mísero

(redireccionado de míseras)
También se encuentra en: Sinónimos.

mísero, a

(Del lat. miser.)
1. adj. Que es muy pobre o pequeño no puede vivir con el sueldo mísero que cobra; vive en una mísera habitación alquilada. miserable rico, abundante
2. Se aplica a la persona que es desgraciada o desdichada ¡mísero de mí, lo he perdido todo! desventurado feliz
3. adj./ s. Se refiere a la persona que es tacaña o avara el muy mísero le dio sólo un trozo de pan duro. mezquino
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

mísero, -ra

 
adj.-s. Miserable (pobre, abatido, avariento).
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

mísero, -ra

('miseɾo, -ɾa)
abreviación
1. que es infortunado, infeliz ¡Mísero de ti, con tus desgracias!
2. que tiene muy poco valor salario mísero
3. que es amarrete El mísero cliente no dejó propina.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Sinónimos

mísero

, mísera
Diccionario Manual de Sinónimos y Antónimos Vox © 2016 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

mísero

miserable

mísero

misero

mísero

Elend

mísero

miserável

mísero

بائسة

mísero

可怜

mísero

可憐

mísero

אומלל

mísero

ADJ
1. (= tacaño) → mean, stingy; (= avaro) → miserly
2. [sueldo] → miserable, paltry
3. (= vil) → vile, despicable
4. [lugar, habitación] → squalid, wretched
5. (= desdichado) → wretched
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Tal vez se alza volando a las estrellas, y luego cae rapaz en vuelo raso; raptando en el calar todas las bellas mujeres con que topa él a su paso; de suerte que las míseras doncellas que tienen, o eso creen, belleza acaso (como sin elección hiciese él preda) no salen mientras verlas el sol pueda.
¿Al palacio de mi padre y a mi patria, abandonada antes por venir aquí? ¿Buscaré las míseras hijas de Folias? Bien me recibirán, sin duda, en su palacio, después de haber dado muerte a su padre.
A estrago tan tremendo seguir se oye un tristísimo y lúgubre alarido de las míseras víctimas que yacen; y del espanto y del horror transidos los tímidos bretones, ya la espalda principiaran a dar al enemigo, cuando sus líneas reforzarse miran; reanima su saña el nuevo auxilio, y se aferran de nuevo en el combate.
DEl mar de Oriente Nueva familia de distinto idioma De distintas costumbre y semblantes, En hora de dolor al puerto asoma; Y asolando mi reino, nuevo reino Sobre sus ruinas míseras levanta.
nunca se calmarán nuestros pesares »hasta pisar la tierra del Señor.» Y así diciendo, las cautivas míseras las seguían con lánguida, mirada, y mil recuerdos de la patria amada agitaban sus mentes en tropel; y cuando las veían alejarse del moribundo sol a los reflejos, y entre las negras nubes, a lo lejos, las miraban al fin desparecer, bajaban silenciosas la cabeza, se cubrían el rostro con las manos, y después exclamaban: «Señor, danos »volver a nuestra patria alguna vez.» Y como si el dolor más las uniera, se abrazaban llorando con ternura; ¡Quién librará la turba prisionera!
Eso son nuestras creencias, Nuestras míseras ficciones; Eso son nuestras pasiones, Nuestra vida terrenal: Nacen, dan sombra un instante, Suenan, se mecen, se cruzan, Caen, ruedan, se desmenuzan, Y las lleva el vendaval.
No te cantaba cuando en calma el cielo ornado de celaje transparente brillaba puro: en tanto que su vuelo sereno detenía el claro ambiente no te cantó mi espíritu de hielo: más rugió la tormenta de repente, con tu rayo amagaste al ser amado y de miedo, Señor, te he recordado. ¡Míseras oraciones y cantares que a impulso del temor rompen conmigo!
ya diviso míseras reliquias, con todos sus caudillos humillados, venir pidiendo paz; y generoso, en nombre de Bolívar y la Patria, no se la niega el Vencedor glorioso, y su triunfo sangriento con el ramo feliz de paz corona.
convertido en escuela donde iniciaban sus actividades profesionales los Ingenieros incondicionales del régimen cargados de pretensiones pero incapaces de dirigir una simple fábrica privada por carecer de capacidad para ello, causa (conjuntamente con el despilfarro que representaba la compra de material inservible o no puesto en servicio y vendido por su cuenta para lucro personal por algunos de los Directores de Ambulatorios y Residencias Sanitarias con la mayor inmunidad), de las todavía existentes míseras y vergonzosas pensiones que perciben la mayoría de nuestros mayores, como si el crecimiento del coste de vida y necesidades no fueran por igual para todos los españoles.
La Reina, que ve desde su palacio venir a los enemigos en son de acometer las murallas; que cunde el incendio por las casas, y que no aparecen por parte alguna las huestes rútulas, ni la gente de Turno, cree, infeliz, que este ha sido muerto en la batalla, y conturbada su mente con súbito dolor, se acusa de ser la causa primera y criminal de tantas desventuras, y fuera de sí, exhalando en gritos mil su desesperación, rasga con su propia mano, destinada a cercana muerte, su purpúreo manto, y suspende de una alta viga el nudo que ha de poner término horrible a su vida. Apenas las míseras Latinas supieron aquella catástrofe, acudieron al palacio en furioso tropel.
Rigiendo Cesar los patrios destinos, no turbaron nuestra tranquilidad la fuerza ni la discordia civil, ni la ira que forja las espadas y atiza el odio entre las mÍseras ciudades.
Escudo de esas míseras naciones era ese muro que abatido fue; la gloria de Polonia y sus blasones en humo y sangre convertidos ved.