mónada

(redireccionado de mónadas)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con mónadas: monadas

mónada

(Del gr. monos, uno.)
1. s. f. FILOSOFÍA Cada una de las partículas indivisibles y de naturaleza distinta que según algunos filósofos componen todo lo que existe.
2. adj / s. f. ZOOLOGÍA Perteneciente a un grupo de protozoos que se caracterizan por la ausencia de núcleo.

mónada

 
f. filos. Cada uno de los seres individuales, inextensos e indivisibles, de naturaleza distinta, y cuya esencia es la fuerza, que constituyen en sí un reflejo del mundo; son átomos inmateriales, puntos metafísicos.
biol. Mónera.

mónada

('monaða)
sustantivo femenino
sustancia que compone el universo, según la filosofía de Leibniz La mónada es un ser simple e indivisible.
Sinónimos

mónada

sustantivo femenino
Traducciones

mónada

Monade

mónada

monade

mónada

monade

mónada

Monada

mónada

Monad

mónada

SFmonad
Ejemplos ?
Por ejemplo, el filósofo Gottfried Leibniz sostuvo que lo que él denominó mónadas existía independientemente de la mente del observador.
Polen en mónadas, rara vez en tétradas, globoso a subprolato, tri- a policolpado (4-11 colpos) o poliforado, a veces inaperturado, en Fumarioideae a veces pantoporado o pantocolpado, a veces los poros con un grueso collar alrededor y la intina sobresaliendo a modo de glóbulo, exina usualmente diferenciada en sexina y nexina, escultura usualmente reticulada, a veces espinulosa, foraminada o rugosa, en Fumarioidea equinulada y perforada o coliculada.
En la materia no encontramos unidades indivisibles. Las mónadas son unidades dinámicas con una fuerza interior. No tienen ventanas al exterior, pero sí tienen percepción y apetición (i.e.
La mónada perfecta e infinita es Dios. Al crear las mónadas Dios ha prestablecido una armonía entre ellas, para que desarrollen su actividad de forma coordinada.
Así, Leibniz presentó una solución alternativa a la incógnita de cómo se relacionan la mente ("el reino de las causas finales" o teleológicas) y la realidad extensa asustancial ("el reino de las causas eficientes" o mecánicas) por medio de una armonía preestablecida entre las mónadas y la materia, por un lado, y entre las mismas mónadas entre sí, por el otro.
Es por ello que una mónada es una fuerza irreductible, que da a los cuerpos sus características de inercia e impenetrabilidad y que contiene en sí misma la fuente de todas sus acciones. Las mónadas son los elementos primeros de todas las cosas compuestas.
Las mónadas son materia, ya que están en todas partes. No hay ni una mínima porción de extensión sin mónadas. Las mónadas son, pues, el lleno absoluto, y no obstante son inextensas.
Se llama así porque –siguiendo a Marsilio Ficino, Giordano Bruno y Anne Conway– Leibniz quiso retomar el nombre “monas” del griego, que significa unidad; y “logos”, a su vez, tratado o ciencia. La Monadología vendría a ser, pues, el tratado de las mónadas o la ciencia de la unidad.
Las mónadas son ante todo principio de actividad; son sujetos de su acción e incomunicables, aunque reflejen la realidad del mundo.
«Es ella, sí, es ella –siguió diciéndose–, es ella, es la misma, es la que yo buscaba hace años, aun sin saberlo; es la que me buscaba. Estábamos destinados uno a otro en armonía preestablecida; somos dos mónadas complementaria una de otra.
El embrión es muy pequeño. Polen en mónadas, unisulcado (en Hydnora) o 2-3-sulcado o tricotomosulcado con aperturas distales (en Prosopanche).
Polen en mónadas, esferoidal, trizonocolporado, de unos 23 μm de diámetro, colpos cubiertos por un opérculo adornado, cada uno internamente con dos poros (ora) taponados por un apéndice nexinoso del opérculo, exina semitectada, reticulada, simplibaculada, los bordes del retículo microespinulados, sexina más del doble de gruesa que la nexina y a veces separada de ella.