ménade

(redireccionado de ménades)
También se encuentra en: Sinónimos.

ménade

1. s. f. RELIGIÓN Bacante, sacerdotisa de Baco.
2. Mujer que está encolerizada y furiosa.

ménade

 
f. Bacante.
fig.Mujer furiosa y frenética.
Sinónimos

ménade

sustantivo femenino
Traducciones

ménade

menade
Ejemplos ?
El techo muestra un gran fresco con nueve figuras alegóricas: Gracia, Música, Danza, Crítica, Drama, Inspiración, Inocencia, Ilusión, Confianza y una Ménades.
Cerca de la Palestra se ha encontrado un bajorrelieve en el que podemos ver unas ménades danzando, que siguen los modelos clásicos del siglo I.
En la mitología están a menudo relacionados con el apetito sexual. Los sátiros, relacionados con las Ménades, forman el «cortejo dionisíaco» que acompaña al dios Dioniso.
El mejor momento para observarlas es a partir de las 22:00 del 22 de abril, cuando la constelación de Lira se levanta sobre el horizonte nordeste. Los griegos decían que después de que las Ménades mataran a Orfeo, arrojaron su lira al río.
Por contra, debido a que Striggio no estaba escribiendo para una celebración formal de la corte, podía ser más fiel al espíritu de la conclusión del mito, en el que Orfeo resulta muerto y desmembrado por enfurecidas ménades o "bacantes".
La demora tarda de vuestra mente se aparte; juntas id, seguidme a la frigia casa de Cibebe, a los frigios bosques de la diosa, 20 donde de los címbalos suena la voz, donde los tímpanos rugen, donde el flautista frigio canta grave con su curvo cálamo, donde sus cabezas las Ménades con fuerza sacuden, de hiedra ornadas, donde los sacrificios santos con agudos alaridos hacen, donde acostumbraba a revolotear aquella de la diosa errante cohorte, 25 adonde a nosotras honra apresurarnos con agitados tripudios.” Una vez que esto a sus acompañantes Atis cantó, bastarda mujer, el tiaso de repente en sus lenguas trepidantes aúlla, el leve tímpano remuge, los cavos címbalos resuenan.
Ea, ¡oh Baco!, al que quiere cazar a las bacantes con rostro risueño échale el lazo mortal, que ha atacado el tropel de las Ménades.
Era un rincón cerrado por peñascos, húmedo de fontanas, umbrío de pinos, donde las Ménades estaban sentadas con las manos ocupadas en dulces labores.
CORO Conviene así, como la cabellera de un animal salvaje. AGAVE Baco, cazador hábil, hábilmente ojeaste la caza de éste a las Ménades.
Y entonces le recogió en la cámara del parto Zeus Crónida, y le escondió en su muslo a Hera, y se lo cose con áureas agujas, y parió él cuando las moiras llegaron al dios de cuernos de toro, y le coronó con coronas de serpientes, por lo cual las Ménades que llevan tirsos, cuando cazan una serpiente la colocan entre su cabellera.
Aquí pensaba yo lucirme describiendo las bellezas naturales de la isla, sus antiguallas, sus famosas ciudades, como Gnosos y Gortina, los vestigios del Laberinto donde estuvo encerrado el Minotauro, los esquivos lugares en que los dáctilos y los curetes bailaban sus danzas guerreras en torno del futuro monarca de los hombres y de los dioses, la sagrada caverna en que durmió su sueño secular Epiménides, y el punto en que se embarcó Ariadna con el falaz e ingrato Teseo, que luego la abandonó en Naxos, de donde la sacó en triunfo el dios Ditirambo con toda aquella comitiva estruendosa de faunos y de ménades, que tan gallardamente nos describen los poetas.
Ni faltaba allí Pan, quien, sentado sobre una piedra, tañía la zampoña, y daba el mismo son y compás al pisoteo de los sátiros en el lagar y al baile de las ménades.