Chester Conklin - Camarero Edgar Kennedy - Propietario del café Minta Durfee - Bailarina Phyllis Allen - Bailarina Josef Swickard - Padre Alice Davenport - Madre Gordon Griffith - Muchacho Alice Howell - Invitada a la fiesta Hank Mann - Dueño del cabaret Wallace MacDonald - Invitado a la fiesta Mack Swain - Un bruto Mientras atraviesa un parque, Charlot encuentra a Mabel, una joven de alta sociedad, y a dos malandrines que la están asaltando, y logra ponerlos en fuga.
Los Mariguaneros, Los Moteros, Los Malandrines, entre otros, fueron las "propuestas" que surgieron entre risas de los demás directivos de los clubes.
Apreciando estos favores Cual no merecida gracia El Conde a su fortaleza Su corcel encaminaba, Viéndose obligado a veces A trabar peleas bravas Contra algunos malandrines Que ofendían con palabras La vejez de un sacerdote Sin respeto a tales canas, Sin respeto al ministerio Que a los ángeles le iguala: O contra un raptor osado Que doncellas arrebata O que ofende el pundonor De dueñas bien educadas: O contra un rústico torpe Que a pronunciar se adelanta El nombre de su Matilde Sin respeto y sin templanza.
Se hace armar caballero, por habilitarse para el santo oficio de valer a los que poco pueden: embiste con los que encuentra, si los tiene por malandrines y follones, esto es, por hombres injustos y opresores de los desvalidos.
Los viles, los inicuos, los infames serán quienes comanden sociedades de ignominias, injusticias y derrames de traiciones, miserias, falsedades. Malandrines, malignos y tunantes; protervos, fementidos y bribones insolentes, traidores y maleantes invadirán las plazas y rincones.
Era lo que el mundo (me pertenece este subrayado y los que sigan) contenía de más abyecto y repugnante. Cada navío traía de Europa en esa época cuantos malandrines había en cada pueblo.
Haffner se levantó, y mirándolo al Buscador de Oro, dijo: –Ya sabe, compañero; cuando el asunto de la colonia esté listo, me avisa; y si necesita gente, mejor que mejor, yo le proporcionaré una gavilla de malandrines que no van a tener ningún inconveniente en dejar Buenos Aires –y poniéndose el sombrero, sin darle la mano a nadie y saludándolos a todos con un gesto, iba a salir, cuando, recordando algo, exclamó dirigiéndose al Astrólogo–: Si se apura a conseguir el dinero, hay un magnífico prostíbulo en venta.
El mozo se acerca somnoliento y, de pronto, en diversas direcciones, pegados casi a las paredes, elásticos como panteras y rápidos en la desaparición, se escurren los malandrines.