mágica

mágica

s. f. OCULTISMO Magia, hechicería.
Ejemplos ?
Se notaba que había aprendido todas las sutilezas de sus hermanos, el arrojo de CAMAXTLE, el TEZCATLIPOCA rojo; la mágica memoria de TEZCATLIPOCA, el moreno; y la prodigiosa inteligencia creadora de QUETZALCOATL.
¿Qué va a ser de mí? Por suerte la botellita mágica había producido ya todo su efecto, y Alicia dejó de crecer. De todos modos, se sentía incómoda y, como no parecía haber posibilidad alguna de volver a salir nunca de aquella habitación, no es de extrañar que se sintiera también muy desgraciada.
Solamente por Ciencia Mágica, por el Poder Mágico, fue hecho lo que había sido decidido los mentes, las llanuras; en seguida nacieron simultáneamente en la superficie de la tierra los cipresales, los pinares.
VI Esmeralda de mágica hermosura Con sus lares de exótica belleza La Pedrera y su cerro cual gigante Se muestra imponente altivo y colosal, Sus ciudades emblema del progreso De la selva se levantan legendarias Cual leyenda mitológica de griegos Como Atlántida sumergida en el mar.
Jugando al yoyo has de ver que el dolor has de perder. Cual mágica ave que vuela, adiós al dolor de muela. El guerrero guitarrero Sigue, amiguito, este cuento que consigue estar contento.
Al menos, usted y yo sólo estimamos hondamente a los que creen esto y van por el mundo con un alma de cristal, pronta a quebrarse bajo el golpe de un grano de arena. Para ellos, como para Novalis, es la naturaleza una varita mágica...
Tú traes en tu luz templada que los álamos platea, la palidez que hermosea la beldad de la mujer. Sí, sí: tu mágica lumbre rodea cuanto ilumina de una aureola divina que regenera su ser.
Parece que Mercurio llevara el caduceo de manera triunfal en mi dulce país, y que brotara pura, hecha por mi deseo, en cada piedra una mágica flor de lis.
En cuanto recuperé la memoria examiné todos los detalles de aquella noche fatídica. Pensé que había sido el juego de una mágica ilusión; pero hechos reales y palpables tiraban por tierra esta suposición.
—Es emperrado y arisco como un unitario. —Y al oír esta mágica palabra todos a una voz exclamaron—: ¡Mueran los salvajes unitarios!
Bueno, la verdad es que no creo yo, al menos en mi caso, ni creo que haya sido el caso de otros presidentes que estemos esperando a una fecha mágica o simbólica para hacer un cambio en el gabinete.
Tal vez, el amor a la tierra nativa, se la podría expresar en armonía de colores, aprisionando esa ilusión mágica excepcional que tiene y su visión de hermosura y dulcedumbre de las fructificaciones propias de su suelo.