mántica

mántica

(Del gr. mantike, adivinación.)
s. f. OCULTISMO Conjunto de prácticas adivinatorias del porvenir.
Traducciones

mántica

mantica
Ejemplos ?
—, 1983. Los oráculos y Hesíodo. Poesía oral mántica y gnómica griegas, Cáceres. Fernández-Galiano, M., 1966. «Helenismos», en Enciclopedia Lingüística Hispánica II, pp.
La Tienda La Florida, el Hotel Reisel y el Supermercado La Colonia, cerca de la estatua de Ramón Montoya, propiedad de la familia Mántica se les hundió un piso; algunos pabellones y edificios de la Universidad Centroamericana (UCA, de los padres jesuitas) cayeron, aunque en esa época estaba afuera de la ciudad.
Maquillaje: Silvia Pittaluga. Fotografía de Pinturas: Hilda Lizarazu. Diseño Gráfico: Alfi Baldo. Secretaria de Charly: Cecilia Mántica.
APENIC Heberto LACAYO Apuntes sobre la pronunciación del español de Nicaragua. HISPB, Vol. 37, 1954. HABLA NICA Carlos MÁNTICA ABAUNZA El habla nicaragüense y otros ensayos. Ed. Libro Libre.
Los oráculos que se pronunciaban son todavía célebres y la importancia del santuario oracular nos ha permitido seguir su evolución, así como conocer algunos detalles importantes para comprender la mántica griega.
La mántica, es decir, el dominio de la adivinación en el mundo griego antiguo, no está constituido más que por ciencias oraculares.
Coro de Batahola, 2000: Misa campesina nicaragüense / Misa popular salvadoreña. Managua: Mántica Waid. Misa Campesina Nicaragüense Misa Campesina Nicaragüense Misa Campesina Nicaragüense Misa Campesina Nicaragüense Misa Campesina Nicaragüense Misa Campesina Nicaragüense Misa Campesina Nicaragüense Misa Campesina Nicaragüense
Para comprender la mántica griega, hay que saber que el destino, personificado por las tres Moiras (Μοῖραι / mõirai, propiamente «las que dan el destino en reparto»), es una fuerza independiente de los dioses, que están sometidos a él y no lo pueden doblegar.
En los primeros tiempos de la mántica, este poder de adivinación parece estar ligado fuertemente con la tierra y las fuerzas ctónicas, de ahí los oráculos pronunciados por incubación, es decir, transmitidos a los mortales por los sueños, después de una noche pasada contra el suelo.
Recíprocamente, esos hechos dan «en cierto modo una confirmación fáctica» a la doctrina kantiana: en efecto, la mántica (adivinación) confirma la idealidad del tiempo.
Ahí estaban también Gonzalo Meneses Ocón, el padre León Pallais Godoy (sacerdote jesuita y primo de la familia Somoza), Salvador Cardenal, Carlos Mántica, los arquitectos Eduardo Chamorro Coronel y Julio Cardenal, entre otros.
En opinión del mismo Mántica, es en " Barrio de pescadores " donde Krüger mejor recoge y conserva el paisaje, pero no se agota allí su pincel de acuarelista.