madroñera

(redireccionado de madroñeras)

madroñera

1. s. f. Madroñal, lugar o terreno poblado de madroños.
2. BOTÁNICA Madroño, planta arbustiva.

madroñera

 
f. Madroñal.

Madroñera

 
Mun. de la prov. española de Cáceres; 3 122 h.
Ejemplos ?
Situado en la confluencia de los ríos Alagón y Sangusín en la Sierra de Francia. Abundan los castaños, robles, encinas, madroñeras y otras especies.
A uno y otro lado de los granitos la morfología es muy anfractuosa y los pastores sorianos hubieron de vadear y remontar innumerables veces, entre sierras desérticas, abundantemente arboladas y con vegetación de sotobosque de madroñeras.
Sus entornos naturales se caracterizan fundamentalmente por la presencia de castañales, robledales, alcornocales, junto a otras especies que componen el matorral, como brezo, aulaga, madroñeras y tojo.
En cuanto a su Flora y Fauna, ésta es típicamente mediterránea destacando, entre otros, encinas, alcornoques, acebuches y madroñeras, arbustos y monte bajo de majuelo, jara, retama, coscoja, charneca, cantueso, tomillo, brezo, romero, etc.., y en cuanto a la población animal, son típicos de esta zona el conejo, la liebre, el zorro.
Y una que trajo de color de oro mayo gentil espléndida mañana, con sol de fuego que arrancó resinas de las olientes montaraces jaras, e hizo bramar al encelado ciervo junto al aguaje en que su sed templaba, e hizo gruñir al jabalí espantoso, e hizo silbar a las celosas águilas que por encima de los altos riscos persiguiéndose locas volteaban...; una mañana que vertió en la sierra toda la luz que de los cielos baja, todas las auras que la sangre encienden, todos los ruidos que el oír regalan, todas las pomas que el sentido enervan, todos los fuegos que la vida inflaman...; por entre ciegas madroñeras húmedas...
El padre, con el instinto siempre vigilante del cazador, escrutaba sin proponérselo los espesos pinares, las madroñeras y los manchones de castaños, que revestían los escarpes pedregosos de la montaña.
Era un campo tan solo, tan solo como un cementerio, donde más hondamente se sienten los hondos silencios. Madroñeras, lentiscos y jaras helechos y piedras, madreselvas, zarzales y brezos, retamas escuetas...
Por su parte, la vegetación autóctona, como en el resto de la zona, está representada principalmente por pinos de distintas variedades (negral, carrasco y rodeno), carrascas y encinas, chopo canadiense y matorral mediterráneo de espartos, coscojas, romeros, madroñeras, tomillos, etc., y en época otoñal el bosque se viste de una gran variedad de especies micológicas destacando el revollón o níscalo, champiñón silvestre, seta de cardo y las negrillas.
La hermana del torero cordobés, Antonio de Dios Moreno, (1871-1922) conocido en el mundillo taurino como Conejito, parece que guisaba los rabos como nadie, y su receta nos ha llegado de esta forma: “Colocado el puchero sobre el anafre y al fuego del picón de Trasierra, hecho de lentisco, jaguarzos, retamas, jaras coscojas y madroñeras, echaba en la panza del puchero los rabos limpios y troceados, una cebolla, unos ajos, unas zanahorias, todo en crudo, de condimentos pimienta, azafrán en hebra, un chorreón de aceite y un medio u dos de Montilla y todo ello a lentitud de cariño y fuego, que se tiene que estofar”.