mártir

(redireccionado de mártires)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con mártires: martir

mártir

(Del lat. martyr < gr. martys, -yros , testigo.)
1. s. m. y f. Persona que muere o padece por defender sus opiniones, ideas y creencias religiosas murió mártir por la fe; fue un mártir del ideal comunista.
2. Persona que padece tribulaciones, trabajos y muchas penalidades. víctima
3. coloquial Persona que se queja continuamente de problemas sin importancia va de mártir porque no puede irse todo el mes de vacaciones.
4. hacerse el mártir coloquial Quejarse continuamente para conseguir que los demás sientan compasión se hace el mártir para que le ayude a hacer su trabajo.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

mártir

 
com. rel. Persona que padece martirio.
fig.Persona que sufre grandes trabajos.
fig.Persona perseguida por sus opiniones.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

mártir

('maɾtiɾ)
sustantivo
1. religión persona que padece la muerte a causa de sus creencias los mártires de la primitiva Iglesia cristiana
2. figurativo persona que sufre grandes penalidades con resignación No te hagas el mártir que no te sienta bien.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Traducciones

mártir

мъченик

mártir

Märtyrer, Blutzeuge, Dulder

mártir

martyr

mártir

martyr

mártir

martire

mártir

mučedník

mártir

martyr

mártir

marttyyri

mártir

mučenik

mártir

殉教者

mártir

순교자

mártir

martelaar

mártir

martyr

mártir

męczennik

mártir

mártir

mártir

martyr

mártir

ผู้ยอมเสียสละชีวิตเพื่อศาสนาหรือความเชื่อของตน

mártir

şehit

mártir

người tử vì đạo

mártir

烈士

mártir

烈士

mártir

SMFmartyr
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Bendijeron los ricos cubanos su miseria, fecundóse el campo de la lucha con sangre de los mártires, y España sabe que los vivos no se han espantado de los muertos, que la insurrección era consecuencia de una revolución, que la libertad había encontrado una patria más, que hubiera sido española si España hubiera querido, pero que era libre a pesar de la voluntad de España.
La revolución, con su carga de mártires, y de guerreros subordinados y generosos, desmiente indignada, como desmiente la larga prueba de la emigración y de la tregua en la isla, la tacha de amenaza de la raza negra con que se quisiese inicuamente levantar, por los beneficiarios del régimen de España, el miedo a la revolución.
Mas el enemigo había estado caminando quedamente olfateando a los pueblos de mártires y cuando calculó que su asalto debía ser seguro, se lanzó como una sombra rodante y furtiva tras una humanidad indefensa.
Y se dirá que la República no será ya opresora de Cuba, y yo sé que tal vez no lo será, pero Cuba ha llegado antes que España a la República. –¿Cómo ha de aceptar de quien en son de dueño se la otorga, República que ha ido a buscar al campo de los libres y los mártires?
San Pedro lo es de la calle Alta, o Cabildo de Arriba, y la calle del Mar, o Cabildo de Abajo, está encomendado al amparo de los santos mártires Emeterio y Celedonio, a cuyas gloriosas cabezas, de las que se cuenta que llegaron milagrosamente a este puerto en un barco de piedra, ha dedicado, construyéndola a sus expensas, una bonita capilla en el barrio de Miranda, dominando una gran extensión del mar.
¡Apenas podría creerse que con semejantes mártires, y tal porvenir, hubiera cubanos que atasen a Cuba a la monarquía podrida y aldeana de España, y a su miseria inerte y viciosa!–A la revolución cumplirá mañana el deber de explicar de nuevo al país y a las naciones las causas locales, y de idea e interés universal, con que para el adelanto y servicio de la humanidad reanuda el pueblo emancipador de Yara y de Guáimaro una guerra digna del respeto de sus enemigos y el apoyo de los pueblos, por su rígido concepto del derecho del hombre, y su aborrecimiento de la venganza estéril y la devastación inútil.
esconocido señor de esta montaña de flores que por Carmen de los Mártires los granadinos conocen: yo sé que es mi obligación agradecer tus favores y el espléndido hospedaje que me has dado en tus salones.
El látigo de la tiranía cae implacable sobre los mártires nuestros hermanos; su continuo chasquido es un oprobioso silbido que llega a nuestros oídos, que zunba provocativo y sangriento sobre nuestras cabezas, y hiere nuestras almas indomables, excitando la tempestad de nuestros odios.
Y la llamada prensa independiente, con rarísimas excepciones, calla, y los adalides de la redención pacífica, silencian estos crímenes, en tanto que titulan mártires de su amor a la libertad a los oficiales reyistas que fueron destinados a Yucatán por su ambición de formar parte del futuro pretorio del Caudillo de Galeana.
Los periódicos, aun muchos de los Ilamados independientes, mencionaron como disfrutando de la libertad a varios mártires liberales, años o meses ha, muertos por malos tratos en la prisión, entre ellos el eximio artista Jesús Martínez Carreón, director de El Colmillo Público.
diputado Ignacio Vital Jáuregui: Señor Presidente; Compañeras y compañeros diputados: El Partido Demócrata Mexicano, sarmiento de la gloriosa y heroica Unión Nacional Sinarquista, semillero ésta de héroes y de mártires caídos en la lucha por la independencia, por libertad y en la defensa de los valores esenciales de nuestra nacionalidad, haciendo uso de la libertad de expresión que otorga nuestra Constitución a todos los mexicanos y por mi humilde conducto, hace uso de esta alta tribuna para discutir la iniciativa y adicionar y reformar el Artículo 28 de nuestra Constitución.
Santa Rosa es la ciudad heroica y mártir al mismo tiempo, que sigue levantándose sobre los cuerpos de sus mártires y sobre los escombros y cenizas de sus incendios.