Ejemplos ?
Y ahogada en soledad mi ópera bufa Pierrot sonríe de su Grotowsky a cuestas. EL HOMBRE QUE RÍE… Soy el hombre que ríe para ahuyentar nostalgias y al dolor que deslíe impregnarlo de magias.
Y descubierto el fuego donde abrasas tus deseos me incinero solitario, sin ti que te vas en carabelas, Y de pronto me quedo en medio de los gritos que maldicen el insomnio que en tus locas risotadas se despierta y me desgarra cáustico, libre de magias, sin sortilegios, sin artilugios, mientras perezco en la verdad que siempre acepto, envuelto en vocaciones de tormento.
-Él, como Roma entera, seguía una tendencia que se suele notar en Occidente cuando la religión propia decae, cuando reina el escepticismo y la negación; una reacción oriental: el misticismo teosófico, las extrañas creencias de los misterios y magias de Oriente llenaban los espíritus que abandonaban al olvido los dioses penates y el culto de Vesta, que ya no encontraba sacerdotisas.
Hoy surco otros caminos de esperanza devorado por magias ancestrales que convierten mi espíritu enigmático en bullicio manantial de buen amor...
El resucitado tomó nuevamente la palabra y dirigiéndose al pueblo:—Pues bien, dijo, las culpables magias de mi nueva esposa han causado mi muerte; víctima de un mortal brebaje he debido abandonar a un adúltero mi cama, tibia aún.
LAS MAGIAS DE TEZCATLIPOCA Como ya te lo he dicho, hijito mío, hijita mía, mis palomitos, y justo es que lo repasen para no olvidarlo, hubo una vez en lo más alto de los espacios, allá, casi en el centro del universo, una energía creadora que produjo todo lo que existe en el cosmos.
Hablaba de cien dragones, de tesoros y de magos o de castillos enormes con brujas que hacían estragos. Merlín y Arturo encantados con princesas atrapadas entre duques muy malvados y libros de grandes magias.
Desconozco, de hecho, en qué suerte de magias y ceremonias habrás sido iniciado para que quieras hundirla en el pecho de un cónsul.
Cuando los habitantes de esas regiones se enteraron de aquello, llevados por el bullicio de las notas rítmicas que brotaban por cualquier lado, comenzaron a danzar y a danzar y a danzar; horas y horas, sin cansancio, sin fatiga. TEZCATLIPOCA se encontraba feliz al ver el resultado de sus magias.
Mira las verrugas de tus párpados, las cuencas hundidas de tus ojos y toda tu avejentada cara, deforme, Ya no eres lo que eras. Mas sobre todo, no olvidaba el ridículo cuando las magias de TEZCATLIPOCA lo hicieron disfrazarse de joven.
Y el señor TECPANCALTZIN se esclavizó tan rotundamente a sus sentidos que se olvidó de meditaciones, de estudio y creación. TLAZOLTEOTL, la pulsión sexual, lo dominaba, por las magias del de los espejos ahumeantes.
Los TOLTECAS adivinaban que su fin estaba próximo, si la Serpiente Emplumada no aparecía, pues ya no resistían las magias terribles de TEZCATLIPOCA; como aquella vez en que apareció en un tianguis y hacía bailar un muchachuelo, tan diminuto que causaba asombro, en la palma de sus manos.