macana

(redireccionado de macanas)
También se encuentra en: Sinónimos.

macana

(Del náhuatl macuahuitl, madera de mano.)
1. s. f. HISTORIA Arma que usaban los indios americanos, parecida a un hacha de madera dura con el filo de pedernal.
2. Amér. Merid. Especie de chal, casi siempre de fibra de algodón, que usan las mestizas.
3. Amér. Garrote grueso de madera dura y pesada.
4. Urug. Desatino o embuste.
5. Argent. Regalo de poco valor o importancia.
6. ¡qué macana! interj. Argent. Exclamación con la que se expresa contrariedad.

macana

 
f. Palo corto y grueso.
Arma ofensiva a manera de machete, hecha con madera dura y filo de pedernal, que usaban los indios americanos.
fig.Broma, camelo, disparate.
fig.Artículo de comercio que queda sin fácil salida por su deterioro o falta de novedad.
Sinónimos

macana

sustantivo femenino
1 porra.
2 (Aragón) broma, disparate*, paparrucha, chanza.

macana:

embusteporra, disparate, desatino, garrote,
Traducciones

macana

prick, club, fib, tale

macana

Macana

macana

Macana

macana

Macana

macana

マカナ

macana

Macana

macana

SF
1. (LAm) (= porra) (gen) → club, cudgel; [de policía] → truncheon, billy (club) (EEUU) (Hist) → Indian club o cudgel
2. (Andes, Cono Sur) (= mentira) → lie
¡macana!it's all lies! macanas (= tonterías) → rubbish sing, nonsense sing
3. (Cono Sur) (= contrariedad) → pain, nuisance
¡qué macana! el ascensor no funcionawhat a pain o nuisance! the lift's not working
4. (Cono Sur) (= chapuza) → bad job
5. (Cono Sur) (= charla) → long boring conversation
6. (Caribe) de macanaundoubtedly
es de macana queof course ...
Ejemplos ?
Y el coyote al estar borracho, principió a cantar y al oír los patrones del perro viejo que el coyote estaba cantando en la cocina, dejaron el baile y echando mano de palos, piedras, macanas y flechas se dirigieron hacia donde estaba el cantor empulcado.
Filigranas de espartillo y de helecho visten los muros de huertos encantados; sobre los aleros de paja y de terrón se espacian la verbena y la sarpoleta y se desata en bucles la acedera; extienden los morales sus espinosas ramazones a través de las verjas de macanas; por los valladares de madera preciosa de caunce y de sietecueros, se entretejen la batatilla y la batata; túpenlos y refuérzanlos el lengüebuey y el barbasco...
–Y también a los idiotas –arguyó Ergueta clavando en él una mirada burlona, a medida que guiñaba el párpado izquierdo–. Desde que yo me ocupo de esas cosas misteriosas, he hecho macanas grandes como casas, por ejemplo, casarme con esa atorranta...
–Dije que es la angustia. Uno roba, hace macanas porque está angustiado. Usted camina por las calles con el sol amarillo, que parece un sol de peste...
Haffner repuso: –¡Qué diablo! Me parece que no hacemos nada más que hablar macanas. Si bien es cierto que yo en la sociedad de ustedes no paso de ser un simple informante, me parece que ahora mismo debería resolverse algo.
-"Nos buscarán como flores el primer capitán don Belisario Bahamonde, en cuya casa llegamos para sacar provisiones". Llevaba balas y macanas y muchas embarcaciones, hundiendo chalupas que andaban en la pesca.
Era un misterio encarnado entre las selvas indígenas, por los amores del cielo con una tierra bendita; era un ser que condensaba toda una raza extinguida: las lágrimas de los niños, los suspiros de las indias, los ayes de los guerreros que, combatiendo, caían; los aullidos del combate, las ramas que el viento agita, el silbar de las saetas y bolas arrojadizas; el golpe de las macanas, el bote de lanzas indias, el chasquido de los lazos que arrebataban las filas, el caer de cuerpos muertos y alzar de almas redimidas.
Mas los mocosos se desempeñan como mozos auténticos, y no hay nada que decir del servicio, como no ser que en los intervalos las criaturas aprovechan para hacer pavadas, que, gracias al diablo, al padre y a la madre, ni tiempo de hacer macanas dignas de su edad tienen.
¿Qué macanas? Trabajar. Hay que ver al padre. Tiene cara meliflua y es de esos hombres que castigan a los hijos con una correa, mientras les dicen despacito al oído: "Cuidado con gritar, ¿eh?, que si no te mato".
Es decir, traduciendo al lenguaje de hoy ahí, en esa tierra, que los cazadores de pesos que desprecian las macanas jamás sabrán nada que haga la vida más noble, y aunque se redondeen de fortuna tendrán pobrísima el alma, siendo toda su vida unos beocios; y siglos más tarde que Platón, otro espíritu excelso, aunque de un temple distinto al de aquél, el canciller Bacon, escribió que "no se han de estimar inútiles aquellas ciencias que no tienen uso, siempre que agucen y disciplinen el ingenio".
¿Qué dirá el Señor de mi «pinta» y de esta cara de burrero y de cafishio? Me preguntará de mis pecados... se acordará de todas las macanas que hice... ¿y yo qué le voy a contestar?...
La comarca estaba en armas: los indios corrían de una parte a otra, preparando las macanas y las flechas emponzoñadas, -¡Huye, huye, Tibisayl Nosotros vamos a combatir.