mónada


También se encuentra en: Sinónimos.

mónada

(Del gr. monos, uno.)
1. s. f. FILOSOFÍA Cada una de las partículas indivisibles y de naturaleza distinta que según algunos filósofos componen todo lo que existe.
2. adj / s. f. ZOOLOGÍA Perteneciente a un grupo de protozoos que se caracterizan por la ausencia de núcleo.

mónada

 
f. filos. Cada uno de los seres individuales, inextensos e indivisibles, de naturaleza distinta, y cuya esencia es la fuerza, que constituyen en sí un reflejo del mundo; son átomos inmateriales, puntos metafísicos.
biol. Mónera.

mónada

('monaða)
sustantivo femenino
sustancia que compone el universo, según la filosofía de Leibniz La mónada es un ser simple e indivisible.
Sinónimos

mónada

sustantivo femenino
Traducciones

mónada

Monade

mónada

monade

mónada

monade

mónada

Monada

mónada

Monad

mónada

SFmonad
Ejemplos ?
El individuo es una mónada armoniosa y viva cuya ley vital y armónica es mantenerse en estado de equilibrio en medio del sistema de las fuerzas sociales interferentes.
Este tipo de creencia se llama el teísmo monista: el universo es una mónada o conciencia única que se expresa de manera dualista, pero fundamentalmente, es solo uno: Shivá.
En la otra punta o aparentemente opuesto, mucho después, Leibniz inventa un concepto que encierra otro problema. El concepto es el de mónada y define un sujeto que expresa el mundo entero pero que está limitado por su región, su territorio.
Siguiendo la doctrina pitagórica, la unidad, como reflejo de Dios en todas las cosas, nos lleva a la concepción de la mónada como elemento analógico e inmanente a lo creado.
El concepto de mónada es clarificado por Deleuze con el otro de "pliegue", de este modo: "no hay nada en el mundo que no exista plegado".
Mónada (del griego μονάς monas, "unidad" de μόνος monos, "uno", "solo", "único"), la fuente, o el Uno, de acuerdo con los pitagóricos, fue un término para Dios o el primer ser o la unidad originaria, o para la totalidad de todos los seres, con el significado de «sin división».
Según Diógenes Laercio, de la mónada se evoluciona a la díada, de ella a los números, de los números a los puntos, luego las líneas, las entidades de dos dimensiones, las entidades de tres dimensiones, los cuerpos y, culminando, los cuatro elementos, tierra, agua, fuego y aire, a partir de los cuales se construye el resto de nuestro mundo.
Según Hipólito de Roma, este punto de vista fue inspirado por los pitagóricos, que llamaron a la primera cosa en existir, la mónada, que engendró a la díada, que engendró a los números, que engendró el punto, generando líneas o finitud, etc.
Arquitas y Proclo distinguieron la mónada del uno absoluto. Platón en Filebo, V 15 b, definió las mónadas como ideas para evidenciar su esencialidad y su lejanía de la realidad empírica.
El término mónada fue más tarde adoptado de la filosofía griega por Giordano Bruno, Henry More, Leibniz (Monadología) y otros. Advaita Vedanta Big bang Círculo con un punto en el centro Leucipo de Mileto Lógica modal Monismo Tao Uno Hemenway, Priya.
Pero, ante el hecho exitoso de la ciencia moderna mediante sus análisis y métodos, piensa que dichas verdades están sometidas a un principio de necesidad según el principio de razón suficiente; pertenecen, sí, al mundo material de la experiencia, de la opinión, pero, conforme a este principio de razón suficiente, se encuentran también sometidas a una necesidad propia de la identidad de cada sujeto, la mónada y su actividad de la que se derivan sus predicados que, por tanto, dimanan de y se identifican con la propia identidad de la mónada.
El mundo se entiende entonces como una unidad de “composibles”, según Leibniz en el que, de hecho ha de integrarse la libertad de la acción de las mónadas, al menos en lo referente a la mónada humana en la que claramente existe la libertad.