madrastra

(redireccionado de madrastras)

madrastra

1. s. f. Mujer del padre respecto de los hijos llevados por éste al matrimonio, y habidos en otro anterior no se lleva nada bien con su madrastra.
2. despectivo Madre que trata mal a sus hijos es una madrastra con ellos .

madrastra

 
f. Mujer del padre respecto de los hijos que este tiene de un matrimonio anterior.
fig.Cosa molesta o dañosa.

madrastra

(ma'ðɾastɾa)
sustantivo femenino
esposa del padre de una persona que no es su madre biológica Mi madrastra es muy buena con nosotros.
Traducciones

madrastra

Stiefmutter

madrastra

stepmother

madrastra

matrigna

madrastra

nevlastní matka

madrastra

stedmor

madrastra

μητριά

madrastra

äitipuoli

madrastra

belle-mère

madrastra

maćeha

madrastra

継母

madrastra

의붓어머니

madrastra

stiefmoeder

madrastra

stemor

madrastra

macocha

madrastra

madrasta

madrastra

мачеха

madrastra

styvmor

madrastra

แม่เลี้ยง

madrastra

üvey anne

madrastra

mẹ kế

madrastra

继母

madrastra

繼母

madrastra

החורגת

madrastra

SFstepmother

madrastra

f. stepmother.

madrastra

f stepmother
Ejemplos ?
Los que son invidiosos, aquessos malfadados, qui por el bien del próximo andan descolorados, serán en el infierno de todos coceados, ferlis án lo que facen madrastras a annados.
Se vive del rapto: no el huésped de su huésped está a salvo, no el suegro de su yerno, de los hermanos también la gracia rara es; 145 acecha para la perdición el hombre de su esposa, ella del marido, cetrinos acónitos mezclan terribles madrastras, el hijo antes de su día inquiere en los paternos años: vencida yace la piedad, y la virgen, de matanza mojadas, la última de los celestes, la Astrea, las tierras abandona.
Conocido el caso del veneno mortal, cada uno de los que allí estaban presentes acusaban a los autores de tan extremada traición y maldad; pero aquella cruel y mala hembra, ejemplo único de la malicia de las madrastras, no conmovida por la muerte de su hijo, ni por el parricidio que ella misma había hecho, ni por la desdicha de su casa, ni por el enojo de su marido, ni por la fatiga del enterramiento del hijo, procuró venganza muy presta, por donde causó daño para toda su casa.
Sus obras han obtenido premios tanto nacionales como extranjeros y algunos de sus textos han sido traducidos a varios idiomas. Como músico ha sido miembros de las bandas de rock Los Tigres de Borges y Madrastras (vocalista).
El motivo de la madrastra malvada se usa a menudo en los cuentos de hadas, como por ejemplo en: Hermanito y hermanita (Hermanos Grimm) Hansel y Gretel (Hermanos Grimm) Cenicienta (Charles Perrault) Blancanieves (Hermanos Grimm) Los tres hombrecitos en el bosque (Hermanos Grimm) La novia blanca y la novia negra (Hermanos Grimm) Queridísimo Roland (Hermanos Grimm) Las madrastras y las suegras tienen en muchos cuentos de hadas el papel de la mala, la destructora de la armonía familiar y eran el opuesto de la madre.
Sin embargo los elementos populares, que existen inequívocamente (transformaciones en animales, brujas, gigantes, hadas, ondinas y madrastras malvadas) no son ajenos de contaminación culta, pues en nueve de sus catorce cuentos pueden encontrarse en fuentes literarias escritas anteriores.
En ellas se deja notar un particular esfuerzo en redactar normas que protegieran la familia: en la cuestión de las sucesiones, ordenaba que las propiedades de los huérfanos las administraran los parientes del padre, pero el huérfano debía ser cuidado por los de la madre, y concedía a una heredera el derecho de tomar como marido a su pariente más próximo y, en caso de que se negara, debía dotarla con quinientas dracmas; también el costo de la educación de los hijos de todos los ciudadanos debía ser sufragado por el Estado y quitaba los derechos civiles al viudo con hijos que se casaba otra vez, protegiéndolos así de las madrastras.
Y por cierto y al menos en la ficción, las madrastras de los cuentos se comportan de lo peor respecto de los niños; la madrastra de Cenicienta por ejemplo, la explotaba casi como una esclava, y el padre engañado o con muy poco carácter, dejaba que esa situación continuara.
Otros a su vez han explicado la figura de la madrastra malvada de forma histórica: muchas mujeres morían durante el parto, sus esposos se volvían a casar, y las nuevas madrastras competían entonces con los niños del primer matrimonio por diversas razones.
Por otra parte, aunque sí existiesen términos para denominar los nuevos vínculos, estos se emplean frecuentemente en forma peyorativa tanto que en algunos diccionarios «padrastro» y «madrastra» están definidos como «mal padre» o «mala madre» o más directamente como «persona mala o cruel».El carácter despectivo del nombre y la presuposición de crueldad se refleja en la persistencia en la literatura infantil de cuentos de malas madrastras y padrastros como Blancanieves, Cenicienta o David Copperfield.
El cine fue el primero en desmistificar las crueles madrastras de los cuentos con la inolvidable comedia «Los tuyos, los míos y los nuestros», cuidándose, eso sí, de aclarar que estos padrastros no pertenecían a la categoría de «usurpadores» dado que ambos protagonistas eran viudos.
Las primeras madrastras y padrastros de la TV seguían el estereotipo de crueldad de los cuentos, pero la presión social que significó el incremento de familias ensambladas en EEUU y las quejas de las agrupaciones de padrastros, lograron que la TV rompiera con este molde en la serie Dinastía, transformando el rol en su opuesto absoluto y creando una «supermadrastra» con una bondad y comprensión imposibles de imitar.